Un ejemplo de "Gurú" de los datos futbolísticos.

30.11.2023 00:00 de MAROGAR .   ver lecturas

“No erijáis estatuas en mi nombre. Sed vuestra propia lámpara; sed vuestro propio hogar. No busquéis luz ni refugio fuera de vosotros mismos.” (Siddharta Gautama “Buda”).

          El físico teórico Ian Graham, que recomendó fichar a Klopp, ha dejado al Liverpool y se ha puesto en el mercado ofreciendo su consultoría. (ElPaís, 7. noviembre.2023, David Álvarez). Con 45 años, fue hasta hace unos meses el director de investigación de los Reeds, una mente muy aguda de la industria del fútbol. Pero tarda un día en ver un partido. “Hasta que veo todos los datos al día siguiente, no siento que puedo entender bien el partido”. 

            En el Liverpool encontró a Jürgen Klopp, a Salah, a Firmino y a Mané, por ejemplo. “Cuando los fichamos, no eran jugadores perfectos desde el punto de vista del entrenador, o de un ojeador. Algunos de esos jugadores nunca habrían llegado si no hubiera sido por el análisis de datos. Tuvo un papel en el éxito del Liverpool”. Llegó en la temporada 2012/13 a un club que el curso anterior había terminado octavo en la “Premier League”, a 37 puntos del campeón, el Manchester City. Siete cursos más tarde, volvieron a llevarse el título, 30 años después de la última vez. Además, ganaron una Champions (2019) y perdieron otras dos finales (2018 y 2022), ambas contra el Real Madrid. 

          El Liverpool progresó con los informes de Graham y sus conocimientos matemáticos de análisis de datos, pero se supone que el Real Madrid, que le ganó las citadas dos finales, debe tener algún otro “gurú” mejor informado. Lo cual es un misterio porque, oficialmente, nadie conoce al Director Técnico del Real Madrid. ¿Cuestión de brujas o cuestión de gurús? Vete tú a saber, el mundo periodístico está despistado con estas noticias merengues.

          Graham fundó “Ludonautics” y sus destrezas en el análisis de datos se encuentran ahora al alcance de cualquier equipo. “Quiero ayudar a otros clubes a hacer lo mismo que hice en el Liverpool”. Para aflorar lo invisible, ideó una métrica a la que llamó “goal probability added” (probabilidad de gol añadida). En el fútbol, los goles son algo bastante raro, de modo que buscó otra manera de medir cómo de valioso para el equipo es lo que hace un futbolista, sin fiarlo todo a los goles y las asistencias…. Aunque con los datos no basta. “El buen análisis de datos no es suficiente. Tiene que ser parte integral del proceso de toma de decisiones con los fichajes”, dice. 

          Por supuesto, un exceso de información provoca rechazos evidentes. “En el Liverpool, trabajó en un contexto favorable, con su jefe, Michael Edwards, el director deportivo; y los propietarios, Fenway Sports Group, dueños también de los Boston Red Sox, representados en Inglaterra por John Henry, uno de los personajes retratados en Moneyball. “Cuando los datos decían: “No fiches a este jugador”, o “vende a éste”, o “por favor, Mo Salah es el que hay que fichar”; escuchaban”.

           “El caso de Firmino es uno de los que más le gusta explicar a Graham, muy reacio siempre a las entrevistas. “La razón de que estuviera un poco más escondido es que apenas había jugado con Brasil”, recuerda. “No marcaba mucho en el Hoffenheim, un equipo de mitad de la tabla. La gente no sabía si era un extremo, o un diez, o un delantero centro, y eso les asustaba. Pero desde el punto de vista de los datos, esas eran fortalezas del jugador”. Cuando contrataron al brasileño en el verano de 2015, con Brendan Rodgers aún en el banquillo, Graham y Edwards mantenían parte de sus operaciones lejos del radar. “Algunos jugadores se fichaban solo porque los quería Brendan. Y algunos porque Michael y yo pensábamos que necesitábamos fichar algunos buenos jugadores, además de los que quería Brendan”. Cuando aparecía uno, lo pasaba por otro filtro: “Tomábamos nuestro equipo, añadíamos al jugador, simulábamos la temporada siguiente y veíamos: “Vale, este jugador nos daría dos puntos más, un 10% más de opciones de clasificarnos para la Champions”. Eso nos permitía calcular también su valor monetario”.

           “Incluso Klopp llegó de una exploración de Graham para sustituir a Rodgers. En su última temporada en el Borussia Dortmund, terminaron séptimos en la Bundesliga, a 33 puntos del campeón, el Bayern Münich. Pero los datos de Graham decían que lo habían hecho mucho mejor de lo que se veía: “El Dortmund había sido increíblemente desafortunado”, dice al recordar su primera reunión con el técnico, ya en Liverpool. “Creo que Jürgen no se había dado cuenta del todo de cuánta mala suerte habían tenido, así que psicológicamente fue una reunión importante. Le estaba diciendo: “Jürgen, aún eres muy bueno. ¿Sabes qué? A veces los equipos tienen muy mala suerte”. Los datos son ese factor de calma que dicen que lo que importa es la trayectoria a largo plazo, no si ganamos o perdimos ese partido en concreto”.

            Graham reconoce: “Lo primero, en el análisis post partido, con goles esperados totales, amenaza esperada total, si tuvimos suerte o mala suerte. Pero en lo que fue más útil fue en el análisis de rivales. Al especialista en balón parado, los datos podían darle información de los peligros del rival en los córners”. “- ¿Tuvo algo que ver en el saque de esquina con el que eliminaron al Barcelona en la semifinal de la Champions de 2019, tras perder 3-0 de la ida? - “No. Todo el crédito tiene que ser para James French, el analista de rivales. Con el vídeo, se dio cuenta de que los jugadores del Barcelona, cuando concedían un córner, empezaban a quejarse al árbitro, a hablar entre ellos… Los recogepelotas tenían instrucciones de devolver el balón enseguida. Me encantaría poder decir que fui yo, pero no fui yo”.

          También pude constatar en (Marca.com; 17. noviembre.2023; Enrique Corbella): “Un superordenador le da al Arsenal los tres futbolistas que debe fichar para ganar la Premier League”. Al parecer, “xGOLD, un superordenador personalizado por “Total Football Analysis”, apunta dicha posibilidad. Los tres mirlos blancos serían: Estupiñán (Brighton), Khephren Thuram (Niza) y Serhou Guirassy (Stuttgart). Y se anuncia a bombo y platillo: “El Arsenal de Mikel Arteta tiene la solución científica para poder ganar la “Premier League 2023/24” después de que se le escurriese de los dedos la de la temporada pasada”. Curiosamente, el Arsenal ya se gastó 234 milones en los fichajes de Declan Rice, Jurrien Timber y Kai Haver, con diverso rendimiento práctico.

            Sinceramente, con dinero disponible para fichar, también acertaríamos con un ábaco menos inteligente…

            30.noviembre.2023.