Nuevas maneras de "Fluir" en el fútbol.

06.06.2022 00:00 de MAROGAR .   ver lecturas

“La mente en el juego, el corazón en la cancha y el balón en lo más profundo de su alma. Esa es la fórmula que hace exitosos a los hombres futbolistas”. (regalarted.com).

          De la publicación (Flow – fluir – en el fútbol, de Miguel Fernández) entresaco algunas ideas interesantes de las que ya escribí otras veces. Partamos de una primera reflexión: “En 1990, Csikszentmihalyi empezó describiendo el concepto como una “expresión óptima que parte de las percepciones equilibradas de las personas, de los retos, de las situaciones y las habilidades personales para hacerse frente en determinadas situaciones”.

          Descubrir la manera de conseguir que un deportista “fluya”, puede que sea uno de los más interesantes conceptos intelectuales a desarrollar en el deporte. Santos Rosa lo define como “un estado psicológico óptimo que permite al deportista afrontar una tarea motriz con las mejores condiciones mentales posibles”. A este respecto, lo mejor será especificar un excelente ejemplo: “El piloto de “Fórmula 1” Ayrton Senna, durante la calificación para el “Gran Premio de Mónaco de 1998”, explicó: “Yo ya estaba en la pole y seguí adelante. De repente, me fui casi dos segundos más rápido que nadie, incluyendo a mi mismo compañero con el mismo coche. Y de pronto, me di cuenta de que ya no estaba conduciendo el coche conscientemente. Estaba conduciendo por una especie de instinto, estaba en una dimensión diferente. Era como si estuviera en un túnel”. Son situaciones mentales difíciles de entender si no se ha practicado deporte con el entusiasmo de obtener las máximas prestaciones.

         Diferentes autores aseguran que “una gran concentración y una sensación de control son a menudo citadas como facilitadoras del rendimiento”. Por otra parte “las actividades gratificantes tienen más posibilidades de volver a repetirse, por lo que este estado motiva a realizar en el futuro la misma actividad… por lo que con el tiempo y más entrenamientos mejoran sus habilidades. Esto da como resultado una mejor competencia y un mayor rendimiento”. De hecho, se han empleado muchos términos para describir los momentos de máximo bienestar “en los que estados mentales especiales se asocian a una ejecución extraordinaria en el deporte. Cada deportista tendrá una forma de describir este funcionamiento de la mejor manera que mejor exprese sus sensaciones en las especialidades que practica”. 

          De hecho, se citan autores como Jackson y Csikszentmihaly que presentan más de treinta expresiones diferentes utilizadas por los deportistas: “Como la seda”; “Flotando”; “Con el piloto automático”; “En una burbuja”; “Éxtasis”... Aunque es difícil saber si estas influencias pueden actuar por sí solas, o en qué combinaciones actúan para provocarlo o inhibirlo…

         Picasso aseguraba que cuando las Musas aparecieran deberían encontrarte trabajando, es lo mismo con los futbolistas o deportistas en general. La forma espontánea no existe seguramente, más bien será cuando se entrena a tope, se mejoran aspectos como la concentración y la buena planificación del entrenamiento o acción a realizar. La anulación de pensamientos negativos, el control emocional, la relajación, la activación a niveles apropiados, el establecimiento de metas, el uso de la imaginación, incluso las auto instrucciones… Todos estos facilitadores, además de la autoconfianza, un buen plan de actuación, y una excelente motivación predispondrán al “Flow”.

          El ejemplo de mayor actualidad, hoy en día, es el de Benzema, parece que todo lo hace sin esfuerzo, los remates de cabeza los tele dirige de una manera limpia y certera, los controles de balón, los regates y los tiros a puerta parecen sutiles y realizados sin aparente esfuerzo. Sin duda, pasó aquel tiempo que fue muy comentado sirviendo de crítica fácil al entrenador José Mourinho que, en aquel momento, creo que tenía razón: “Si no tengo un perro, cazaré con un gato”. Pero el gato Benzema se ha transformado en estos años y aprendió a “fluir” con la máxima integridad y personalidad.

6. junio.2022.