Momentos del fútbol.

07.04.2022 19:20 de MAROGAR .   ver lecturas

“Llegará un día que nuestros recuerdos serán nuestra riqueza”. (Paul Geraldy).

            Guardiola siempre mantuvo que “un partido de fútbol son momentos”. Hitos favorables o desfavorables según transcurren las acciones del juego, donde el equipo y jugadores que disponen de la pelota actúan a favor de obtener unos réditos que solo tienen valor si se convierten en gol. Precisamente contra otro equipo que está ahí para apostar por su propia creatividad y que contrarresta al contrario para conseguir la pelota como precisa previa.

             Los más evangélicos hablan de “momentos epifánicos”, esos instantes que provocan catarsis y se convierten en acciones trascendentes. Por otra parte, la programación colectiva de un entrenador siempre estará sujeta a las distintas creatividades de los contendientes. Como dijera el boxeador Tyson “Todo el mundo tiene un plan hasta que recibe el primer guantazo en la cara”.

            La cadena de acontecimientos de un partido de fútbol seguramente está regida por la “ley de sucesividad y causalidad”, las cuestiones implícitas al juego suceden siempre en un orden desordenado, cada partido distinto, incluso con la colaboración arbitraria de los árbitros. Porque las tomas de decisión durante 90 minutos de juego son “impensadas” segundos antes, entrenadas en general, pero nunca iguales. Y no se pueden estructurar los partidos como una novela: Principio, desarrollo y final.

           “A veces no conoces el verdadero valor de un momento hasta que se convierta en memoria”, según el Dr. Sells. El día 9 de marzo pasado, el Real Madrid jugó en el Santiago Bernabéu para superar la eliminatoria de “Champions” al París Saint Germain que traía un gol desde Francia. Los medios de comunicación habían conseguido infundirnos un firme complejo de inferioridad frente a los Messi, Mbappé, Neymar y todos los suyos. Además, en la primera parte del segundo partido el deseado Mbappé marcó un nuevo gol.

           Pero llegó la catarsis, Benzema forzó una mala salida de balón del portero, llegando el balón a Vinicius y éste pasa hacia atrás para que, de interior del pie derecho, marque el gol del empate. Increíble reacción a la que suceden nuevos escarceos impulsivos, de pronto el equipo “inferior” acaba mostrándose más agresivo que el “superior”, las emociones van desbordándose y aparece el 2-1 del Real, de nuevo Benzema que finaliza un “jugadón” de Modric desde medio campo y sucesivos toques hasta que le llega el pase al 9 que resuelve. La euforia rompe todas las previsiones. Los franceses se acobardan. Se está produciendo un colapso emocional en el Estadio y, de pronto, nueva jugada con sucesivos toques que le llega hacia atrás para que Benzema remate sin parar con el exterior del pie derecho y sitúa el balón a la izquierda del portero rival. 

          Una “explosión” ambiental imparable, han sido esos momentos no planificados que cambia el signo de la contienda, el Real Madrid ya ejerce como maestro de ceremonias con tales momentos epifánicos. 

           ¿Cómo es posible que un “equipo de jubilados” (Expresión utilizada con mala intención en los últimos tiempos contra el Real Madrid) haya conseguido ese resultado de manera tan eficiente? Hasta el As (11. marzo. 2022) incorporó este artículo con la siguiente reflexión: “El misterio fascinante del Madrid… En una media hora para la historia, el equipo de Ancelotti levantó una eliminatoria que parecía imposible… No necesita preguntarse cómo gana, simplemente lo hace. Cuando el resto se rinde, el equipo blanco sigue creyendo… El Madrid había sido inferior a su rival durante 150 minutos, incluso muy inferior… y el Madrid se elevó con una potencia descomunal… Su triunfo toca lo esotérico y lo legendario por trascender a los propios elementos futbolísticos. En esencia no se puede replicar, pero siempre hay motivos que dejan entrever cómo lo hizo. Hay cosas que el Madrid solo puede hacer cosas que no cambian. Por eso es tan extraordinario… Esto es el Real Madrid y esa es su naturaleza. Quien lo intente explicar nunca podrá. Es un misterio fascinante”.

         Pero el día 6 de abril ppdo., en el Estadio del Chelsea, el Campeón de la “Champions” del año pasado sucumbió por 3-1 con otros tres goles del “resucitado” Benzema. Definitivamente, como dijera Cesare Pavese: “No recordamos días, recordamos momentos”.

7.Abril. 2022.