La "belleza" del fútbol.

14.08.2022 00:00 de MAROGAR .   ver lecturas

“El canon de belleza futbolística se ha situado en un estilo combinativo y dinámico, en el que la posesión del balón es la protagonista. La posesión, santo grial del fútbol moderno, concepto a menudo sobrevalorado y mitificado”. (Carlos Melchor).

         Siempre habrá una lucha permanente por establecer cual es el mejor estilo de jugar al fútbol para garantizarte victorias en muchos partidos y Campeonatos. Se sigue insistiendo en aquello de “¡Ganar, ganar y ganar…!” que tanto se aireó durante los tiempos de Luis Aragonés. La cuestión es llegar a conclusiones con el “¿Cómo?”, aspecto más fácil de “cacarear”.

         Me gustó un artículo de Carlos Melchor (17. noviembre. 2015) sobre “Los cánones de belleza en el fútbol moderno”: “La estética en el fútbol moderno tiene un peso decisivo a la hora de juzgar si un equipo juega bien o no.” 

         Y centrando la realidad de un partido en concreto, Lugo-Elche, el autor del artículo concretó: “Probablemente no tuviese un componente estético tan vistoso para el público que se fijó más en el envoltorio que en el paquete, pero rascando más allá de la capa superficial, fue un duelo de poder a poder entre dos equipos que conocían perfectamente a su rival y que se habían preparado a conciencia. 90 minutos llenos de alternativas tácticas y de lucha durísima por hacerse con el control de un partido entre dos conjuntos muy bien trabajados”. Podemos observar la eterna lucha sobre el bien jugar de los equipos sin olvidar el bien golear para el bien ganar. Lo contrario, para mí, es pura utopía, pura teoría que no se concreta en una práctica dichosa.

         Y es curioso como el autor se centra en reforzar los cánones de belleza. pero se centra también en la realidad del fútbol que también es bello prestando otras cualidades tan válidas: “La presión asfixiante a la que ambos se sometieron colocó al Lugo en deuda de oxígeno en el último tramo de partido, y sin gasolina en el tanque, los alicantinos empujaron a los locales a defender muy cerca de su área. ¿Que sigue sin jugarse a nada? Todo lo contrario, existe una hoja de ruta bien definida con múltiples registros. ¿Que es menos estético que en el pasado? Eso es evidente, pero la eficiencia no está solamente ligada a la estética”. 

         (…) “Quedarse anclado a estas alturas de la película en la comparación de estilos es tan absurdo como improductivo. Milla ha conseguido ensamblar un conjunto rocoso y difícil de doblegar, compacto y rico tácticamente. Le falta un bastante de cocción y una buena pizca de compenetración en el medio campo, pero el aroma de la olla empieza a oler bien. Con un fútbol en el que la intensidad es pieza clave, la parte física dictará sentencia en el tramo decisivo de la competición. Mientras tanto, sería de justicia poner en valor el mérito que tiene lo conseguido hasta ahora, en lugar de situar el foco en los defectos que provienen de la comparación con el pasado. Jugar bien, ¿qué es?”

          Está claro. “A Dios rogando y con el mazo dando”. Fútbol de posesión, de combinación, de técnica, de estética, pero también de resultados, soportando todo el edificio con diversas cualidades básicas del futbolista. Por supuesto, con una carga de elementos que contribuyan, por supuesto añadiendo la condición atlética por cuanto es fundamental en estos tiempos para incorporar su estética, la “souplesse” aplicada al fútbol y que tanto citan los franceses.

         Porque, cada cual, dispone de unos argumentos para valorar dónde está lo bello del fútbol. Es posible que otros lo confundan con lo práctico, con lo sentimental, con lo físico, pero las personas están más predispuestas a lo bueno cuando ganan y más críticas cuando se pierde. Es ley natural.

        14.agosto.2022.