¡Futbolista, intenta comprender el juego...!

08.02.2021 00:00 de MAROGAR .   Ver lecturas

"La vida sólo puede ser comprendida hacia atrás; pero debe ser vivida mirando hacia adelante”.  (Soren Kierkegaard).

1.- ¡Comprende, futbolista…!, que el juego nunca es uniforme, repetitivo, copia de otro partido anterior, no se juega al fútbol con un recetario infalible o siempre con el mismo menú. “El comienzo de la comprensión es el descubrimiento de algo que no entendemos”, según Frank Herbert.

2.- ¡Comprende, futbolista…!, que lo que no hayas entrenado anteriormente será difícil aflorarlo en la práctica en esos segundos decisivos, que los cuidados previos al esfuerzo sirven para obtener tu rendimiento “a posteriori”, que tus pensamientos soñados facilitarán tus desempeños futuros… “La comprensión es el primer paso a la aceptación, y sólo con aceptación puede haber recuperación”. (J. K. Rowling).

3.- ¡Comprende, futbolista…!, que debes aprender de todos, incluso de tus “malos” entrenadores, de tus “malos” compañeros, de tus “malos” consejeros. Prueba, repite y quédate con lo mejor. “Los que saben, hacen. Los que entienden, enseñan”. (Aristóteles).

4.- ¡Comprende, futbolista…!, que la práctica hace al maestro, que hay que ir al partido con una idea prefijada de rendimiento, solo tendrás un juego intuitivo si lo aprendiste previamente en los entrenamientos o visionaste en momentos de serenidad. “El poder de la comprensión intuitiva te protegerá de cualquier daño hasta el final de tus días”. (Lao Tzu).

5.- ¡Comprende, futbolista…!, que al partido no se puede ir de manera relajada, los miedos, las tensiones, los pensamientos competitivos, los estados de alarma, predisponen a un mejor rendimiento en el momento justo de la realidad, sin excesos, para no quedar bloqueado. “Una cuestión que queda clara deja de preocuparnos”. (Friedrich Nietzsche).

6.- ¡Comprende, futbolista…!, que un partido no tiene solo una táctica, una manera única de actuar y competir, el contrario también se mueve con sus intereses y nos obligará a cambiar tanto nuestra actitud como la estrategia global de competir si queremos superar al adversario. “Darte cuenta de lo que no entiendes es una virtud; no darte cuenta de lo que no entiendes es un defecto”, Lao Tzu.

7.- ¡Comprende, futbolista…!, que en algunas tertulias actúan ciertos personajes con “gazpacheos” partidistas, interesados, propagandísticos… Y no lo saben todo, aunque se creen que sí. “La ira y la intolerancia son los enemigos de la comprensión correcta”, según Mohandas K. Gandhi.

8.- ¡Comprende, futbolista…!, que a un jugador veterano no se le puede renovar su contrato “sine die” por cuanto su rendimiento futuro, finalmente, está tasado por su edad, y no se puede asociar a su trayectoria pasada por cuanto aquella ya le fue retribuida. “Para entender el corazón y la mente de una persona, no mires lo que ya ha logrado, sino a lo que aspira”. (Kahlil Gibran).

9.- ¡Comprende, futbolista…!, que en tus declaraciones a la prensa mejor que seas franco y transparente aunque nunca por detrás. Siempre se dijo que cuando faltan las ideas, aparecen las palabras, al fin y al cabo, siempre tienen que respaldarse con hechos. “Si no lo puedes explicar de forma simple, no lo entiendes suficientemente bien”. (A. Einstein).

10.- ¡Comprende, futbolista…!, que no eres único, aunque fueras el mejor, en un equipo de fútbol. Y debes respetar a tus compañeros que tanto te complementan en los partidos ayudando a la victoria final. “Comprender que existen más puntos de vista además del propio es el principio de la sabiduría”. (Thomas Cambell).

11.- ¡Comprende, futbolista…!, que debes superar las críticas interesadas, distinguiendo sutilmente a los que quieren ayudarte de los que quieren hundirte. “Cualquier necio puede criticar, condenar y quejarse, pero se necesita carácter y autocontrol para comprender y perdonar”. (Dale Carnegie).

12.- ¡Comprende, futbolista…!, que somos partidistas por naturaleza, solo prevalece nuestra opinión si alguien no te enseñó a contrastarla con otras tan válidas. Porque “no vemos las cosas como son. Las vemos como somos nosotros”. (Talmud).

13.- ¡Comprende, futbolista…!, que muchas cosas se logran porque no se sabía que era imposible conseguirlas. Se suele poner el ejemplo del abejorro que, a pesar de sus desequilibrios, vuela sin que sepa por qué lo hace. “Nadie sabe lo que puede hacer hasta que lo intenta”. (Publilius Syrus).

8. febrero.2020.