¿Fútbol hacia el futuro?

25.05.2021 18:26 de MAROGAR .   ver lecturas

“Se tiende a pensar que los modelos son lineales y entonces, todo es verdadero o falso pero, el progreso es un mito y no una ley natural. Lo cierto es que “el futuro puede ser creado porque no existe”, aunque nos cueste imaginar lo que no conocemos”. (w.happeninn.es/10 reflexiones-para-crear-el-futuro). 

            “El Futuro del Fútbol”, informe presentado por HTC y Futurizon, nos presenta la transformación del juego en los próximos 50 años. La cuestión es que dicha aventura data del 22 de octubre de 2014 y quizás no hemos profundizado en dicha aventura. HTC quiso conocer 30 formas diferentes de cómo el juego puede cambiar de aquí a 2060, como patrocinador oficial de UEFA y “Champions League”.

            Se nos asegura que en cinco años habrá aplicaciones móviles que permitirán a los espectadores contactar con los jugadores y coordinar con otros aficionados el apoyo a sus héroes, mejorando el espectáculo visual del fútbol. González Jiménez escribió: “La industria deportiva tiene la necesidad de adaptarse para poder captar nuevos aficionados y fidelizar a los actuales. Las nuevas generaciones tienen diferentes modos de ver el fútbol, cerca del 70% de los aficionados menores de 25 años cuando ven un partido están conectados simultáneamente a sus dispositivos móviles, ansiosos por ver la repetición compartir su experiencia en las redes sociales”.

            Ejemplificaba Javier Tebas: “El verdadero competidor es Netflix, no la “Premier”… las entidades de la industria del deporte deben de pensar más allá y actuar de manera innovadora para poder captar la atención y superar las expectativas de un público que cada vez está más vinculado a las tendencias digitales y tecnológicas”. (…) “En Estados Unidos llevan años trabajando en estas tendencias y cada vez son más los estadios que cuentan con pantallas en los asientos “Premium” o incluso experiencias de realidad virtual como los “Sacramento Kings en la NBA” tras una inversión de más de 500 millones de dólares en su nuevo estadio. 

                 En 15 años se verá el juego desde casa, con robots tipo insecto y los jugadores que llevarán cámaras en su equipación, aportando ángulos imprevistos; en 55 años los espectadores sentirán una experiencia sensorial completa de estar en el terreno de juego a través de la realidad virtual avanzada; en cinco años se integrarán elementos tecnológicos en las botas de fútbol que permitirá hasta la medida del impacto del balón y el jugador; en 20 años, sensores electrónicos facilitarán la conexión del sistema nervioso y riego sanguíneo a redes externas que permitiría analizar a los jugadores para mejorar su rendimiento; en 25 años los árbitros podrán disponer de lentes de contacto activas para ver la acción desde distintos ángulos, incluso en 3D. ¿Ciencia ficción? “La experiencia de la audiencia se volverá más rica hasta el punto de conseguir un realismo sensorial increíble”, declara el doctor Ian Parson de “Futurizon”.

             Escribió Santiago Segurola (18. mayo. 2020): “Si algo transmite el regreso del fútbol en Alemania es que el aficionado manda cada vez menos, pero hace paisaje” (…) “Sin hinchas en los estadios, el fútbol transmite menos. Lo deja semidesnudo, con aspecto convaleciente, expuesto nada más que a la destreza de los jugadores, tristes por la ausencia del retorno afectivo desde las gradas. Se trata de una relación primaria, básicamente emocional, definida universalmente por una palabra: sentimiento. Sin duda, representa el valor más sagrado del vínculo entre el hincha y su equipo”. (…) “El peso de los hinchas en el fútbol alemán no admite comparación en Europa. Desde 1998, la mayoría de los equipos se rigen por la regla 50+1, que impide a las grandes corporaciones o fortunas adueñarse de los clubes. Los socios no sólo tienen voz y voto, tienen mucho poder. La razón principal de los llenazos en los estadios es simple: las entradas son baratas o muy baratas. Los hinchas cuidan de los hinchas. Los hinchas están profundamente implicados en la gestión de los clubes. No son simples consumidores futbolísticos, ni mucho menos”. Encontramos aquí elementos innovadores para un nuevo corazón del fútbol, ya experimentado, ya evolucionado. Cuestión que en España debiera avanzar. Segurola remató: “El valor económico del sentimiento en el fútbol es incalculable”.

           25.Mayo. 2020.