"Esto es fútbol, papá..."

03.01.2024 00:00 de MAROGAR .   ver lecturas

“Las ideas pueden ser verdaderas o falsas, pero la realidad siempre es verdadera”. (Fernando Pascual).

             A finales de diciembre 2023 leí la entrevista que Marca publicó obra de Emilio Contreras y Juancar Navacerrada acerca del entrenador Bordalás ejerciendo en el Getafe. “Esto es fútbol, papá”, frase controvertida del entrenador, a mí personalmente siempre me ha parecido un entrenador “canchero”, con pautas muy concretas a sus jugadores de entorpecimiento del juego contrario, generador de interrupciones sistemáticas, muy realista en la forma de competir con un equipo inferior a la mayoría. No obstante, dicha entrevista me ha acercado a un Bordalás más humano, más conceptual, que yo le suponía bastantes negatividades en la dirección de su equipo, al fin y al cabo, compitiendo con los medios disponibles. 

            Y nada que oponer, ya le permitimos a Vujadin Boskov clarificar la idea con su mítica frase: “¡Fútbol es fútbol!”. Y “La Ignorática” me ha documentado que aquello era una verdad como un templo, algo parecido a lo que Bordalás nos quiere transmitir: “Estoy orgulloso de ese reconocimiento y del cariño enorme que recibo. Y hace una aseveración que, desde fuera, yo no acabo de percibir: “Soy una persona muy extrovertida, me gusta trabajar en un gran ambiente, soy muy bromista y creo que la seriedad, el compromiso y la exigencia no está reñido con el buen ambiente”. (…) “Al final lo que vale es la realidad, seguir trabajando duro cada día con un compromiso muy grande. Y ahora soy entrenador del Getafe y lo que quiero es lo mejor para el club, lo mejor para el equipo. El fútbol va a una velocidad de vértigo y lo que hacías hace dos o tres temporadas pues ahora te puede servir algo, pero tienes que ir innovando, tienes que ir reciclándote para seguir siendo competitivo”.

            Respecto a los problemas de salud mental que están apareciendo en los equipos y a jugadores conocidos, Bordalás señala: “…como cualquier persona, somos humanos y tenemos nuestros miedos, nuestros vértigos, nuestras inseguridades en momentos complicados, difíciles. Hay una presión muy alta, una responsabilidad muy grande, pero vamos madurando y sabemos analizarla y gestionarla. Siempre hay una balanza y esa ilusión, ese amor que tenemos por el fútbol, lo compensa todo. (…) “Intento ayudarles a crecer como futbolistas, pero sobre todo como personas para que entiendan que son unos privilegiados, que están disfrutando de una profesión envidiable para muchísima gente… Los jugadores hacen lo que les gusta, ganan dinero, tienen fama, pero esto hay que saber manejarlo. No es sencillo, no es fácil. De hecho, se dan casos de jugadores con un talento enorme y que desafortunadamente su carrera se truncó en el camino…” (…) Piensan que solo con la fama y con buenos contratos ya tienen que estar a un nivel increíble cada día. Y no es así. Pasan por etapas y dificultades, como cualquier persona”.

              “Debemos dejar que todo fluya de manera más natural, no exagerar. Estamos viviendo un momento de mucha exageración. Se está exagerando absolutamente todo, no solamente en el fútbol, y lo podemos comprobar día a día. Yo lo comentaba en la última reunión que tuvimos de entrenadores. Se está perdiendo un poco la esencia del fútbol y se le está dando demasiada repercusión a cosas que son naturales. Por ejemplo, somos una liga donde se pitan todas las faltas, no hay ritmo de juego, no se está ayudando por parte de casi nadie. Estamos viendo que se pitan penaltis increíbles. Los entrenadores, en mi caso, yo antes de un partido y durante la semana tengo que estar a los jugadores avisándoles constantemente que tengan cuidado en cada salto, que tengan cuidado con las manos, que no vayan al suelo, aunque son cosas naturales en un deporte de contacto”.

            (…) “Cada día se ven menos resultados llamativos o abultados, cada día los equipos son mejores tácticamente. Se ha visto y se ha comprobado que el trabajo defensivo tiene una repercusión muy similar al trabajo ofensivo, porque tú puedes ser un equipo en lo ofensivo bueno y con muchos argumentos, pero si defensivamente tienes dificultades, quizá tengas problemas. Todos los equipos, incluidos los grandes, lo hemos podido comprobar en las últimas temporadas. Equipos de la talla del Real Madrid o un Barcelona que han mejorado no solamente con perfiles de jugadores ofensivos, sino también a nivel defensivo. Se han reforzado desde la portería a los mejores centrales, los mejores defensores”

            (...) “Yo creo que los equipos son atrevidos, son ofensivos. Ahora bien, hay aspectos del juego que antes no existían, como la presión tras pérdida e intentar jugar en campo rival y todo eso dificulta. Ya no te dejan los equipos transitar con comodidad en el terreno de juego, combinar con facilidad, pero bueno, el fútbol no deja de tener ese atractivo que ha tenido siempre. El aficionado sigue disfrutando y de hecho, lo vemos cada fin de semana a pesar de que hay partidos en los que hay menos goles”.

¿”Sería partidario de introducir algún cambio en el fútbol o piensa que es mejor dejarlo como está?. – “Yo dejaría jugar algo más. El fútbol es un deporte de contacto, ahí sí que estamos perdiendo atractivo más que el número de goles. Tanta interrupción, pues obviamente desluce. Al final no hay ese ritmo y nosotros lo vemos en la Premier, por ejemplo, cuando ves un partido y hay muchas faltas que aquí se pitan y allí se deja seguir. Y muchas veces decimos: “Joder, la Premier son partidos de ida y vuelta, de mucha alternancia”, pero también es verdad que aquí se hace, pero yo creo que también por proteger (al futbolista), estamos protegiendo en exceso”. Y acerca del VAR. ¿No le da la impresión de que cada día están más incómodos futbolistas, entrenadores, dirigentes, aficionados...?” – “Prefiero callarme”.

           Tengo mi propia teoría sobre los “tuercebotas” (jugadores y entrenadores), para mí son imprescindibles en el fútbol porque forman parte de la competición, porque tienen otras cualidades necesarias para el fútbol, entre ellas la fuerza mental que ayuda a otros más técnicos que conllevan un déficit de esa integridad por una competición suprema.

           Salamanca, 5. enero. 2024.