En el fútbol, la culpa siempre es de los demás.

05.05.2022 00:45 de MAROGAR .   ver lecturas

“Encontrar culpables es muy fácil; lo difícil es aceptar que no los hay”. (Javier Cercas).

            Raro es el partido de fútbol que, una vez perdido, algunos de sus protagonistas acepten que algo se hizo mal; o que el contrario era mejor, simplemente. La aceptación de los errores supone un descrédito, un descenso de categoría, un apartamiento de responsabilidades y, lógicamente, la gente tiende a protegerse de antemano.

            Ancelotti, para mí modélico, después de la derrota del Real Madrid en el Santiago Bernabéu contra el Barcelona, declaró su plena responsabilidad en el planteamiento que no había resultado efectivo. Lógicamente, los jugadores tienen que estar al lado del entrenador por cuanto absorbe las furias que los aficionados pudieran dirigir a la plantilla. Y es que los aficionados al fútbol saldrán con la cara sucia siempre, aunque estén 100 años debajo del agua. Nunca acabarán de aprender. Luego, en el segundo partido de la eliminatoria con el PSG el equipo resolvió con emoción y maestría, la que recuperó en aquellos partidos por “arte de birlibirloque”.

            Siempre me he debatido, en la empresa y en el fútbol, sobre los aspectos de “culpa” y “responsabilidad”. La palabra culpa la asocio a dogma y a religión inquisitorial... “Jugar limpio significa, ante todo, no culpar a los demás de nuestros errores” (Eric Hoffer). En mi caso particular, tengo muchas anécdotas de partidos perdidos por causas ajenas, pero siempre me cuidé de no acusar a nadie, siempre me pareció poco ético. Sabiendo que en un partido de fútbol el entrenador no puede “delegar” tareas que él mismo nunca podría ejecutar. Y creo firmemente en lo dicho por Tom Ellis, “La culpa es una emoción tan inútil”.

            Con todo, “Siempre sentimos la necesidad de culpar a otros de nuestros daños y desventuras” coincido con Luigi Pirandello. Y León Tolstoi precisó: “Un mal humor es a menudo la razón para culpar a otros; pero muy a menudo culpar a otros nos causa malos sentimientos: cuanto más culpamos a otros, peor nos sentimos”. Porque, hay una máxima que aprendí siendo responsable de recursos humanos en la empresa: “Tendemos a juzgar a las personas por lo que les falta y no los valoramos por lo que les sobra”. 

            Hay un caso digno de estudio que se manifiesta en el fútbol español en estos momentos, la antítesis de los que reparten culpabilidades gratis tan típico en el fútbol, ese es Benzema que nos da lecciones: “Yo juego para la gente que le gusta el fútbol, para la gente que sabe mucho de fútbol”. El delantero ha sido criticado con exageración pero él nunca se quejó de nadie. Me parece un auténtico modelo a seguir, tanto en su progresión profesional como en el exquisito saber estar sin criticar a los demás. ¡Chapeau!, para el goleador “franchuti”.

            “Champions League”, (3. Mayo 2022) donde Villarreal superaba a Liverpool por 2-0, En la segunda, se impuso la superioridad del Liverpool por 3-2, curiosamente dos goles le entraron a Rulli por debajo de las piernas. En el fútbol esta acción es mera casualidad, pero le vino muy bien a los aficionados para asignar culpabilidades. Y Liverpool es el primer finalista de “Champions”.

            El Real Madrid se trajo de Manchester un resultado prometedor de 4-3. Partido de vuelta en el Santiago Bernabéu, a la espera de una nueva “catarsis” como ocurrió con PSG y Chelsea. Acababa ya el partido, minuto 89, el City controlaba el juego, muchos cambios realizados y dos goles en dos minutos por parte de Rodrygo. Minutos epifánicos. A la prórroga. En el añadido de 30 minutos, gol de penalti de Benzema. En la primera jugada del segundo tiempo, Vini falló estrepitosamente a centro de Carvajal y el ritmo del Real Madrid creció. Ya teníamos “al cabeza de turco” por si R. Madrid perdía: ”Culpable la pierna izquierda de Vinicius”. Pero al final de este partido, R. Madrid había ganado 3-1 lo que hacía un total de 6-5 en la eliminatoria. Lo hicieron una vez más… ¡Nadie lo comprende…! ¿Qué culpables encontrará ahora mismo Pep Guardiola y sus jeques? Lo sabremos en los próximos días. La final del 28 de mayo sería Real Madrid-Liverpool.

            5.Mayo. 2022