Crisis barcelonistas y la virtud de decir las verdades.

04.09.2020 00:00 de MAROGAR .   Ver lecturas

“Lo malo de quienes se creen en posesión de la verdad es que cuando tienen que demostrarlo no aciertan ni una”. (Camilo José Cela).

            Un resultado de 8-2 contra el Bayern de Münich fue el origen de esta última crisis barcelonista y un excelente pretexto para afrontar una renovación necesaria incluso en los estamentos directivos. El entrenador Setién “ya dejó de tocar” y el Barcelona lo despidió inmediatamente, sus aportaciones se quedaron huecas y fueron “negativas”; de hecho, para mí, confirmó que la sustitución de Valverde fue innecesaria porque no se atacaron las formas más profundas del modelo de jugar en un club con una gran cultura de juego. 

           El próximo entrenador del Barcelona, un exjugador, Koeman procede de la tierra de los tulipanes, ya actuó en España como “entrenador vengador” en Valencia a las órdenes de un presidente inquisitorial y manejó unas jornadas de “cuchillos largos” (Dicen que los holandeses son muy directos y te lo dicen todo en la cara) pero, en lo deportivo, apenas se notó su mano. Como quiera que sea, se manejan listas públicas para dar bajas de jugadores y se sondean altas de otros futbolistas con menor nivel deportivo; por supuesto existía una llave maestra llamada Messi que ha precipitado la crisis institucional. 

            “Cuentan que cuando Van Gaal llegó al Barcelona, todos los colaboradores del entrenador fueron despedidos, menos uno. Ese se llamaba José Mourinho. Cuando le preguntaron al entrenador holandés el por qué de esa decisión, contestó contundentemente: “Es el único que me lleva la contraria cuando estoy equivocado”. Pasado el tiempo, cuando ya José Mourinho entrenaba al Real Madrid, contaba una anécdota al respecto de una alineación. Mouinho le preguntaba a sus colaboradores y todos opinaban como él. Cuando él mismo optó por otra solución, uno de los actuales técnicos le debió decir: “Es lo mismo que pienso yo, pero no me atrevía a decirlo…” A lo que Mourinho soltó un taco y reconvino a su gente que no los tenía de colaboradores para que le aplaudieran”.

            Dijo Samuel Goldwin: “Quiero gente que me diga la verdad, aunque les cueste el puesto”. Pero pocos le hacen caso, ni líderes ni colaboradores. No quieren opiniones objetivas los unos y tampoco complicaciones los otros. “Vamos a ser transparentes” dice el jefe inmediato en una reunión. Otros más modernistas aluden: “No me vengas con problemas, ven con soluciones”. Pero tanto los empleados más transparentes, así como los “solucionadores”, acaban siendo incómodos y descubren al final que es mejor no hablar porque ya son muchas veces las que los han llamado al despacho, en solitario, para recordarles aquello de “¡A Vd., no se le paga por pensar…!” En la vieja empresa, desgraciadamente, también en la moderna, todavía existe la vieja cultura del “Mandamás” al que todos nos plegamos con sana obediencia.

            El Barcelona acabará tomando decisiones incomprensibles hasta el próximo marzo de 2021, cuando promueva nuevas elecciones. El Barcelona conocerá en propias carnes lo que supuso para el Real Madrid superar el “síndrome Cristiano Ronaldo”.  Aunque la respuesta del Real Madrid fue mucho más inteligente al profundizar en inversiones más modestas en jugadores en ciernes, teniendo más paciencia por encontrar el rendimiento de jóvenes promesas aún por formar. Sin duda, no cayó en la “reacción millonaria” del Barcelona cuando se fue Neymar al PSG., y aparecieron Dembelé y Coutinho como sustitutos a precios “engordados” ficticiamente. 

            Ahora la pugna será jurídica entre los equipos de abogados tanto de Messi como del Barcelona. Siempre se dijo que un mal acuerdo será mejor que un buen juicio, pero el enconamiento es exagerado ahora mismo. Mientras tanto que lean al chileno Vidal quien declaró en “Inquebrantables”: “El mejor del mundo no puede tener 13 profesionales y los demás menores”. (…) “El Barcelona ha hecho cosas que no van con un equipo de primer nivel... (…) El club tiene que mejorar y hacerlo de la mejor forma. Pero no es fácil, no es llegar y sacar a los más grandes y las cosas van a cambiar”. Aunque todo ello tendrá que ocurrir en ausencia de Messi, lo cual no será nada fácil.

           4. Setiembre.2020.

PData.: A las 18 horas de este día, Messi anunció que se queda en el Barcelona: “Nunca iré a juicio contra el club de mi vida”.