“Champions League” 2021, ¿Nuevas tendencias hacia un nuevo corazón del fútbol?

30.05.2021 10:47 de MAROGAR .   Ver lecturas

“Mi modelo de negocio son los Beatles: Ellos mantuvieron sus tendencias negativas en jaque, pero se equilibraban unos a otros y el total fue mejor que la suma de las partes“. (Steve Jobs). 

                  Esta competición es mágica. En cuartos de final jugaron ocho equipos: 3 ingleses, 2 alemanes, 1 portugués, 1 francés y 1 español. Para semifinales quedaron eliminados el Liverpool, Oporto, Borussia Dormund, Bayern de Münich. Y las disputaron Real Madrid contra Chelsea; así como París Saint Germain contra Manchester City. A la final llegaron dos equipos ingleses: Chelsea y Manchester City. Cada cual con un bagaje histórico y una evolución en la temporada. Del libro de Luis Rojas Marcos “Optimismo y salud” entresaco esta metáfora muy propia para cualquier manifestación deportiva: “Recuerdo una anécdota sobre un rabino y un sacerdote católico que habían hecho una buena amistad y fueron a ver juntos un combate de boxeo. Antes de empezar el primer asalto, uno de los púgiles hizo una breve genuflexión mirando al cielo y se santiguó. El rabino reconoció el gesto cristiano y le preguntó con curiosidad a su amigo: “Oye, ¡para qué sirve la señal de la cruz que ha hecho el púgil?”. El cura respondió con una leve sonrisa traviesa: “Pues la verdad es que no le sirve para mucho… si no sabe boxear”. 

            Dos entrenadores con similares ideas del fútbol asociación. Tranquilidad en el posicionamiento, pausa, cambios de ritmo, acierto cara al gol, y mejora sistemática de la defensa respecto a los últimos ejercicios. Tuchel también ha conseguido una excelente puesta a punto, jugadores veloces, más individualistas y constantes conducciones de balón muy al estilo clásico “alemán”. Pero todo estará sujeto al momento, a la individualidad que finalice genialmente un trabajo colectivo. En el diario As, 27. mayo, Mere Hermoso como entrenador UEFA PRO, hizo un exhaustivo análisis de los dos finalistas, tratando de encontrar los respectivos puntos débiles. Pero los datos pasados son anecdóticos. Quizás los mayores cambios del City en esta temporada fue la reconducción del grupo para “volver a correr como animales sin balón”, insistiendo sobre el “pressing tras pérdida” y la defensa en campo propio y de área. Respecto a Tuchel ha mejorado el funcionamiento defensivo dejando 18 partidos la puerta a cero, de los 29 partidos dirigidos por el alemán, notando las bajas del central Christensen y ausencia de Kanté. Pero son brochazos gordos de lo que cada cual puede aportar. 

               El partido hubo de jugarse en Oporto por la pandemia que impidió hacerlo en Estambul: “¡Ben-vindos!”. Asistieron unos 14.000 aficionados, disfrutando del espectáculo supremo de la “Champions”, y acabando “malucos” con las cervezas, el “twauny” o la “ginjinha” a la hora de las celebraciones triunfales, quizás también con las penas del perdedor. Resultado de la Final: Manchester City 0 – Chelsea 1. 

              En esta ocasión, los de Londres ganaron con una mayor sensación de solidez, atacante y defensiva. El City no tiró una sola vez a puerta. Los de Guardiola se “verticalizaron” muy al final del partido, incluso con centros a la olla o fueras de banda a la desesperada. Por tanto, Chelsea ya tiene dos Copas. Fue una labor de equipo, aunque todos destacaron a Kanté, alabando que había corrido 12 kilómetros cuando sus virtudes fueron más técnicas, de coordinación, ayudas al compañero, ataque, defensa, y sin cometer una sola falta. Guardiola renunció inicialmente al medio centro “ancla”, también al delantero centro especialista dándole esa labor flotante a De Bruyne (Se lesionó posteriormente). El gol del Chelsea una maravilla de coordinación y finalización, Havert inició una diagonal desde la derecha hacia el centro de la defensa donde ningún central del City bloqueó, llegándole allí un pase por la hierba desde el sector izquierdo, todo con urgencia y precisión. Guardiola, pasó a dos delanteros centro (Gabriel y Agüero) pero Chelsea no concedió resquicios. Ganó el del 35% de posesión, con valores distintos y constantes. Una tendencia a seguir como Francia en el último Mundial.

           Y el árbitro español Mateu Lahoz reivindicó la calidad de todos los árbitros españoles en una temporada aciaga de los mismos y las dudas del VAR, hasta ahora peregrinando ante las desconfianzas.

          30. mayo. 2021.