"¿Y el fútbol donde está?"

06.10.2023 00:00 de MAROGAR .   ver lecturas

“Gracias al fútbol un país mísero puede ser muy grande” (Milla).

           De los mejores libros de fútbol que haya leído de siempre se encuentra el de “Fútbol sin trampa”, escrito por Menotti y Angel Cappa, de allí saqué numerosas ideas para elaborar mi primer ensayo que sedimentó en “La Ignorática y el fútbol”. 

          Cappa, a su vez, escribió posteriormente otros libros interesantes, quizás en alguno de ellos se mostró muy pesimista con la evolución futbolística, quizás se aferra a un fútbol inamovible en exceso abonado al dogma. Uno de ellos, “¿Y el fútbol dónde está?”, nos presenta reflexiones interesantes que nos hacen pensar, por supuesto diciendo verdades como puños: “El fútbol está en el fútbol, no en el entorno. Por eso no le queda otro futuro que volver a su pasado para seguir siendo lo que fue y lo que todavía es. A pesar de todo”.

           Ya he debatido en otras ocasiones sobre esa tendencia de que el fútbol de antes era el verdadero, el exclusivo. Apreciación que no comparto si bien su arquitectura es un buen basamento futbolístico. "Este libro es un manifiesto contra los que matan el fútbol, pero también es una declaración de amor a la pelota. El futbol moderno se ha tecnificado y mercantilizado, y se ha puesto a las órdenes del frío cálculo táctico. Y algo aún peor: cada gesto, cada movimiento parece atender únicamente a la televisión; la sala de prensa sustituyó al vestidor. A quién le importa la pelota, importa la eficacia. Todo se reduce a correr sin pausa”. Sin duda, hay mucha realidad en estas apreciaciones, pero soslaya también un fútbol bien jugado, que lo hay. Y tampoco debemos caer en pesimismos fatuos, exclusivamente…

           (…) “Hay un futbol que sólo valora el triunfo y otro que valora el triunfo siempre y cuando se obtenga jugando bien”. (…) “No es el orden táctico lo que define a un equipo, sino sus posibilidades creativas”; (…) “si queremos avanzar, tenemos que jugar hacia los costados”; (…) “no se ataca desde cualquier lugar”; (…) “un equipo tiene que saber cuándo ir a presionar y cuándo retroceder”.

           Nuevamente proclamo que el fútbol no es una verdad absoluta. Y que tampoco puedo validar que solo hay dos maneras de jugar al fútbol: bien o mal. Excesivamente drástico sería asegurar que la única pintura válida sería la de Velázquez, desechando al Grego, a Goya, a Picasso, a Monet, a Dalí, etcétera. (…) “Un jugador con talento es, en principio, un jugador que elige bien. (…) “No se ataca desde cualquier lugar. En zona de elaboración no se busca el arco, se busca a un compañero, se toca…” (…) “¿Cómo se hace para no atacar desde cualquier lugar? Usando el camino indirecto, tocando para esperar el espacio y el momento oportuno…” (…) “Si ataco desde cualquier lugar, prevengo a los rivales. No hay que hacer el gran pase, sino el más simple, el más fácil. Ese es el inicio del toque. Luego la pelota tiene que ir de un lado al otro de la cancha, hasta poder meter el pase de gol o el que va a generar la situación de gol. Entonces sí hay que atacar”.

           (…) “Tácticamente hay dos diferencias esenciales entre el fútbol de antes y el de ahora. La primera es el achique de espacios. Antes los equipos eran más largos, había muchos metros entre los de atrás, los del medio y los de adelante. Ahora los equipos son más cortos, no se dejan tantos espacios entre líneas… fue una auténtica revolución positiva”. (…) “La otra diferencia es que antes los equipos eran anchos. Se jugaba con “Wines” (extremos) bien abiertos, pegados a la raya. Había más espacios… Ser menos anchos significa amontonar más gente en el medio, tener menos claridad y profundidad”. (…) “Antes los equipos eran más largos pero también anchos y se jugaba mejor porque se respetaban más los conceptos fundamentales del juego”. (….) “Ahora los equipos son más cortos pero confusos porque no se respetan los fundamentos que muchas veces se desconocen”.

            Son ideas de fútbol muy estructuradas, bajo la visión de alguien que concibe un fútbol bello, estético, no exento de practicidad. Por otra parte, será de difícil evolución incluso con la aplicación de la “Inteligencia Artificial”.

           Salamanca, 4. Octubre. 2023