“EUROPEO 2020” (Aunque se juegue en 2021). Hito competitivo Selecciones europeas. 7/n.

07.07.2021 10:00 de MAROGAR .   ver lecturas

“El hombre todo lo perfecciona en torno suyo; lo que no hace es perfeccionarse a sí mismo” (Alphonse Karr).

            Una vez clasificados los cuatro equipos que juegan semifinales, Italia-España y un Dinamarca-Inglaterra, el campeonato siguió. Inglaterra ha jugado muy bien en equipo y alternado el buen ramillete de jugadores (Es la selección más joven del Campeonato). Italia ha realizado un excelente torneo, España no se quedó para atrás, y Dinamarca es la mayor sorpresa tanto en juego como en eficiencia. Recordemos las previsiones iniciales y tanto Francia como Bélgica desaparecieron del escenario. El Campeonato ha sido intenso, lo anecdótico se ha ido aparcando y la realidad ya está ahí. 

           El fútbol es un juego de momentos y cada equipo está sujeto a ellos. Ganará el más preciso. Cada cual se aferrará a su teoría interna y en sus planes no entran ni el gol que recibió Unai Simón a cesión de Pedri; ni el rebote entre Laporte y Pau absolutamente fortuito que nos costó un gol arriesgado; igual que no pensábamos en los dos penaltis atajados por Unai Simón en la tanda contra Suiza. Estas cuestiones no se planifican, no se entrenan, forman parte del azar. Pero pueden ocurrir otras cosas, el fútbol se reserva sus misterios para los momentos oportunos, o no tanto. 

           El refranero, en estos casos, aciertan con todos los estados de ánimo. Mario Benedetti dijo: “Que llegue quien tenga que llegar, que se vaya quien se tenga que ir, que duela lo que tenga que doler… que pase lo que tenga que pasar”. Y otras reflexiones como “Pase lo que pase, solo tienes dos opciones: que sea un buen recuerdo o que sea una gran lección” acompañada de esta otra sutileza:” No trates de entender todo, a veces no se trata de entender sino de aceptar”. Con este bagaje nos debemos presentar a los próximos sucesos.

           Apareció el pragmatismo de Fabio Capello quien analizó la semifinal que enfrentará a España e Italia, martes 6 de julio, a las 21 horas: “Italia es un equipo que está desarrollando un fútbol muy rápido, de muy buena calidad. Todos corren, todos ayudan, tienen un buen planteamiento táctico”. Y añadió: “España tiene grandes cualidades técnicas, excelente posesión del balón. Para contrarrestar estas características necesitamos rapidez y claridad a la hora de recuperar el balón: reiniciar y atacar inmediatamente. Tenemos calidad y la defensa española no es en absoluto imbatible”. (…) “No nos durmamos. España juega un fútbol lento”. 

           Llegó el momento clave, Wembley, Italia y España dilucidan su eliminatoria. España jugó un fútbol de posesión llegando a controlar el balón y el juego hasta el punto de que nos ganó para la causa de la confianza que, momentos antes del inicio, no acababa de tenerse, yo personalmente tenía mis dudas. De paso, España no jugaba con delantero centro clásico y metió tácticamente a Dani Olmo en una posición que supo gestionar con maestría personal y de equipo. Se adentraba en el campo para recibir y los centrales italianos no perseguían, cuestión que si ajustaron en la segunda parte. Un 70% de posesión de España era impensable, pero había que llegar a la portería contraria cuestión irresoluble. En el minuto 59, una patada larga a territorio de nuestros centrales y apareció nuestra “blandura” porque ni Laporte, ni Eric que permitieron que el balón quedase a disposición del goleador Chiesa, quien decidió. Veinte minutos más tarde (minuto 79), estando ya Morata en el campo, consiguió un excelente gol a la carrera con tiro de pierna izquierda, después de pared con Olmo; empate a uno. 

            España acabó perdiendo. Eliminados. Y sin embargo, una corriente de buena aceptación de la selección se consolidó. El partido quedó 1-1, y la prórroga no sirvió para nada. En la tanda de penaltis, dos hombres destacados como Morata y Olmo fueron los peores lanzadores. La sensación es que España ha dejando trazado un camino con estos hombres, el seleccionador ha recibido el beneplácito, y es sorprendente el grado de aceptación positiva. Menos mal. Porque se hicieron muchas cosas bien, también alguna otra no tanto, pero no es momento de señalamientos negativos.

           7.julio.2021.