Fútbol apasionado que deja huella. 2 de 2.

04.03.2022 00:00 de MAROGAR .   ver lecturas

“No encontrarás pasión alguna jugando al mínimo; conformándote con una vida menor a la que eres capaz de vivir”. (Nelson Mandela).

           En su cuento “Apuntes del fútbol en Flores”, Dolina escribió: “La lealtad del que socorre a un compañero en dificultades. La traición del que lo abandona. La avaricia del que no suelta la pelota. Y en cada jugada, la hidalguía, la soberbia, la inteligencia, la cobardía, la estupidez, la injusticia, la suerte, la burla, la risa o el llanto. Los hombres sensibles pensaban que el fútbol era el juego perfecto, y respetaban a los “cracks” tanto como a los artistas o a los héroes”. 

           (…) “Durante la década de los 90, escritores como Roberto Bolaño y César Aira también se inspiraron en el fútbol para dar forma a algunos pasajes tan delirantes como atrapantes, tal como la abrupta aparición de Carlos Bilardo en la novela “El sueño”, de Aira, o el cuento de Bolaño “Buba”, incluido en su libro “Putas asesinas” y dedicado al escritor mexicano Juan Villoro. Y es justamente Villoro uno de los escritores que en la actualidad mejor interpreta esta tantas veces cuestionada relación. Recientemente acaba de publicar “Balón dividido”, un libro de crónicas de fútbol que se suma a otros de su autoría como “Dios es redondo” o “Ida y Vuelta”, compuesto a dúo con el argentino Martín Caparrós con cartas que ambos se mandaron relatando su experiencia durante el último mundial. Caparrós, a su vez, además de ser autor de un libro acerca de la historia de Boca Jrs., posee una columna en el diario Olé donde escribe acerca del club, igual que el escritor Juan José Becerra…” 

           (…) En https://www.losandes.com.ar/futbol-lirico/ se puede leer: “Casas, autor de novelas y ensayos como “Ocio” o “La supremacía Tólstoi”, es un apasionado incondicional de San Lorenzo que - además de cuentos y crónicas futboleras varias - cuenta en la página oficial del club con una columna donde junto al actor (y poeta) Vigo Mortensen intercambian lúcidos y entretenidos “mails” a modo de conversación donde analizan los encuentros del equipo de Boedo. Y no se puede dejar afuera de esta lista a Eduardo Saccheri, autor de la novela “La pregunta de sus ojos” (que inspiró la última película argentina ganadora del Oscar) y de libros como “Esperándolo a Tito y otros cuentos de fútbol” y “Lo raro empezó después”, quien escribió: “Hay quienes sostienen que el fútbol no tiene nada que ver con la vida del hombre, con sus cosas más esenciales. Desconozco cuánto sabe esa gente de la vida. Pero de algo estoy seguro: no saben nada de fútbol”.

          (…) Igual que el mítico Loco Gatti en Boca, que cuando le preguntaron por qué hacía eso tan arriesgado de salir de su área gambeteando rivales respondió: “Voy al encuentro del abismo”. Queda plasmado en dicho artículo periodístico también: “A partir de los años 80 surgió en el Río de la Plata una camada de escritores que se dedicaron a escribir sin pudor acerca del fútbol tanto desde la prensa como desde la literatura: Osvaldo Soriano en “Rebeldes, soñadores y fugitivos”, Roberto Fontanarrosa con “El mundo ha vivido equivocado”, Eduardo Galeano con el “Fútbol a sol y sombra” y Alejandro Dolina con sus “Crónicas del Ángel gris”, entre otros, concibieron relatos memorables que giraban alrededor de la pelota. Un buen ejemplo de ello es el cuento “El reposo del centrojás”, de Soriano, que narra la atrapante manera en que el mediocampista uruguayo Obdulio Varela hizo silenciar a un estadio colmado de brasileños durante la épica conquista de Uruguay de la Copa del Mundo del año 50 en Brasil”

           (…) En su cuento “Apuntes del fútbol en Flores, Dolina escribió: “La lealtad del que socorre a un compañero en dificultades. La traición del que lo abandona. La avaricia del que no suelta la pelota. Y en cada jugada, la hidalguía, la soberbia, la inteligencia, la cobardía, la estupidez, la injusticia, la suerte, la burla, la risa o el llano. Los hombres sensibles pensaban que el fútbol era el juego perfecto y respetaban a los “cracks” tanto como a los artistas o a los héroes”.

           Salamanca, 3. marzo. 2022