La importancia de conocer el pasado para proyectar el futuro. 3 de 5.

18.04.2021 00:00 de MAROGAR .   Ver lecturas

“Si te levantas por la mañana y piensas en que el futuro va a ser mejor, es un día brillante. De lo contrario, no lo es”. (Elon Musk).

            “Al principio fue el 1-1-9, pronto pasó al 1-2-8, al 1-2-1-7 y al 1-2-2-6 de los escoceses del Queen`s Park, donde por delante del guardameta se situaban dos zagueros y dos medios, que a base de pases cortos hacían llegar el balón a sus seis delanteros: dos extremos, dos interiores y dos delanteros centro. En 1883, los universitarios de Cambridge se reunieron en una de sus aulas para desarrollar la célebre “Pirámide”, que surgió al retrasar a uno de los dos delanteros centro y convertirlo en mediocentro, de ahí que en adelante fuera conocido como “mediocentro de ataque”. Había nacido el 1-2-3-5 o “Pirámide”. A su vez, la línea de cinco atacantes admitía modificaciones: podía formar una única línea con los cinco hombres; o bien una V en abanico, como pusieron en práctica los uruguayos a partir de 1910; o bien una V asimétrica, con uno de los interiores retrasados, como practicaba ya el Derby County de Steve Bloomer antes de la Primera Guerra Mundial. Bajo cualquiera de sus variantes, el ataque lo componían dos extremos, dos interiores y un delantero centro, así como el mediocentro, que bajo la formación piramidal siempre recibió el apellido “de ataque”.

            Después de los cambios del Reglamento de 1925, “la decisión de Chapman de retrasar a dicho mediocentro y transformarlo en tercer zaguero defensivo modificó la tipología de las formaciones, naciendo la de carácter defensivo…” Incluso antes de esta decisión ya existían mediocentros que se retrasaban para defender al delantero centro rival. “La formación defensiva surgió del retraso del medio centro a la zaga y, a su vez, del retraso de ambos interiores, que abandonaron la línea de cinco para formar un rectángulo en el centro del campo con los dos medios alas. Así, el 1-2-3-5 ofensivo de la “Pirámide” tuvo su respuesta en el 1-3-2-2-3 defensivo de la WM, quedando establecida la dicotomía en las formaciones que continúa imperando aún hoy, casi cien años más tarde”. En “La Ignorática y el fútbol”, edición de 2009, escribí algún capítulo contraponiendo las dos ideas de dibujo táctico, una la de Chapman contra la de Cruyff. En la actualidad, 90 años después, los que juegan así los llaman “vanguardistas”. ¿De qué…?

            Los patrones de los “cuatro amigos” (Jimmy Hogan, Herbert Chapman, Hugo Meisl y Vittorio Pozzo), influyeron entre sí dando lugar a innovaciones importantes: nuevos módulos de juego, alto nivel de perfeccionamiento técnico, desarrollo de futbolistas importantes que, además, se convirtieron ellos mismos en excelentes entrenadores. “Hogan era un radical de la excelencia técnica y apreciaba muy poco el valor de los factores tácticos… fue revolucionario al romper con la etiqueta del futbolista como simple ente físico y otorgarle una dimensión técnica mucho más trascendente, para lo que no solo el juego debía desarrollarse a ras de césped sino que el balón debía ser el gran amigo del jugador… Debemos tener entrenamiento con balón, entrenamiento con balón y más entrenamiento con balón en este país, hasta que nuestros jugadores sean maestros completos del balón…. También debemos tener cuidado de no robarle a un muchacho su propia habilidad natural para jugar. Debemos ser pacientes y ser más útiles que críticos...” Esa labor pedagógica tomó la forma de “Escuela Danubiana”. ¿A qué nos suena todo esto?

            Ya decía Menotti, “De un futbolista talentoso, trabajando, podés hacer un atleta; de un atleta sólo se puede hacer un atleta mejor”. La “escuela Menottista” propugnó: “Hay una confusión de los entrenadores denominados “trabajadores”. ¿Qué significa trabajar para un técnico? ¿Estar dos horas en la cancha con un silbato dirigiendo el entrenamiento? Pues no, para mí los jugadores trabajan mejor o peor, no más o menos. El exceso de repeticiones, como pasa en la música, hace que los futbolistas terminen por confundirse y no entender el entrenamiento. Me sorprenden esos técnicos que llenan cuadernos de notas durante los partidos. Pagaría millones por leerlos”. Siempre se mostró muy crítico con aspectos reiterativos de la dirección de equipos.

            18.abril. 2021.