Veo el partido de fútbol y recuerdo… 2 de 2.

19.07.2022 00:00 de MAROGAR .   ver lecturas

- Veo el partido de fútbol y recuerdo… que los equipos no se forman solo con el talonario. De hecho, me acuerdo de aquel equipo infantil en Salamanca, el Tánger del padre de mi amigo Sera, maquinista de Renfe, que no tenían casi ni camisetas y jugaban como los ángeles para aquella categoría, cada cual con sus mejores virtudes, aceptando los evidentes errores de sus compañeros.

- Veo el partido de fútbol y recuerdo… , una vez más, que aquel equipo del Barrio de la Vega funcionaba gracias al entusiasmo de aquellos hombres anónimos, que cuidaban a sus “niños” protegiéndolos para la competición  con pocas cosas materiales pero con un cariño excepcional.

-- Veo el partido de fútbol y recuerdo… que hubo una época en la que el portero se la daba al lateral, derecho, éste controlaba y salía en conducción violenta a encontrarse con el “ocho” o con el “siete”, allí formaba sociedades en torno al balón, avanzando en tropel casi siempre echando el balón por delante porque el público no nos permitía el toque corte reiterativo, ni tampoco lanzar hacia atrás siendo esto una afrenta al fútbol bien jugado.

- Veo el partido de fútbol y recuerdo… que vi jugar a la Unión Deportiva Salamanca con el 2 de lateral derecho; con el 3 de lateral izquierdo; y con el 5 de central marcador. Más adelante, dos volantes, uno de ataque con el número 4 y otro de contención con el 6; por delante de ellos el número 8, interior derecho, ida y vuelta, ayudas al medio campo y llegadas a la delantera con el número 10, zurdo normalmente, más creativo, más adelantado; y en la punta de lanza un 9 rematador, normalmente estático, fijando al menos a un central defensivo contrario, esperando centros bien del extremo derecho número 7 o del extremo izquierdo número 11 que solían pegarse a las bandas sin más movimientos que correr paralelos a las bandas. ¿Nos recuerda alguna táctica actual?

- Veo el partido de fútbol y recuerdo… que, en los viejos tiempos de los años 60, cuando el partido iba mal, siempre había algún “vocinguero” que gritaba con suficiencia para conminar a una mejor organización: “¡A ver, la media!”. Normalmente, la media siempre eran el 4 y el 6, los que debían conciliar la configuración del equipo. Curiosamente, ya Hungría de los 50 organizaba el equipo con el “cuadrado mágico” formado por el 4, 6, 8 y 10, o sea, cuatro centrocampistas. Había una concepción estática del fútbol demasiado rígido, pero le daba solidez hasta que fue evolucionando otras interrelaciones grupales.

- Veo el partido de fútbol y recuerdo… que los marcajes individuales eran la tónica general del fútbol, “hasta el catre” nos recordaban algunos “exigentes” de la marcación. Cuando Menotti nos ilustró sobre el “marcaje zonal” tardó en cuajar la idea en el público y también en los jugadores. Los más inteligentes comenzaron a elucubrar sobre la “mixtura” de los marcajes, alternando hombre o zona según circunstancias y momentos de juego. Incluso se llegó a plantear una exageración conceptual como fue el marcaje zonal en saques de esquina, cuestión que ya pasa desapercibida en la práctica. Últimamente, en España hemos asistido a un “marcaje al hombre” en el Celta de Vigo por parte del entrenador Eduardo Berizzo, reminiscencias formativas de Marcelo Bielsa que llegó a implantar en el Athletic de Bilbao. Pero con matices, lo más parecido al marcaje “mixto”…

- Veo el partido de fútbol y recuerdo… que las tendencias y las modas en el fútbol son como los pantalones cortos, o anchos, o campana, o talle bajo, etcétera. Se comienza a hablar de “3 centrales” y parece que aquello es la panacea nunca descubierta hasta ahora; o la posesión; o la posición; o los carrileros; o la salida del balón jugada; o la presión después de pérdida; o las colocaciones del equipo el bloques bajo, medio o alto; o el tiro a puerta al poste corto; o la barrera con “cocodrilo”; y un largo etcétera que denota, muchas veces, una gran limitación teórica de los principios fundamentales del juego mismo.

            19.Julio.2022.