Tendencias a contrastar del fútbol más reciente...

 de MAROGAR .  artículo leído 523 veces

“¿Cómo sería nuestra vida sin pruebas, situaciones adversas, aventura, riesgo?” (Richard Bach, “Más allá de las ilusiones”).

Era el sábado 1 de agosto de 2015, jugaban Wolfsburgo contra Bayern de Münich, empataron a un gol y el equipo de Guardiola sucumbió en la tanda de penaltis, precisamente por un error de Xabi Alonso en un lanzamiento. Al comienzo del partido, habían transcurrido cinco minutos, y ya veía dos detalles muy significativos en el equipo de Guardiola: 1. Defensa de tres. 2. Lanzamientos profundos en diagonal a desmarques de los delanteros. Lo que me llamaba mucho la atención. En la conclusión, señalé en un “twitter”: “Un Bayern irreconocible con el estilo tradicional de Guardiola”. Todo un contrasentido. Del mismo modo, manifesté mis dudas sobre el fichaje del chileno Vidal, a mi no me parecía un jugador acorde con las ideas tradicionales de Pep, que no me sorprendió en sus declaraciones: “Ha sido un fichaje del club”. ¡Raro, raro, raro…! Ya por entonces (agosto 2015)  se barajaban noticias de que el Manchester City quería ficharlo, mientras que el entrenador aseguraba que  no tenía ninguna oferta, ni siquiera del Bayern. En diciembre 2015, Guardiola habló con el Bayern pero se sigue asegurando que es el próximo entrenador del City. El actual entrenador Pellegrini asegura que “eso se viene escuchando ya desde hace dos años y medio…”

En la práctica, Guardiola sigue ganando en Alemania… Incluso, hace unas fechas, se publicó un apunte que rozaba lo propagandístico, poco menos que Guardiola había inventado un nuevo sistema de juego, el 1.5.5., o sea, jugaba con cinco delanteros como en la antigüedad del fútbol en el sistema piramidal. La W.W., “inventada”, incorporaba a cinco figuras adelantadas, aunque la realidad práctica es que dos de ellos jugaban de interiores, como los antiguos 8 y 10, escalonados, pero nunca en línea como antes de 1925. Analizando dicha propuesta se descubre un nuevo “papanatismo” de algún periodista iluminado, por supuesto partidario de Guardiola… Después de tres años sin demasiada aceptación del club, ni siquiera de los espectadores, Guardiola comienza a evolucionar en la idea de contar con los jugadores que tiene y no al revés, sobre todo porque ha tenido que resolver serios problemas por lesiones de jugadores clave... “Si en esta vida queremos terminar más alto que donde empezamos, hemos de dar por sentado que el camino será cuesta arriba” como escribiera Richard Bach en su libro “Más allá de las ilusiones”, justo después de su primer accidente de avión. Guardiola, con su privilegiada visión, conoce el mundo del fútbol en el terreno y en el ambiente social, sabiendo que si no gana ya sabe el camino porque no le siguen a ojos cerrados…

Martí Perarnau profundiza sobre la evolución del fútbol de Guardiola: “La confusión respecto del modelo de juego de Guardiola es universal, inducida por una amplia mayoría de prensa española que nunca fue capaz de comprender en qué consistía el juego de posición que practicaba el Barcelona. Convertir las causas en efectos, confundir los instrumentos con la esencia y difundir conceptos inexactos -quizás por desconocimiento, quizás por incomprensión - generó unos tópicos inauditos: el tiki-taka, el falso dogmatismo de la posesión, la supuesta trascendencia de la horizontalidad, etc…” Para más abundamiento, contrasta la opinión de Dani Alves en los últimos días: “Con Guardiola acabamos siendo muy previsibles”. Guardiola a sus jugadores del Bayern de Münich les indica: “Yo odio el tiki-taka. Lo odio. El tiki-taka es pasar el balón por pasar, sin ninguna intención. Y esto no sirve para nada. No os creáis lo que dicen: ¡El Barça no tenía nada de tiki-taka! ¡Eso es un invento! ¡No hagáis caso! En todos los deportes de equipo el secreto es cargar mucho un costado para hacer que el contrario bascule. Cargar mucho y atraer al contrario para que deje libre el costado débil. Y cuando hemos conseguido cargar y atraer, entonces debemos resolver por el costado opuesto. Por eso hay que pasar el balón, sí, pero con intención, con intencionalidad. Pasarlo para cargar, para atraer y para resolver por el opuesto. Nuestro juego ha de ser eso y no el tiki-taka”. Lo que me deja aliviado porque es lo mismo que yo venía repitiendo en mis ocho libros publicados. Xabi Alonso llegó a aclarar de Guardiola que “Me ha sorprendido mucho: Pep no hace más que pedirme que sea vertical. Siempre vertical. Pases verticales. Interiores o exteriores, pero verticales”. Y es en esa idea que se justifica el fichaje de Arturo Vidal, es un paso más en dicho proceso: llegada al área desde la línea media y buena puntería. ¿Y ahora que opinan los “poetas del verso” del juego de Guardiola? ¿Una confusión más para los “académicos” del modelo Barça? Definitivamente, ya estoy convencido de que Guardiola está intentando una nueva evolución, una más, ésa que sus seguidores no acabam de digerir, o de vislumbrar, sencillamente porque siguen creyendo que el “Tiki-taka” es un sistema de juego…

Recientemente, el Barça perdió 4 puntos porque empató dos partidos y Luis Enrique ya era motivo de crítica fácil. Menos mal para él que el Real Madrid falló estrepitosamente en Villarreal. Mientras que el Atlético ha conseguido empatarles a puntos, aunque la diferencia de goles favor/contra favorece a los barceloneses. Por supuesto, aunque los casos entre Benítez y Luis Enrique son paralelos comparándolos con la temporada pasada, la anterior temporada el Barcelona supo estar a la altura de las circunstancias con el entrenador, lo mantuvo y lo ganó todo… Quizás un ejemplo a seguir que no todos están dispuestos a cumplimentar para el futuro. De hecho, “la cacería” contra Benítez se ha intensificado, agravado por su falta de resultados efectivos a corto plazo…

Salamanca, 15 de diciembre de 2015.