Precisiones del partido R.Madrid - Barcelona (21.11.2015)

 de MAROGAR .  artículo leído 615 veces

“Hay tres cosas que nunca podemos aspirar a lograr con el razonamiento: la certeza absoluta, la precisión absoluta, la universalidad absoluta”. (Charles Sanders Peirce).

Pasamos de la elucubración a la realidad del partido Real Madrid-Barcelona. “La pasión es el inicio del éxito”, decía Robert T. Kiyosaki autor del libro “Padre rico; Padre pobre”. Esta reflexión de doble cuerpo afecta a ambos contendientes: “El fracaso derrota a los perdedores, el fracaso inspira a los ganadores”.  (Kiyosaki). Ahora que el Barça se sitúa con 6 puntos más que el Real Madrid podremos comprobar quién es el auténtico ganador o perdedor. Durante el partido, había tanta diferencia que se cumplía la letra de Sabina: “… y hubo tanto ruido/que al final llegó el final./Mucho, mucho ruido, /ruido de ventanas,/nidos de manzanas/que se acaban por pudrir./Mucho, mucho ruido,/tanto, tanto ruido,/tanto, tanto ruido,/tanto ruido y al final/por fin el fin.”

Las alineaciones iniciales a mi me parecieron magníficas las dos. Me sorprendió que jugase Benzema y no alinease Casemiro. Por tanto, Rafa Benítez decidió con pleno criterio. Del mismo modo, Luis Enrique prescindió de salida de Messi y utilizó a Sergi Roberto por la banda derecha, por delante de Alves. Pero son pequeñeces… Apariencia de 1.4.3.3. en Real Madrid y 1.4.4.2. en Barcelona… También podríamos pintar un dibujo de 1.4.2.3.1., en R.Madrid y 1.4.3.3. en Barcelona. El papel lo aguanta todo… Pero la actitud en el juego determinó la realidad.

Primera parte, superioridad plena del Barça en juego y en resultado: 2-0. Siempre en superioridad en las zonas de medio campo y el R.Madrid intentó presionar pero nunca llegaba. Por otra parte, el Barça presionaba en bloque las salidas y R.Madrid sin opciones en las salidas, jugando hacia atrás o la perdía. Respecto a los goles, nada que oponer, Suárez resolvió con desmarque a pase de Sergi Roberto (Minuto 11); y el segundo Neymar, que no había aparecido apenas, resolvió delante de Keylor (Minuto 38) y en posición de fuera de juego; Modric perdió un balón fácil cuando conducía en ataque y se despistó de la presión de Suárez que le quitó el balón. Se vieron ya carencias individuales que complicaban lo colectivo: Marcelo no atacaba porque físicamente no estaba fluido; no digamos Benzema, o James. Pero los demás no andan sobrados tampoco, Cristiano apenas peligró así como Bale. El Barcelona, sin embargo, muy coordinado en ataque y en defensa. Lo más negativo del Barça una pérdida del portero a un balón englobado por Bale que Cristiano pudo marcar… Pero casi anecdótico porque no partió de una acción jugada con sentido… El Madrid había posicionado la defensa en tres cuartos, achicando espacios, pero el Barça tiene muy bien asumido lo de “no perder el balón” y combinó, se asoció, haciendo triángulos con superioridades; mientras que R. Madrid la perdía porque siempre quería salir en vertical… Casi al final, en los 2 minutos de descuento, pudo llegar el tercero… Menos mal porque el partido hubiera sido un martirio para la segunda parte.

Se inició la segunda parte del partido, al minuto siete pared bellísima entre Iniesta y Neymar que éste devolvió hacia atrás de tacón y el propio Iniesta tira a puerta a la escuadra. Golazo. Hasta el minuto 28 que Suárez marcó el cuarto. Después del 3-0 hubo jugadas aisladas del R.Madrid, podríamos asegurar que Bravo fue uno de los destacados del Barcelona, pero no nos engañemos, porque el R.Madrid jugaba muy aisladamente. Al minuto 13, Marcelo tuvo que desistir porque su lesión se había reproducido. Y no aparecía un liderazgo en el Real Madrid que comandara la revuelta. Isco había sustituido a James, por cansancio de éste, y ejecutó algunas acciones individuales, de salón, por banda derecha. Ya en su frustración, tarjeta roja a Isco, un minuto después de que Carvajal también obtuviera una amarilla y se oyeron gritos de “Florentino, dimisión”.  Messi reapareció para hacer fútbol de salón y consolidar su mejora de la lesión. Lanzó algunos pases magníficos…

Sin duda el Barcelona fue muy superior, mucho más de lo que dice el resultado de 4-0. En el juego de bloque, en los mecanismos colectivos ataque/defensa, incluso en las acciones individuales y puesta a punto. Ahora recuerdo un comentario de Oscar Pereiro, en El Chiringuito: "Benítez se juega muchísimo en el Clásico". Y lancé un “twitter” que me salió del alma y que aquí reproduzco: “Ese es el auténtico problema del Real Madrid, NUNCA los jugadores se juegan NADA… ¡Coño!”. Algunos descargarán su conciencia metiéndose con las decisiones de Benítez pero, sinceramente, lo que ví en el campo lo deben resolver los jugadores a futuro con la colaboración del entrenador. Hace un año por estas fechas, el Barcelona no funcionaba y el Real Madrid iba primero en la clasificación general de la Liga. Su entrenador, Luis Enrique, estaba totalmente cuestionado, al parecer no entendía el juego, el equipo no funcionaba, se llevaba mal con jugadores notables, etcétera. Y a partir de enero todo cambió… ¿Por qué el Real Madrid no confía en sus entrenadores…? ¿Por qué los jugadores del Real Madrid se van de rositas cuando pierden…?

Salamanca, 21 de noviembre de 2015.