UEFA EURO 2016 - Francia nos espera... 7/n.

 de MAROGAR .  artículo leído 253 veces

“Probamos por medio de la lógica, pero descubrimos por medio de la intuición”. (Henri Poincaré).

Y los cuartos fueron sucediendo, Polonia y Portugal empataron a uno pero Portugal resolvió en los penaltis. Y Gales sorprendió e hizo un juego de conjunto, patriótico, para ganar por 3-1 a Bélgica, bisoña y con enfrentamientos internos jugadores-entrenador. Alemania e Italia empataron a uno, y nueva prórroga que no sirvió para nada y lanzamiento de penaltis. Un desastre de ejecución nunca visto, hasta 6 jugadores no resolvieron en la tanda inicial. Después de 18 penaltis salió un clasificado, Alemania mientras que el Seleccionador Conte aseguraba que había obligado a cambiar de sistema a Alemania. Por último, Francia goleó  por 5-2 a Islandia, fútbol rudo, entregado, nada exquisito ni especulativo. Francia con nuevas rotaciones eliminó a los islandeses que dieron una lección de entrega. Ello llevó a nuevos enfrentamientos en semifinales, Portugal metió 2 goles a Gales, inapelables, con sobriedad y eficiencia. El primer gol de Portugal marcado por Ronaldo, en salto vertical prodigioso, muy analizado por los biomecánicos aunque el gesto técnico de cabeceo fue majestuoso suspendido ahí arriba por unas décimas. En la otra parte, un enfrentamiento más difícil aún como lo fue Alemania contra Francia. El juego lo aportó Alemania y los goles Francia, poderosa, jugadores sacrificados y entregados, además con la suerte del primer gol de penalti realizado por Griezmann que también definió en el segundo. ¿Alguna novedad técnica en semifinales…? Es de agradecer que ambos partidos se resolvieran en el tiempo reglamentado, sin prórrogas ni penaltis, con jugadas de gol y tácticas comedidas. Por tanto, la final correspondiente será Francia-Portugal.

A priori, observamos que el “síndrome de Leicester”, finalmente, pudiera ocurrir ya que el “fuerte” Francia se enfrenta al “débil” Portugal. Ahora bien, con jugadores significativos que pueden resolver en momentos aunque su equipo juegue al “cero-cero” como insiste el entrenador Santos de Portugal… “La intuición es la lucidez que el corazón conoce y la mente ignora”. Si así fuera, tengo la sensación de que Portugal puede resultar la sorpresa definitiva de este Campeonato, a pesar del anfitrión que ha ido endureciéndose a lo largo de los partidos celebrados. Por ello, quizás, Francis Bacon podría opinar de esta final de fútbol “Europa 2016”: “La ocasión hay que crearla, no esperar que llegue”. Ahora ya no hay marcha atrás, un partido, la Final, dos Selecciones que están ahí por méritos propios con jugadores muy señalados: Pepe, Sanches, Nani, Ronaldo, Quaresma, Payet, Pogba, Greismann, Sissoko, etcétera.

Ya que estamos en Francia, como decía Voltaire, “Proclamo en voz alta la libertad de pensamiento y muera el que no piense como yo”. Son ya demasiados favoritos del que firma este escrito que se quedaron en tierra, eliminados: Inglaterra, España, Italia, Alemania…  El Campeonato ha sido irregular, de pocos goles, de pocas novedades, de pocas incidencias negativas también… Amalia Rodrigues cantó su fado singular: “Lisboa não sejas francesa// Com toda a certeza// Não vais ser feliz// Lisboa, que ideia daninha// Vaidosa, alfacinha,// Casar com Paris// Lisboa, tens cá namorados // Que dizem, coitados, // Com as almas na voz//  Lisboa, não sejas francesa// Tu és portuguesa// Tu és só pra nós”.

Tanto Portugal como Francia disponen de dos Seleccionadores muy pragmáticos en la dirección de los partidos igual que en la elección de sus futbolistas. Como dijera Antonio Gramsci, “Mi pragmatismo consiste en saber que si golpeas tu cabeza contra la pared, es tu cabeza la que se romperá y no la pared”… Ambos piensan igual, ambos actúan igual, ambos maquinan para la obtención del mismo objetivo… Ninguno trata de engañar a nadie y abiertamente señalan sus intereses: “Aceptar nuestras debilidades en lugar de tratar de ocultarlas es la mejor forma de adaptarse a la realidad”, como dijera David Viscott. El Seleccionador portugués,  Fernando Santos, analizó en rueda de prensa la final ante Francia: “Yo dije en el sorteo que Portugal era candidata para llegar y ganar la final, pero Francia siempre estuvo entre mis favoritos… De ser favorita a ganar hay mucha diferencia, Porque yo creo que gana Portugal”. Y con desparpajo se atrevió a centrar la realidad: “Me gustaría que dijesen que Portugal ganó 0-0”. Deschamps, por su parte, aportó flexibilidad en las alineaciones rotando ampliamente, utilizando diversos dibujos en función del rival, a veces fue contracorriente en los cambios imprevistos de hombres… Y asegura: “No fue fácil, pero paso a paso nos hemos ganado el crédito. Mañana tenemos la oportunidad de hacer historia y es una oportunidad única en nuestras carreras”. Y la Final ofrecerá algún dato curioso como que una gran mayoría de jugadores juegan en la “Premier League” (Hasta 14 futbolistas); Francia aporta 8 jugadores y España y Portugal 7;  Méjico 1. En Portugal es el Sporting de Lisboa el que más contribuye, un total de 4. Y acentuando aspectos de la globalización, muchos futbolistas nacieron en otros países, pues los habrá de Guinea-Bissau, Angola, Alemania, Brasil, Zaire, Senegal y Camerún.

El 11 de julio llegó la Final anunciada. Francia jugó con mayor fuerza física pero Portugal jugaba organizada, con menos control del partido. Además, en el minuto 17 una entrada desgraciada a Ronaldo acabó con éste transportado en camilla a la caseta. Lágrimas. Portugal se rearmó tácticamente. Se hicieron más fuertes y empezaron a ayudarse colectivamente. Hasta que se vislumbró la prórroga, Santos el Seleccionador hizo unos cambios acordes a su idea de partida. Eder lo dejó de delantero centro en punta y, a pesar de su blandura, logró tirar fuera del área y marcar el gol de Portugal en la segunda parte de la prórroga. El fútbol iba y venía, Portugal después del gol es cuando menos táctico estuvo, no conservando la pelota y queriendo meter el segundo que casi consigue de falta cuando el balón golpeó el larguero a falta lanzada por Raphael Guerreiro con su pierna izquierda. En Francia, destacó sobremanera Sissoko por sus conducciones de portería a portería superando en velocidad a todos los contendientes. Y la tónica física fue la que prevaleció pero no sirvió para superar a Portugal, incluso con un 56% de posesión. Deschamps cumplió con su perfil y mantuvo un equipo enérgico pero sin resolución práctica y poca creatividad. Santos ya había anunciado su programa de cero a cero que su equipo incumplió a falta de pocos minutos para finalizar partido y prórroga. El partido no fue muy bueno, intenso, nervioso en ocasiones por algunas entradas fuera de lugar, pero cumplió con la tónica del Campeonato. Frustrante.

En último caso, el “síndrome Leicester” se volvió a cumplir en este caso. La Copa se va de Madrid a Lisboa. La Copa es Ibérica por los cuatro costados. “Parabéns pela vitória, Portugal”.

Salamanca, 11 de julio de 2016