¿Y después del R. Madrid-Barça, qué...?

 de MAROGAR .  artículo leído 172 veces

“La paciencia: es la fortaleza del débil. Y la impaciencia: la debilidad del fuerte. (Inmanuel Kant).

            Ésta fue una semana complicada, física y mentalmente, para todos los jugadores y entrenadores que participaron en “Champions League” y “Europa League”. Una primera decepción fue la del Barcelona que resultó eliminado por la Juventus de Turín, 3-0 en Italia y 0-0 el pasado miércoles día 19 de abril en Barcelona. Sin duda, sensación de fracaso por más cataplasmas calientes que se intenten poner. El Atlético de Madrid empató en Inglaterra 1-1 contra Leicester City (Campeón “Premier” año pasado) mientras que los atléticos habían ganado por 1-0 en Madrid. Como siempre, se mostraron poco pródigos en goles aunque aspiran a mayores logros. El Real Madrid eliminó al Bayern de Münich en un resultado total de 6-3, durante 2 partidos y una prórroga de 30 minutos, con una diferencia muy notable de tres goles por parte del Real. En “Europa League”, el Celta de Vigo llevaba 3-2 a Genk y allí empató a un tanto. Quedaron eliminados Barcelona, Borussia Dormund, Bayern de Münich, y Leicester City, tres de ellos muy partidarios del concepto “posesión de pelota”, confirmando lo que había catalogado en mi anterior escrito como “un dogma que declina”. En “Champions” se mantuvieron Juventus, Mónaco, At. Madrid y Real Madrid. Mientras que en “Europa League”, se mantuvieron Manchester United, Celta de Vigo, Ajax y Lyon. De los ocho equipos en liza resultaron 3 equipos españoles, 1 italiano, 2 franceses, 1 holandés, y 1 inglés, lo que apunta una tendencia futbolística. El viernes pasado fue el sorteo correspondiente a semifinales y resultó un enfrentamiento como Real Madrid-Atlético de Madrid que dio al traste con una final española en “Champions”, eso sí, la final aportará un equipo español. Asimismo, el Celta se enfrentará al Manchester United.

            Son ya 115 años de enfrentamientos entre Real Madrid y Barcelona, se habían jugado 233 partidos oficiales con 93 victorias del Real Madrid y 91 victorias del Barcelona. En empate, acabaron 49 encuentros, con 391 goles marcados por los merengues y 372 los blaugranas. Respecto a goles, el máximo realizador fue Messi con 21 tantos, aunque en estos momentos lleva seis “Clásicos” sin ver portería, no volvió a marcar desde el 23 de marzo de 2014. Por el Real Madrid fue Di Stéfano quien más goleó con 18 tantos y le sigue Ronaldo con 16. Desde la 2008/09 se disputaron 13 partidos en el Santiago Bernabeu y sólo ganó 3 de ellos, con 3 empates y 7 victorias de los barcelonistas. El domingo 23 de abril se jugó un partido decisivo, Real Madrid-Barça. De nuevo la confrontación de estilos, cada uno con sus partidarios. Esta temporada, R. Madrid lleva un 55,4% de media poseyendo la pelota, si bien el Barcelona son líderes con el 64%. Empezó el último partido con dos equipos en formación 1.4.3.3. Cuando se empieza a ver el partido, tomo numerosas notas de los “sucesos”, tratando de encontrar las claves para el desenlace final. ¿ ”Verticalidad contra posesión” ? A mí me pareció que el resultado final de 3-2 a favor del Barcelona fue la conclusión de: “Paciencia contra impaciencia”. Por otra parte, se confirma que el Real Madrid no sabe jugar a especular, a controlar, es demasiado transparente, incluso en los minutos finales con 10 hombres, después de haber empatado heroicamente a 2 tantos contra Barcelona, intentó ganar el partido, innecesariamente. Un empate era suficiente para preservar la clasificación general. Por tanto, otra conclusión: “R. Madrid no sabe jugar a empatar”. O lo que es lo mismo: “Son tácticamente inmaduros”. Otras cuestiones a reseñar: A Messi no se le debe entrar a los pies para intentar quitarle el balón. Cuerpear con él, entorpecer, intimidar, sería más práctico. El gol de la victoria del Barcelona se inicia en Sergi Roberto, saliendo desde su propio campo y nadie se interpone, el balance defensivo no llega a formarse, hasta que el balón acaba en los pies de Messi como realizador. Tampoco veo “los problemas psicológicos de Messi" que decían desde Argentina. En el tiro de distancia de Rakitic del 2-1 fue extraordinario, aspecto que solo fue imitado por Modric una vez; y poco más por parte de los centrocampistas.

Por consiguiente, los aspectos fundamentales son expresiones de toda la temporada y podrían haberse resuelto ya. Zidane estuvo acertado, sobre todo en la salida al campo de James, autor del gol del empate a dos goles, muy dinámico y agresivo en la portería contraria casi pudo marcar un segundo gol. Tampoco es achacable al entrenador un exceso de celo en la entrada de Ramos que no controló su potencia frente a Messi y recibió la expulsión. Ni tampoco es achacable la nueva lesión de Bale que nos va dejando de frustración en frustración. Los porteros, ambos, hicieron un buen partido porque pararon números balones de gol en esa rifa que se convirtió el partido en idas y vueltas. Al final, el Barcelona llegó al 57% de tenencia pero con tres goles; y el Real un 43% con dos goles. Jugando más juntos en los momentos más álgidos, el Real Madrid podría haber empatado el partido pero, insisto, no ha aprendido a controlar el juego en momentos que el equipo lo necesita. Otras veces ya lo he constatado, Ronaldo no puede “exigir” el balón por delante cada vez que el equipo dispone de la pelota, Carvajal y Marcelo deberían haber “conservado” más que empujado al equipo a un ataque alocado. En esas precipitaciones, Cristiano falló algún gol sobre todo a pase de Asensio que jugó excesivamente supeditado al portugués. Ahora la Liga 2016/17 está mucho más igualada, el Real Madrid tiene una bala en la recámara con el partido a jugar contra el Celta de Vigo, aparte el resto de partidos del Campeonato. Potencialmente dispone de 1 ó de 3 puntos posibles que solucionarían el Campeonato en caso de igualada de Barcelona y Real Madrid en el resto de partidos del calendario. Y una diferencia práctica, mientras que el Barcelona jugará la “Copa del Rey” contra el Alavés, el Real Madrid debe jugar a doble partido la próxima eliminatoria de “Champions” contra un equipo tan rocoso como Atlético de Madrid. Ese es el panorama real. Todo lo demás, expulsiones, arbitrajes, situaciones extras que puedan surgir en los partidos restantes, es meramente anecdótico. El Real Madrid, ayer, era Campeón virtual de la Liga 2016/17 en el minuto 92 del partido y dejó de serlo en el 93. Esa es la grandeza del fútbol que nos ocupa…

Salamanca, 24 de abril de 2017