Vértigo y éxtasis en el fútbol.

 de MAROGAR .  artículo leído 79 veces

“Aprende a contactar con tu silencio interior y entérate de que todo el mundo tiene un motivo. No hay errores ni coincidencias. Todos los acontecimientos son bendiciones para que aprendamos”. (Elisabeth Kübler-Ross).

He buscado muchos antecedentes del fútbol, hay que seguir ahondando en orígenes, desarrollos, esencias, contrastes, miserias incluso… Siempre renegué de ideas exclusivistas, sobre todo aquellas que sonaban así: “El fútbol se juega de dos maneras, o bien, o mal”. También hui de la trampa histórica de los que propugnaban un “fútbol único y verdadero”, tal vez porque durante algún tiempo les sirvió para ganar. Afortunadamente para el fútbol, los que siempre ganaban dejaron de ganar apareciendo otras fórmulas singulares y así sucesivamente en distintas épocas. Desde luego, no me gustan que los equipos ganen a base de “cartera”, porque también se ha demostrado que los que solo fichan jugadores caros tardan en hacer equipo y nunca acaban de ganarlo todo. ¡A Dios gracias!  Lean conmigo textos aislados de algunas crónicas periodísticas y contrasten: “El Real Madrid conquistó su décima “Supercopa de España”, con una autoridad incontestable ante un Barcelona que no despierta de la conmoción de haber perdido a Neymar”. (…) “La “Supercopa de España” plasmó la distancia actual entre dos grandes enemigos. Del estado de gracia del Real Madrid a la impotencia y la desesperación de un Barcelona que nuevamente se vio superado, muy lejos del nivel que exhibe el bloque de Zinedine Zidane con variantes diversas para golpear sin misericordia. El Bernabéu entraba en éxtasis…” (…) “El niño lo había vuelto a hacer. Desató un fútbol de diversión, con taconazos, rápidas transiciones, subidas continuas de laterales, robo en campo contrario. El clásico se hizo largo en una cuenta atrás hacia el segundo título del curso de un Real Madrid imparable que alimenta el sueño del sextete”. ¿Leyendo lo anterior que data tan solo de hace tres meses, reconocemos ahora aquella realidad o por el contrario fue un engañoso sueño de verano?

En diciembre 2017, firmó Athos Dumas: “Todo el mundo anda alegremente criticando al Real Madrid, aproximadamente desde que aquella mañana de septiembre, ante el Levante, el equipo tropezase 1-1, en un partido en que por ocasiones el marcador debió haber sido un 6-1. Los elogios y alabanzas del mes de agosto, tras alzar en apenas 10 días 2 trofeos como las Supercopas de Europa y de España, ante prestigiosos rivales como el Manchester United y el Barcelona, se fueron apagando desde entonces… Desde hace 3 meses, toda noticia que sale a la luz pública relativa al Madrid es negativa: lesiones musculares, partidos irregulares, problemas en defensa, sequía en ataque… A todo esto, supuestamente la plantilla está mal confeccionada ya que las bajas de Morata, James o Pepe no se han cubierto suficientemente bien con Mayoral, Ceballos o Vallejo (además, añado yo, de Theo y Marcos Llorente). Resumiendo: que nadie se acuerda de que Morata se quiso ir –desde el mismo momento en que acabó el partido de Cardiff de la final de Champions-, que Pepe no quiso aceptar el año de renovación que se le ofreció y que James quería más minutos en un equipo grande.  Eso, por una parte. Y por la otra, que haber fichado a media selección sub21 –que está deslumbrando a todo el mundo- ahora parece ser que fue una mala decisión. Aún recuerdo las portadas de los elogios cuando el Madrid se adelantó al Barça en los fichajes de Theo Hernández y de Ceballos. Lo mismo cuando se repescó a Vallejo, a Llorente y a Mayoral. “El Madrid del futuro”, se titulaba sin pudor. Pero no hay nada más perecedero que una portada de fichajes veraniegos...”

Este editorial tan certero podría haberlo escrito Florentino Pérez para dar cuenta a su Asamblea de socios e incorporar sensatez, raciocinio y perspectiva histórica (3 meses de historia) a esos aficionados que están en un “sinvivir” con los últimos resultados. Sinceramente, esos estados de ánimo ficticios están sujetos a la presión comercial de periódicos y rankings radiofónicos porque, de lo contrario, no se puede cambiar tanto de opinión y en tan poco tiempo. Y sigue Dumas: “Lo que funcionó el año pasado ya no funciona. La unidad A está acomodada, la B demasiado verde o sin ambición y para qué hablar de la C con los chavales del Castilla. Nadie confía en nadie. Todo es un desastre. Se avecina el Armagedón, a los pies del Monte Megido en Galilea, donde se dilucidará la batalla final entre las huestes del bien y del mal y donde el Real Madrid quedará reducido a polvo y cenizas. El club más laureado del mundo no sobrevivirá al sóleo de Bale, a los arbitrajes de Hernández al cuadrado o de Fernández Borbalán, al tabique nasal de Ramos o a ciertos debates de las tertulias nocturnas”. (…) “Dentro de 15 días se juega el último título del año, el Mundial de Clubes en Abu Dhabi. De conseguir conquistarlo, el Madrid alzaría su quinto título oficial en un año natural, superando cualquiera de sus 115 años de historia”.

También se ha publicado que el “Barcelona, poco juego, mucho discurso”. Asegurando: “Decir que el Barça de Valverde es un conjunto equilibrado, sólido y versátil no es más que una retahíla de eufemismos amables para evitar una realidad más sencilla e incómoda”. Pero, ¿estamos todos locos, o qué…? ¿A qué tipo de fútbol aspiramos? ¿Cuál es el modelo que propugnamos, cual es la referencia exacta…? ¿El éxtasis del fútbol representado por el Real Madrid de agosto se convierte en vértigo en tan solo tres meses? El Barcelona ocupa ahora mismo el primer lugar y le sigue un Valencia que, de momento, ocupa una posición aventajada por su fútbol eficiente. Y apuntamos otra muestra de actualidad es la situación del Tottenham inglés. Hace menos de un mes que se le consideró el modelo a seguir por el Real Madrid, quedando el primero de su grupo en “Champions League”, incluso el entrenador Pochetino sería un buen candidato para entrenar a los madridistas así como el delantero Kane era el mirlo blanco para ficharlo y superar las carencias actuales goleadoras de Benzema y Cristiano Ronaldo. Pues, de pronto, resulta que en la “Premier” no ganaban desde el 5. noviembre, y los resultados negativos se le han acumulado, por lo que en un mes de competición se ha producido una debacle temporal. ¿Vértigo después del éxtasis? Es toda una constante en el fútbol actual que no aprendemos a digerir de manera sosegada, de manera deportiva…

Escribió Alfonso López Quintás, en su libro “Vértigo y éxtasis”: “En el fútbol se entreveran, por vía de enfrentamiento deportivo, las posibilidades que ponen en juego ambos equipos. Tal entreveramiento se traduce en “alumbramiento de sentido y de belleza.  En deporte, y de modo especial en el fútbol, suele hablarse más bien de emoción que de belleza. Vistos ambos conceptos de modo radical, se muestran interconexos merced a la parte que encierran de creatividad… la belleza viene definida de antiguo muy justamente como “el esplendor del orden”. Por inclinación natural, todo juego tiende a plasmarse en formas bellas”. Esta visión sería interesante para gestionar el fútbol desde las edades menores, supondría que nuestro entusiasmo por un determinado equipo no implicaría el rechazo de todo lo bueno que podamos observar en los contrarios. De tal forma que, las crestas de rendimiento de los equipos no debieran alterar con criterios tan volubles como los que se producen en la actualidad. El Valencia de este momento está entusiasmando a los suyos; el del año pasado era autodestructivo. ¿Cuál es la diferencia? Lamentablemente, aquel equipo perdía muchos puntos y el actual gana la mayoría de ellos. ¿A esto se reduce nuestro entusiasmo por nuestro equipo favorito? Claro que nada es eterno en el fútbol para su magnífico desarrollo, igual que en la Liga española empieza a establecer aspectos no previstos. Nadie preveía para la última jornada jugada que el Barça perdiera dos puntos en casa contra el Celta; tampoco que el Real Madrid empatara contra el titubeante Athletic de Bilbao; o que el Valencia perdiera en Getafe. Mientras tanto, el Sevilla y el Atlético de Madrid ganaron y se aproximaron convenientemente para dar lustro a esta Liga 2017/18, aún por jugar dos partes de los partidos del calendario…

Salamanca, 4. Diciembre. 2017.