UEFA EURO 2016 – Francia nos espera... 2/n.

 de MAROGAR .  artículo leído 273 veces

“Contigo empezó todo…” (Piqué)

España alineó de salida con De Gea; Juanfran, Piqué, Ramos, Jordi Alba; Busquets; Silva, Fábregas, Iniesta, Nolito; Morata. Un dibujo anunciado del 1.4.1.4.1. con el que el dominio fue total (Más del 70% de posesión entre las dos partes) contra una defensa posicional extrema, agrupada y retrasada hasta el borde del área de penalti. Hubo que esperar al minuto 86 para que Piqué rematase de cabeza un centro que Iniesta dio con la pierna derecha, desde el sector izquierdo. Después de un córner a favor y que después de algunas acciones del juego habían permanecido allí el central catalán y Ramos, un gol emotivo cuando ambos iban al remate. Recurro al pensador francés Anatole France: “La vida resulta deliciosa, horrible, encantadora, espantosa, dulce, amarga; y para nosotros lo es todo”. El gol clarifica cualquier encerramiento mental. Cambiando la palabra “vida” por “fútbol”, la mayoría de aficionados se adherirán a tal pensamiento sobre todo porque la victoria apareció cuando todo parecía insoluble. Me pareció “indigno” el planteamiento de Chequia para este torneo, por negativo. El fútbol de España fue dominador, a veces demasiado toque insulso sin superar líneas, pocas paredes para avanzar, pocos tiros de distancia para intentar abrir las defensas y la portería contraria. Pero la dificultad del partido tácticamente fue máxima… Y se generaron al final ocasiones suficientes para llevarse el partido aunque también España recibió algún susto. Partido con un solo gol, ahora mismo parece la tónica de la competición…  En general la Selección actuó solidariamente, las individualidades no abusaron de sus específicas cualidades, se buscó el bien colectivo, se tuvo paciencia (A veces excesiva) en la búsqueda de espacios o desmarques, y me alegré al final que De Gea cumpliera correctamente con su función deportiva lo que es de agradecer a la confianza de Vicente del Bosque. Pero son tres puntos muy alentadores…

“Francia sólo admira lo imposible”, según decía Napoleón. Igual que las intuiciones no se explican, de lo cual me alegro, porque no es fácil mantener el criterio avanzado ya de que Inglaterra ganará la “Europa 2016” y se dejase empatar de manera inocente después de un aceptable partido contra Rusia. Todavía me estoy preguntando por qué el delantero Kane, un buen mozo de casi 1,90 metros, lanzó 5 o más saques de esquina y no estaba rematándolos dentro del área contraria. Ahora mismo me siento como un “gato verde” por mi diagnóstico “suicida” a favor de Inglaterra… Mientras tanto, registramos que España tendrá el equipo más bajo (De altura física) del Campeonato e Inglaterra será el más joven del torneo. (Web UEFA). La media de 1,80 m., de estatura de los nuestros contrasta con la de Suecia que llega a 1,85 m., por otra parte no hay tanta diferencia… Le siguen Austria, Bélgica, Croacia, Alemania, Hungría e Islandia con 1,84 metros. ¿Para qué sirven estos centímetros en el fútbol? Como mucho para rematar, o despejar, algunos balones en faltas y córneres echados a la “olla”; sin embargo, el fútbol jugado acariciando el césped puede ser más rentable incluso, porque la menor estatura permite mayor habilidad con el balón, más rapidez de reacción en espacios cortos, mejores prestaciones en las entradas, rastreos al suelo, velocidad en zigzag, capacidad de orientar los marcajes con más versatilidad, etcétera. Por tanto, España tiene más ventajas que inconvenientes entre otras cosas porque, de jugar De Gea, es un portero que supera la media para descolgar balones frente a delanteros-catedrales de otros equipos. Es curioso, Portugal media 1,81 metros con Turquía y Gales; y 1,82 los de Albania, Francia y Rumanía; con 1,83 Inglaterra. Siendo el portero rumano Costel Pantimillion con 2,03 metros el más alto del Torneo, 2 centímetros más que el inglés Fraser Forster y el croata Lovre Kalinic. El delantero italiano Lorenzo Insigne será el futbolista más bajo con 1,63 metros, el norirlandés Jaimie Ward con 1,65 m., y el español Pedro Rodríguez con 1,67. Las edades de las Selecciones son interesantes: Inglaterra (25,39 años); Alemania (25,43 años); pasando a las más veteranas donde gana Irlanda (29,39); le sigue Rusia (28,83). Entre todas las Selecciones el jugador Marcos Rashford es el más joven, nacido en 31.10.1997 y con ficha por el Manchester United. El segundo sería Renato Sanches (18.08.1997); Emre Mor (24.07.1997). Son datos curiosos, objetivos, no opinables, lo que si será su rendimiento en todo el Campeonato cualquiera que sea su condición numérica.

Personalmente, al margen de datos anecdóticos, siempre espero de un evento de esta naturaleza que aparezcan nuevas maneras de jugar al fútbol, nuevas tendencias, nuevas figuras de futbolistas que afloran y que resulten sorprendentes. Es un Torneo para que los futbolistas destaquen en ambientes complejos, en competencia con lo mejor del fútbol de cada nación clasificada (Salvo lesiones y ausencias justificadas) tanto en jugadores como en entrenadores. Es evidente que España tendría que superar sus complejos del último campeonato “Mundial 2014” donde aparecieron los peores resultados deseables, imprevistos, un desastre futbolístico que aplastó todas las esperanzas y expectativas nacionales después de los logros merecidos del 2008; 2010 y 2012. Dejando un poso compacto de desconfianza bastante profundo. Quiero apoyarme en Karlheinz Rummenigge, presidente del Bayern Münich, que dice en el diario “Frankfurter Allgemeine”: “Nuestra liga es buena, nuestro trabajo con la cantera también pero las expectativas en Alemania han crecido y de momento el fútbol español es claramente el mejor del mundo”. Apunta que los clubes alemanes no han ganado nada en Europa desde 2013 y amplía: “Los españoles sacan jugadores de una calidad y en una cantidad que no tiene igual en ninguna parte”.  Significando que el Sevilla ganó por tercera vez la “Europa League” mientras que era séptimo en el torneo doméstico con 39 puntos menos que el Barcelona campeón. “Lo mismo que el séptimo de la Bundesliga que fue el Hertha. Pero entre estos dos séptimos hay una clara diferencia de calidad”. Toda una declaración de principios.

Vimos el primer partido de Francia contra Rumania y ya nos llamó la atención que el Seleccionador quitase del campo tanto a Greezman como a Pogba, dos de los jugadores destacados a priori por todos los entendidos, cuando Francia iba empatada a un tanto. A mi me estaba llamando la atención el acierto y la actividad generosa de Payet un futbolista poco conocido (Un doble en su juego del chileno que juega en el Bayern, Arturo Vidal), hasta que marcó un golazo con su pierna izquierda que supuso la victoria francesa por 2-1. A partir de ahí, parecía que era el fenómeno de la “EURO-2016”; ni un renglón había visto reflejado en los informes previos de todas las publicaciones lanzadas al efecto. Luego hemos asistido a otras victorias pírricas, como la de Gales, Croacia, o Polonia, incluido el resultado de 2-0 de Alemania. Pero, al fin y al cabo, los “primeros” partidos son siempre engañosos, complicados, otras muchas veces definitivos en el desarrollo del Campeonato…

La competición seguirá buscando acontecimientos a destacar, a última hora del día 13 de junio, Italia ganó a Bélgica por 2-0; mientras que Suecia había empatado contra Irlanda. En próximos días iremos calibrando las virtudes y defectos de las distintas Selecciones y sobre todo cuando la Competición entre en máxima exigencia.

Salamanca, 13 de junio de 2016.