¿Todos los entrenadores necesitan un entrenador...? 1 de 2.

 de MAROGAR .  artículo leído 151 veces

“Si el hombre es formado por las circunstancias,
entonces hay que formar las circunstancias humanamente” (Marx y Engels)

Decía Ancelotti en su libro “Liderazgo tranquilo: Conquistar mentes, corazones y triunfos”: “Al principio no tenía conocimiento técnico sobre cómo organizar bien el entrenamiento” (…) “Para mí es importante identificar a los líderes del equipo y a las diferentes clases de líder, para poder trabajar bien con ellos”. (…) “Si salgo ganador es porque soy un tipo tranquilo; del mismo modo si salgo perdedor también es porque soy un tipo tranquilo”. (…) “Yo en vez de buscar a alguien a quien echar la culpa, prefiero buscar soluciones”. Una nueva confirmación de que, haber sido buen futbolista, no garantiza un buen futuro como entrenador, son muchas las disciplinas que hay que aprender de antemano, conjugar, manejar, poner en sintonía. De hecho, los entrenadores tienden a aprender de otros entrenadores sin darse cuenta que de quien más aprenderán será de los propios jugadores. Y, además de saber, siempre su mejor virtud será la de liderar, palabra mágica para mí que debe ostentar cualquiera que dirige un grupo humano…

Modric declaró hace poco: “Tener a Zidane dirigiendo cada día los entrenamientos es especial y lo disfrutamos. El éxito que hemos logrado estos años se debe a él. Nos trajo calma y estabilidad y ha creado un ambiente fantástico. Se asegura de que todos los jugadores se sientan importantes y especiales. Es difícil lograr eso en los grandes clubes, pero ha sido capaz de hacerlo”. Por otra parte, el segundo entrenador del Villarreal, Quique Alvarez, aseguró: “Cruyff y Pellegrini son los técnicos que más me han marcado”. Señaló a su vez: “Conozco el club, al entrenador y al de porteros porque fueron compañeros míos, a los directivos… Así es todo más fácil. No sé si influirá con los jugadores, pero, de momento, me han recibido muy bien y me han tratado perfecto. Espero ganarme poco a poco la confianza de todo el mundo… Cuando eres futbolista disfrutas y, al menos en mi caso, no pensaba qué haría en el futuro. El fútbol es mi vida, lo que he mamado desde pequeño, aunque entrenar es otra cosa totalmente diferente. Pero repito que ojalá de jugador me hubiera fijado todavía más en mis entrenadores”.

Me encantó el artículo de Alejandro Abilleira “Hacia un entrenador ético”, transcribo algunas consideraciones: “Reflexionaba Menotti: Los jugadores no son jugadores de fútbol, son hombres que juegan al fútbol. Tenemos que adquirir el mayor de los conocimientos para ayudarles a ser buenos jugadores y mejores tipos”. Abilleira siguió: “El entrenador que desea conquistar el poder por la vía rápida de la manipulación actúa siempre con celeridad, destacando en cada momento la vertiente de los conceptos que le interesa para sus fines y restándole al jugador la posibilidad de profundizar, quedando predispuesto a dejarse arrastrar por el camino de la confusión”. También precisó: “Entienda el entrenador que acceder a un vestuario significa reformar vidas, cambiar algo en la mente de otros… Ser entrenador exige un compromiso permanente con el pensar, los jugadores y sus relaciones no son sin más una realidad que se explica sin esfuerzo”. (…) “En el dogma el jugador no puede participar y hacer suya la idea”. (…) “La ética del entrenador no tiene más fundamento que ella misma, es decir, su exigencia, su sentido del deber”. Toda una tesis de comportamientos.

Paulo Futre aseguró en 2015: “Cada vestuario es un templo”; y recientemente:” El éxito siempre empieza en el vestuario”. Filipe Luis, jugador del Atlético, dijo: “Cuando yo llegué al Atleti, en 2010, lo que se vivía era un desastre…” Ponderando el desempeño de Simeone: “Lo cambió todo… tuvo que limar muchas asperezas, unir muchas voluntades y conseguir compenetrar a gente que no tenía ninguna conexión tras mantener infinidad de conversaciones individuales con cada uno de ellos… En definitiva, tuvo que acabar con los grupos, porque cuando existen suponen un problema para el equipo”. El martes día 17 de octubre, jugó el Atlético de Madrid contra el Qarabag, el partido resultó horrible y no se pasó del empate. Manu Carreño (CadenaSer, 19.10.2017) aseguró: “Algunos jugadores y pesos pesados del equipo rojiblanco cuestionan algunas de las decisiones del entrenador argentino… sobre todo el asunto de las rotaciones. No queda claro cuál es el equipo titular”. (…) “Da la impresión de que es el Cholo el que ha empezado más motivado, más enchufado y más mentalizado que la mayoría de sus jugadores”. ¿Esta tormenta por un empate? ¿Se le olvidó, de repente, a Simeone cómo gestionar a su gente y el fútbol que hasta ahora le dio resultados? ¡Fútbol indescifrable!

Jupp Heynkes, se hizo cargo del Bayern de Münich en estos días: “Quiero construir un equipo en el que cada uno trabaje para los demás y mire por el éxito del equipo”. Además, se significó en algo que no es moneda común en los entrenadores: “Ancelotti es un gran entrenador y un caballero”. Asegurando: “He visto fútbol internacional estos años. Estoy impresionado con el Real Madrid. Es un gran modelo en el que fijarse”. Justamente Zinedine Zidane logró dirigir 100 partidos al Real Madrid: “Sigo con la misma ilusión que cuando llegué, pero he ganado experiencia, ya soy un entrenador confirmado. Tengo el corazón blanco y disfruto cada día en el Madrid”. El 18 de octubre de 2017, en el Santiago Bernabéu, se enfrentaron el Real Madrid y el Tottenham inglés, con resultado de empate: 1-1. Ambos equipos entrenados, respectivamente, por Zidane y Pochetino. Un partido muy completo de ambos, destacaron los dos porteros especialmente, y hubo ocasiones por parte de los dos equipos. Marcó el primer gol el Tottenham y al Real Madrid le costó empatar. Aparte el resultado, hubo ocasiones para aumentar el tanteador sobre todo el Real Madrid. Zidane había completado un ciclo de 100 partidos después de incorporarse a la primera plantilla del Real Madrid, con muy poco bagaje como entrenador, tras un irregular año y medio en el filial. Fernando Hierro, fue compañero de Zidane entre 2001 y 2003: “No mostraba hacia fuera ese perfil de entrenador que él seguramente ya estaba gestando dentro. A su retirada reflexionó y se encontró”. Hierro remató: “Es una persona con carácter, que tiene muy claro lo que quiere y que es muy ejemplar…”. A pesar de los éxitos obtenidos en los últimos años, todavía Z. Zidane tiene que leer alguna inconveniencia como ésta: ”Pochetino le gana la mano a Zidane” (As,19.10.2017).

Salamanca, 20. octubre.2017.