¿Sólo existe la "tiranía" de los jugadores...?

 de MAROGAR .  artículo leído 440 veces

“La tiranía de una multitud es una tiranía multiplicada”. (Edmund Burke).

Fue muy llamativa la expresión de Vicente del Bosque: “Los técnicos somos esclavos de la tiranía de los jugadores”. Aunque debemos contextualizarla. Y conste que yo lo he pensado otras muchas veces. Pero también existe la tiranía de los aficionados, de los periodistas, o de los directivos, sin excluir a los entrenadores. Pero, insisto, todo depende de un contexto general… A su vez, dijo Del Bosque en “La Sexta”: “Los jugadores no quieren que les cambies y ponen la cara larga e incluso el público acepta que como el entrenador quite a éste le van a echar”. También afirmó el Seleccionador en Toledo ( XI Congreso Internacional de la Asociación Española de Ciencias del Deporte) que “el fútbol español está en uno de sus mejores momentos”, haciendo balance sobre los equipos españoles en “Champions” y “Europa”, lo mismo que España defenderá el título en la próxima Eurocopa. Al respecto de su labor seleccionadora observó: “Intentaremos elegir primero a los mejores y luego Dios dirá el que tenga que jugar”. Y es que Vicente del Bosque sufre también la tiranía de la “opinión pública” tanto con el caso de Aduriz, como la doble vía del asunto Casillas-De Gea; en las últimas fechas apareció la de Torres, goleador inesperado, que los atléticos quieren encumbrar de nuevo. En asuntos de Selección aparece una “tiranía multinivel” ya que cada aficionado está interesado en un jugador, o cada periodista, y quieren elevar a sus favoritos a niveles insospechados con presión ambiental, en los dos próximos meses aparecerán otros nombres: Lucas Vázquez, Saul, etcétera. El Seleccionador dice que “para la salud de una competición es bueno que haya disputa hasta el final”.  Pues eso…

En marzo de 2016, leía a Alex Couto en el blog de Marti Perarnau estas reflexiones: “Al juego del fútbol no le queda tiempo: “La base sobre la que se fundamenta el fútbol es el juego. Por eso, en un equipo técnico cada vez hay menos entrenadores, preparadores físicos, psicólogos o especialistas específicos, cada vez surgen más diagnosticadores en torno al juego. El juego engloba todo, a pesar del reduccionismo imperante aún hoy en día. El juego abarca todo, dando rango de importancia a cada faceta según vaya surgiendo la necesidad. El juego implica jugadores, cada uno exclusivo y único, porque al fútbol juegan personas y estas son distintas unas de otras… El juego del fútbol se ve sujeto a múltiples variables que inciden en su funcionamiento y en el comportamiento de quienes lo juegan”. Por tanto, son muchas las opiniones y los intereses que se dilucidan. De no tener fuerza mental, las presiones serían insostenibles… El resto de detalles del artículo habrá que paladearlo en otro contexto...

Y seguimos comprobando en la “Premier” inglesa que la “tiranía” de los grandes equipos no se está produciendo ni siquiera con los desfasados presupuestos en su favor, permitiendo al modesto Leicester trazar una trayectoria ejemplar. Su entrenador, el italiano Ranieri, forjado en muchas luchas deportivas, informó: “He hablado con mis jugadores antes del partido. Les he dicho que hemos soñado hasta el momento, pero ahora es el momento de hacer el sueño realidad… Luego, si el Tottenham es mejor que nosotros, OK… Pero tenemos que pelear, pelear… porque nunca más vamos a poder tener este fantástico momento”. Después de la última jornada del 24 de abril, el Leicester solo necesita tres puntos en los próximos tres partidos para ser Campeón. Precisamente en la “Premier”, el entrenador español Martínez está siendo cuestionado en el Everton por sus resultados escasos. Nuevamente aparece la “tiranía” de los resultados en el fútbol… Firma Luis Martin (ElPais) que lleva 262 partidos consecutivos en un banquillo de la Premier, superado tan solo por Wenger en el Arsenal. Reflexionaba Martínez: “Tuve un entrenador que me dijo en un partido: “Cuando saquemos de centro, la pones a la cabeza de su lateral derecho”. Y me aclaró: “La despejará fuera y empezaremos otra vez desde más cerca de su área”. Esa era la idea de juego por entonces en el fútbol inglés tan parecida al rugby… “ Y a la pregunta: “De aquel fútbol, ¿qué queda, se lo ha comido el dinero?, Martínez respondió: “¡No queda mucho! Lo ha transformado el dinero, pero queda la honestidad, la intensidad, la pelota dividida, el contacto. Y queda el aficionado, su inquebrantable apoyo, los que van contigo a donde juegues con la esperanza de verte ganar. Aquí no existe la idea de “bueno, vamos a ver si empatamos”. La manera de ver el fútbol de la gente no ha cambiado, ni tampoco la manera de vincularse al equipo. Ese sentido de pertenencia es el mismo. No he visto aún a una afición que no se vuelque con su equipo cuando éste está con problemas. Se ha perdido paciencia”.

(…) “Los españoles han aportado al fútbol inglés la pausa. El juego británico era de área a área. Le han aportado creatividad, el jugador que piensa, el último pase, el juego entre líneas. Por eso la “Premier” respeta el futbolista español, por profesional”. Y respecto a los técnicos españoles, “somos más tácticos. Puede que no tengamos su espíritu, pero somos más cuidadosos con los tiempos… nos adaptamos bien a otras culturas, aportamos mucho lo nuestro, pero nos amoldamos bien allí donde vamos. Y aunque el fútbol inglés no es fácil, hay que entenderlo y cuesta, no lo han conseguido todos los que lo han intentado, los entrenadores españoles han dejado siempre algo relacionado con el orden en el juego. De todas maneras, yo tengo una mirada muy anglosajona, he hecho toda mi carrera aquí”. (…)  “La gran suerte de un mánager es el apoyo del amo, el tiempo para construir un equipo. En eso ha cambiado, cuando antes tenías seis años, ahora tienes seis meses”. (…) “ (Guardiola) será una revolución. Se va a encontrar a un club con los brazos abiertos y eso es muy importante. La “Premier” espera su influencia. Será bonito.  (…) “(Me siento orgulloso) de haber ganado partidos con mi idea, de apuestas que han dado frutos a la larga… Nunca he renunciado a lo que creo. No he jugado a la inglesa, pero me he adaptado, he hecho mi sofrito con lo que he sentido y a veces me ha quedado bien. Este año no puedo estar satisfecho, no puedo negarlo”. Como podemos comprobar, un entrenador que superó la tiranía de lo políticamente correcto en este caso el fútbol de la “Premier”.

Y en semifinales de la “Champions” hemos podido comprobar el aceptable empate a cero del Real Madrid en campo del City, con la ausencia significativa de Cristiano. Un primer partido planteado para que la eliminatoria se decida en el Santiago Bernabeu, parece que Ronaldo se ausentará arrastrado por su propia “tiranía” de no querer descansar ni un solo minuto en todo el Campeonato. Al día siguiente, miércoles 27 de abril de 2016, el Atlético fue capaz de superar al Bayern de Münich en el Calderón, por un gol extraordinario de Saul y un gran despliegue colectivo que los alemanes no supieron superar, salvo en alguna fase del segundo tiempo. Los muniqueses no parecieron un equipo típico de Guardiola, exceso de patadas largas al balón traspasando el medio campo sin jugarlo. Será difícil que el entrenador supere su propia “tiranía” de juego ejercida en el Barcelona aunque todo nos lleve a comparaciones improcedentes… Aunque desde Alemania llegan titulares de prensa apabullantes: "Vimos a un Guardiola perdedor". Pero quedan los partidos de vuelta de semifinales “Champions” y los actuales marcadores después del primer partido no garantizan ni pueden asegurar ninguna perspectiva clara de clasificación definitva… Lo mismo que en “Europa League” donde Sevilla empató fuera con Shaktar a dos goles; y Villarreal ganó en casa a última hora a Liverpool. Lo mejor, esperar a los partidos de vuelta porque, en realidad,  ningún equipo se ha mostrado superior a los otros ni ha ejercido la “tiranía” del juego acompañado de un resultado insuperable.

Salamanca, 29 de abril de 2016.