Síndrome de la impaciencia.

 de MAROGAR .  artículo leído 694 veces

“No soy el monstruo que se ha creado, es injusto”, se atrevía a decir Nuno, públicamente. “Dentro de un cuerpo técnico hay decisiones y análisis. Yo sería un loco si tuviera ataques de entrenador. Nunca lo he hecho y nunca lo haré. No me permito el azar… Estudias la producción del jugador durante la semana, qué esperas de él, que soluciones tienes…”

Durante semanas, el Valencia no jugaba bien, tampoco ganaba. Además, se complicó por la no alineación de Negredo y esa bandera algunos la tomaron para agredir. Y la música, más la letra, se comenzó a repetir: “¡Nuno, vete ya…!” Eso denota que hay alguien por detrás que jalea a las masas de aficionados. Es mi opinión…”Como hombre, como entrenador, a nadie le gusta escucharlo. Lo padece mi familia, mis hijos cuando van al colegio. Se refleja en la vida personal (...) Le pediría apoyo. Intentaría escuchar el motivo. El aficionado quiere que el equipo gane, no va con otra intención. Y que después juzgue. En una plantilla tan joven, con 23 años de media, el mejor apoyo es el de la afición". Nuno es amigo del propietario y del agente de confianza Mendes, pero nadie aireó estas cosas en la temporada pasada cuando el Valencia jugó bien y consiguió buenos objetivos. ¿Qué ha podido pasar? “Estoy en el Valencia porque me han reconocido competencias, calidad, capacidad de trabajo, dedicación. Es un proyecto que va a crecer y va por el buen camino. Este año seremos más fuertes y el siguiente más. Ese es el por qué de mi causa, de mi día a día”.

El Valencia perdió recientemente en “Champions” contra el Gante belga, por un solo gol, y parecía que era una tragedia. A los pocos días, en Liga, desplazamiento a Vigo contra un equipo puntero de esta temporada y no solo por cuestión de puntos conseguidos. El Valencia llegó a marcar 5 goles. Sin duda, un resultado espectacular. Llegando a estar clasificado, después de esta jornada, en el puesto séptimo, a 5 puntos del tercero Atlético de Madrid. Con un poquito más de confianza, el Valencia estará con los punteros si la afición se entrega a su equipo y confían en su entrenador… Siempre fue el Valencia un ejemplo típico de “la impaciencia” y la actual plantilla, según mi análisis, dispone de un potencial equivalente como para competir por el quinto o sexto puesto, nunca más arriba. Pero suficiente… Y las expectativas de los aficionados valencianistas debieran acomodarse a esa realidad sin buscar segundas intenciones. Querer ganar la Liga en la primera curva es un síntoma malsano de “impaciencia” en un Campeonato muy competido y con excelentes equipos. El Valencia requerirá aún de paciencia para encarmarse entre los tres primeros, pero nunca llegarán allí destituyendo a entrenadores al menor contratiempo…

Decía Borja Vilaseca (ElPais.com) sobre la impaciencia: “Querer acelerar el ritmo de los acontecimientos es una distorsión de nuestra mente. La clave para cambiar consiste en aprender a disfrutar el momento presente…” Los técnicos aseguran que “es una distorsión psicológica que tiene cura. Tan sólo basta comprender que es inútil. No sirve absolutamente para nada. Por más que nos quejemos, enfademos y lamentemos, las cosas van a seguir yendo a su ritmo, tal y como lo han estado haciendo y lo van a seguir haciendo siempre”. No me extraña que  Vilaseca asegurase: “Cada vez que nos invade la impaciencia es como si tomáramos un vasito de cianuro, vertiendo veneno sobre nuestra mente y nuestro corazón. Eso sí, a pesar de que vivimos en una sociedad que premia y ensalza la velocidad y la inmediatez, desprenderse del hábito de "querer las cosas para ya" es posible. Todo se reduce a un simple cambio de actitud”. Y se utiliza el dicho de Eckart Tolle: "Lo que causa tensión es estar 'aquí' queriendo estar “allí”, o estar en el presente queriendo estar en el futuro" .

Me viene a la memoria cuando Rafa Benítez consiguió éxitos para ese equipo hace unos años, aunque en ocasiones manifestó públicamente que “su equipo necesitaba una lámpara y le compraban un sillón”, o algo así. Afortunadamente no es el caso de Nuno Spiritu Santo que está conforme con su plantilla. Y da la sensación de que Negredo causará baja en el Valencia en el mercado de invierno…

Salamanca, 12 de noviembre de 2015.