¿Qué quieren decir cuando dicen Neymar?

20.05.2018 23:58 de MAROGAR .  artículo leído 100 veces

“Puedes diseñar y crear, y construir el lugar más maravilloso del mundo, pero se necesita gente para hacer el sueño realidad". (Walt Disney).

Los buenos equipos necesitan de buenos jugadores. Pero un buen jugador no es solo el que hace virguerías con la pelota, regatea en un baldosín y va por libre en el partido pensando tan solo en su propio beneficio. Además de la técnica, la táctica y la estrategia, un futbolista fuera de serie debe mostrar fuerza mental, ante todo, que cohesione a su equipo y todos sus miembros. Coincido con George Clements cuando asegura: “El espíritu de equipo es lo que da a muchas empresas una ventaja sobre sus competidores”.

1.- Intrínsecamente, Neymar es un futbolista del máximo nivel con cualidades innatas y adquiridas, arriesgado en su juego, más individual que colectivo, con cualidades poco comunes en futbolistas, técnicamente muy capacitado para el manejo del balón, el regateo, el engaño eficiente ante cualquier defensa del máximo nivel, resolución franca en la llegada a la portería contraria por su golpeo fácil con utilización de variadas superficies de contacto.“El talento gana partidos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos”. (Michael Jordan).

2.- El individualismo de Neymar en la cancha aportará casi siempre acciones de gol, con fantasía añadida. Esa individualidad que se convierte en liberalismo fuera de los terrenos de juego, esa diversión exagerada que llega a molestar dentro y fuera de los ambientes futbolísticos.Por supuesto, sus provocaciones personales son rechazadas por profesionales de su mismo nivel, ya dentro o fuera del partido de fútbol. “Trabajar en equipo divide el trabajo y multiplica los resultados”. (Anónimo).

3.- Su expresión técnica, generalmente desde el perfil izquierdo, le permite a Neymar jugar al fútbol posicionado con toda la visión del campo de juego, pudiendo adaptarse a la otra banda como posición de partida. Bien es cierto que su resolución práctica predomina con el regate, no busca siempre el desborde vertical hacia el fondo del campo sino más bien conducciones en diagonal, o en horizontal, hasta centrarse a la altura de la portería contraria. Es en ese momento cuando supervisa la puerta contraria para tirar con una facilidad asombrosa y un golpeo sólido que origina trayectorias del balón muy tensas, sin aparente esfuerzo. “Las fortalezas están en nuestras diferencias, no en nuestras similitudes”. (Stephen Covey).

4.- Neymar necesita la proximidad del marcaje de los contrarios, a partir de la conducción de balón los fija, los provoca, los “chulea”, quiere gambetearlos por pura satisfacción personal, muchas veces olvidándose del juego táctico… “La unidad es la variedad, y la variedad en la unidad es la ley suprema del universo”. (Isaac Newton).

5.- Presupongo que Neymar se desenvolvería en la media punta con una gran sutileza, aumentaría la frecuencia en contacto con la pelota, y originaría grandes déficits de marcaje que él aprovecharía con su velocidad de acción inigualable. Ahora bien, Neymar tendría que huir de los contrarios desmarcándose sin balón para generar fútbol en posiciones más centradas. En esas zonas medias crearía superioridades tácticas difíciles de neutralizar por los contrarios que aumentarían el peligro para los demás equipos.“Los individuos marcan goles, pero los equipos ganan partidos”. (Zig Ziglar).

6.- Si Neymar logra olvidarse de los extraños contratos gestionados por su padre, “muñidor” maquiavélico que destruye equipos, si se aficiona al juego por el juego, si se afilia a la labor de equipo y respeta a sus compañeros, si “destierra” a todos sus “amigotes” que hacen masa irrespetuosa en sus fiestas privadas, sería un punto de partida para conseguir prevalecer su liderazgo técnico, que no mental, ahormando al equipo en su alrededor. “Los logros de una organización son los resultados del esfuerzo combinado de cada individuo”. (Vince Lombardi).

7.- Con la visión de un observador neutral, al margen de sus excelentes virtudes técnicas, los comportamientos de Neymar incitan al rechazo personal porque tiende al espectáculo banal, lo que da un componente de que tan solo piensa en sí mismo. “No preguntes qué puede hacer por ti el equipo. Pregunta qué puedes hacer tú por él”. (“Magic” Johnson).

8.- Las mejoras posibles de Neymar pudieran evolucionar en la línea de focalizar un desempeño más centrado en la fuerza mental. Todavía existen dudas sobre su mínimo compromiso con su club, me recuerda a Ronaldinho que fue para mí uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos (pasados, presentes y futuros), destruida su trayectoria por su talante de “fiestero” que dio al traste con sus capacidades de futbolista total quedebía haberse “jubilado” en el Barça haciéndonos las delicias que tenía por costumbre.

9.- ¿A qué vienen las “moñas”, los “túneles”, los “pases por la espalda”, y otras lindezas que tratan de humillar a un contrario por parte de Neymar? Las virguerías del fútbol son para hacer disfrutar tanto al que las hace como al aficionado, pero deben buscar avances hacia la portería contraria, como un recurso más, como una cualidad de futbolista imparable, pero la actitud de regodearse de los contrarios esperándolos para volver a regatearlos no es muy profesional.“Si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres llegar lejos, ve acompañado”. (Proverbio africano).

10.- El juego de cabeza de Neymar no es su fuerte, apenas busca goles con esa superficie de contacto tan eficaz para otros. Tampoco se le ve tan valiente, tan suelto, tan decidido en los saltos en la disputa de la pelota, quizás sea un punto de mejora técnica evidente a futuro. “Los cinco dedos separados son cinco unidades independientes. Ciérralos y el puño multiplica la fuerza. Ésta es la organización”. (James Cash Penney).

11.- Un fuera de serie humilde debería ser la aspiración de Neymar, con ello aportaría ejemplos a seguir para sus compañeros y sería un modelo para los jugadores en formación del club. La cultura existente en el club se reforzaría con un jugador modélico y no se tendrían que firmar clausulados intimidatorios para el caso de desviaciones de conductas.“Son tres las cosas que le diría a un equipo para ayudarlo a mantenerse unido: Cuando algo resulta mal: yo lo hice. Cuando algo resulta más o menos bien: nosotros lo hicimos. Cuando algo resulta realmente bien: ustedes lo hicieron”. (Paul “Bear” Bryant).

Salamanca, 20. Mayo. 2018.