PRIMER TÍTULO: SUPERCOPA EUROPA R.MADRID - SEVILLA

 de MAROGAR .  artículo leído 314 veces

“Más que buenos principios prefiero mejores finales” (Anónimo).

R. Madrid y Sevilla se enfrentaban en su segunda final de Supercopa en dos años. En Cardiff 2014, el Real Madrid venció por 2-0 precisamente ante los sevillistas. Éstos han cambiado el equipo en su mayoría incluso la dirección técnica, mientras que Real Madrid no ha podido contar con los jugadores que intervinieron en la “Eurocopa 2016” en Francia: Cristiano, Bale, Kroos, Pepe; más el recién operado Keylor y el renqueante Benzema. Sin duda, participan los dos equipos con más títulos de “Champions” y “Europa League” de la historia con 11 títulos y 5 entorchados, respectivamente. Interesantes los dos entrenadores en sus declaraciones pre-partido, Sampaoli aseguró: “Ganarle al Madrid de cualquier forma nos generaría confusión” y amplió: “Quiero rebeldía y valentía para buscar la final”. Mientras que Zidane dijo: “No somos favoritos y no me preocupan nuestras bajas”. Como vemos, declaraciones alejadas del victimismo tradicional en estas ocasiones.

A mí no me gustó nada el partido, los goles añadieron la emoción que no surgía del juego. Una parsimonia frustrante, En la primera parte, el R. Madrid con una posesión del 34% y el resto, 66%, para Sevilla. Excesiva diferencia si no analizásemos lo cualitativo. Porque Sevilla no presionó la portería contraria, demasiado pausados, lentos, el balón era siempre de plomo y las acciones previsibles. El Real Madrid no controlaba el juego tampoco, ni individual ni colectivamente. En el minuto 20 llegó un “golazo” de Asensio que se colaba por la escuadra derecha del portero, tiro de distancia desde la frontal a un balón que llegaba casi perdido. Mientras, destacaba el Sevilla por la posición de los dos centrales abiertos en las salidas “lavolpianas” y los laterales avanzados (Aportación de Lillo seguramente al replicar a su amigo Guardiola) que condicionaban el juego del Real, sobre todo la indefinición de Marcelo que estaba amarrado a su zona defensiva como preocupado de las penetraciones de Mariano, lateral derecho del Sevilla. Sin casi pretenderlo el Sevilla se encontró un balón en el minuto 40 que acabó en Vázquez marcando más por habilidad que por juego, el número de defensas triplicaba a los delanteros pero aquellos estaban “estacionados” sin presionar al hombre-balón…

La segunda parte se inició con un juego previsible, anodino, reiterativo, eso sí el Sevilla queriendo jugar las salidas de balón desde el portero sin “patadones”. Pero el ritmo de juego era “pesado” en los dos bandos, pases lentos, avances a ritmo gas-oil. Salió Benzema por Morata, fuera de forma aún; Rami salió por Carriço; varias penetraciones de Lucas Vázquez y remates sin contundencia; Isco y Kovacic con conducciones y pérdidas de balón que daba inconsistencia a su equipo… Hacia el minuto 60 aparentó un rato que el partido se convertía de ida y vuelta, pero no. Marcelo llegó a portería contraria por primera vez en el minuto 64, todo un síntoma. Un minuto después, Modric entra a organizar por Isco y el juego mejoró ligeramente; Konoplianka x Vietto, quizás para marcar el penalti inútil que Ramos cometió “sin querer” en el minuto 70. Y hasta el minuto 93 que Ramos empató a dos goles con su proverbial “anarquía”, el Real jugó sin orden ni concierto aunque con más llegadas y ocasiones que el propio Sevilla pero dando la sensación de que el partido era para los sevillanos.

Prórroga. Desgraciadamente para el Sevilla, en el minuto 3 es expulsado Kolo, lateral izquierdo, por doble amarilla. El Madrid no se precipitó, abrió el campo, tocó de lado a lado, varias ocasiones y remates sin precisión, el Sevilla sextea porque hay momentos que Real no aprieta ni quita, en ataque la banda derecha del Real está muy activa y crea los peligros hasta que en el minuto 13 de la segunda parte de la prórroga, el lateral Carvajal aprovecha su velocidad y mejor resistencia en ese momento para penetrar hasta el fondo del área de meta, después de robar él mismo la pelota, y a la salida del portero marca con golpeo de exterior a la derecha del portero. Victoria por 3-2. Curioso, de los 3 goles del Real Madrid, 2 de ellos fueron ultimados por defensas.

“La televisión destruye sistemáticamente la diferencia entre lo normal y lo anormal, porque en sus parámetros lo normal carece en sí de interés suficiente y siempre habrá entonces que enfrentarlo a una alternativa. Su criterio no es la difusión de los valores y los principios sino el provocar el mayor impacto”. (Robert Spaemann). Los narradores de Antena 3, en esta ocasión, mostraron verbalmente más de lo que vimos en la realidad, comercialmente es lo que procedía. El partido fue pobre en términos futbolísticos, se notó una débil puesta a punto por ambos equipos, la posesión abundante del Sevilla no la aprovechó en ataque… Sampaoli debe estar contento por cuanto su equipo supo estar “posicionado” y adueñarse del balón pero el Sevilla aún no tuvo nada que ver con su estilo implantado en la Selección chilena, el ritmo físico fue pobre y condicionó el ritmo táctico. En el Real, se notaron demasiado las bajas y se ponderó, en exceso, a jugadores como Asensio que apunta buenas maneras y una acción de gol espectacular, pero debe aportar muchas más prestaciones tanto en ataque como en defensa: “Es más fácil escribir diez volúmenes de principios filosóficos que poner en práctica uno solo de sus principios”. (León Tolstoi).

Y me da lo mismo si el Real Madrid jugó en 1.4.3.3. ó en 1.4.1.4.1.; y el Sevilla en 1.3.4.3., o en 1.2.1.5.2., etcétera. Los dibujos se varían pero las actitudes son las que resuelven finalmente.

Salamanca, 10.agosto.2016