¿"Predeterminar" acciones al futbolista?

 de MAROGAR .  artículo leído 277 veces

“Jugar sin pensar es como tirar a portería sin apuntar” (Horts Wein).

            Vi en televisión una entrevista de Jorge Valdano a Jorge Sampaoli y, aparte las cuestiones anecdóticas de su vida deportiva, Sampaoli ponía énfasis en una de las claves de su estilo de dirección y ahora concretando su actuación en el Sevilla. Decía que no es partidario de poner obligaciones a sus jugadores, que no le gusta que éstos sean “oficinistas” a las órdenes de un jefe que fija lo que hay que hacer, sino que los jugadores sean los que deciden en una jugada concreta con su libre criterio. Entre otras cosas porque cuando se “predeterminan” las soluciones (Término utilizado por Sampaoli) los futbolistas pueden ampararse en que si algo salió mal es porque actuaron según “lo que les dijo el entrenador”. Sin duda, es una sutileza compleja en el fútbol, se trata de darles libertad de acción, que sean ellos los protagonistas. Sin duda, es mucho más fácil ser coercitivo aunque limite la voluntad de los futbolistas pero nunca acabarían de formar su auténtico carácter de jugador que se desarrolla para el futuro. Definitivamente, es mucho más avanzado que el futbolista aporte soluciones globales al entrenador y al juego, acentuando con ello su necesaria pertenencia…

Repasando un texto de la Real Federación Española de Fútbol, escrito por Horst Wein, “Fútbol a la medida del niño. Volumen 2”, busca el objetivo de “Desarrollar la inteligencia del juego para jugadores hasta 14 años”, y ya en la “Introducción” nos deleita: “Haber dado prioridad a la técnica y al cumplimiento estricto de las órdenes del entrenador sin involucrar suficientemente al jugador en la solución de los problemas, ha impedido a muchos jóvenes entender el juego en sus aspectos más básicos. Sólo así se explica el hecho de que disponemos hoy de un número insuficiente de jugadores inteligentes capaces de solucionar los múltiples problemas que se presentan constantemente en el juego”. Desde luego, no creo que Sampaoli haya leído este texto del “Centro de Estudios, Desarrollo e Investigación del Fútbol”, pero es interesante aflorarlo en estos momentos. Y es que los aficionados, seguramente cierto periodismo, piensan que los entrenadores pueden determinar el juego del equipo mediante órdenes verbales, tanto individual como colectivamente, pensando en el jugador-marioneta manejado con hilitos desde fuera. Y las cosas no funcionan así ni mediante manual, un texto de 200 páginas, unos protocolos de actuación en hojas plastificadas, y a funcionar…

Dice también H. Wein: “Pero, ¿cómo se puede jugar al fútbol sin dominar suficientemente la conducción del balón, el tiro, el control o la entrada? ¿No se niega así claramente la importancia que tiene el saber ejecutar bien los distintos gestos técnicos? Es importante para el éxito de cualquier equipo conocer no sólo cómo pasar el balón, sino también cuándo, dónde y por qué pasarlo con una u otra técnica. Sería necesario poner en el futuro más énfasis en estos aspectos del juego, sin menospreciar, en ningún momento, la necesaria adquisición de un amplio bagaje técnico para cada jugador, y cuanto mayor sea éste, mejor”. Un ejemplo práctico, imaginemos a Isco y Kovacic en el Real Madrid. Ambos son buenos jugadores con balón, técnicos, manejan, conductores de balón en exceso, uno más reposado Isco y otro más acelerado Kovacic, aquel más media punta y habilidoso en espacios cortos y éste más vertical arrancando desde más atrás, sin duda juegan en el mismo equipo pero sus cualidades las aplican de manera distinta, no coinciden ni el cómo ni el cuándo en ambos,  disponen de una especial creatividad pero en situaciones distintas, ambos podrían incluso jugar juntos en una misma alineación. ¿Se les debería “predeterminar” su manera de hacer?

            Y vuelvo a coincidir con Wein: “Todos los jugadores deberían enfrentarse en los entrenamientos más a menudo con problemas que el técnico presentase mediante un juego simplificado… Una sesión de entrenamiento que no intenta mejorar la visión de juego, que no exige frecuentemente la toma de decisiones por parte del jugador, ni le involucra de forma mental y física y que no logra enseñar cómo actuar sin balón es poco eficaz, poco motivadora, atractiva y poco formativa…” Veo con frecuencia, por televisión, los entrenamientos del Real Madrid. Y son coincidentes con otros equipos sobre todo en el asunto de “los rondos”, personalmente me parece un entrenamiento de “entretenimiento” más que de consecución de objetivos prácticos para ponerlos en funcionamiento en el partido, quizás demasiado largos. Personalmente, le reconozco más eficacia a los juegos aplicativos en espacios reducidos enfrentando dos bloques de jugadores, tanto en igualdad, inferioridad o mayoría de un equipo sobre otro, con perfeccionamiento eficiente de muchas más cualidades individuales y grupales: Control, pase, presión, tiro a puerta, regates, conducciones, anticipaciones, atajes, marcajes, coberturas de líneas de pase, etcétera; muchas más acciones prácticas en los partidos reducidos que en los “rondos”, éstos mucho más limitados en la utilización de conceptos técnico-tácticos… ¿Los equipos hacen “rondos” porque era la herramienta favorita de Johan Cruyff, o de Guardiola…? ¿Eso es lo más moderno? ¿Sería esto una manera de “predeterminar” el juego de los futbolistas?

            Salamanca, 5.febrero de 2017.