Percepciones engañosas. 1 de 2.

 de MAROGAR .  artículo leído 74 veces

“La mente es un concepto muy complicado y complejo que, a menudo, genera más preguntas que respuestas”. (B. F. Skinner).

Multitud de estudios concluyeron que nuestra percepción está condicionada por varios factores de carácter subjetivo y que, en muchos casos, aquella no es fiable. (w.psicoactiva.com). De hecho, las reacciones a un mismo estímulo varían entre individuos. Otra de las características, simplificando, es la percepción selectiva. En la Liga española, hasta octubre 2017, el binomio Real Madrid-Barcelona se ha ampliado con las aportaciones positivas de un Valencia casi desahuciado la temporada pasada. Este resurgimiento nos aporta una gran frescura y sencillez en el juego, sin grandes fichajes, incorporando gente joven, aflorando jugadores de cantera, recuperando en seis meses a otros futbolistas que podrían haber emigrado por su desconexión incluso con la afición. Por otra parte, el Atlético de Madrid intentando llegar a la cumbre con lo puesto y agravado con la sanción FIFA que les impidió fichar hasta diciembre 2017.

Saben que lo he repetido mil veces, el Real Madrid (El entorno) están muy preparados para ganar, aunque son muy malos perdedores. El equipo yo lo comparo con ese hijo inteligente que estudia poco, sextea durante todo el curso, va dejando los deberes y tareas siempre para el final. Hasta que el tiempo se les echa encima y reaccionan a última hora con todas sus competencias. Así se demuestra que el Real Madrid ha ganado demasiados partido después del minuto 90. Si el Real Madrid saliera a ganar desde el primer minuto, habría pocos equipos que se le resistirían. Pongamos por caso, a su vez, el Atlético de Madrid cuando actúa con el espíritu de “salir a no perder” porque sabe que su fortaleza de bloque les dará una oportunidad de marcar que, al final del partido, muchas veces les favoreció hasta ahora. Y nunca estuve de acuerdo con Simeone que este problema no es cuestión exclusiva de falta de presupuesto. Simeone comenzó a encajar sus primeras críticas serias por sus déficits de resultados, también de juego, cuestionando la actitud especulativa… El partido reciente entre Atlético Madrid-Real Madrid en el Estadio Metropolitano fue una muestra evidente de los estilos reinantes de ambos equipos, incluso se manifestó la crisis real de falta de gol de los Cristiano, Benzema, Greizmann…

Internacionalmente, hay equipos que están flaqueando como el Real o el Atlético. El Chelsea de Conte fue dominador de la “Premier” la temporada pasada y ahora mismo está clasificado con carencia de puntos. Además de escarceos que señalan falta de confianza en el entrenador. Benfica de Portugal, ganó por delante de Oporto y Sporting de Lisboa, en la actualidad va por debajo de ellos y en “Champions” casi desahuciado. Feyenoord de Holanda va por detrás de Ajax y PSV, además de que en Europa no gana; y otros equipos como Besiktas de Turquía, Anderlecht belga, Olympiacos griego, Spartak de Moscú, Copenhague de Dinamarca, Rijeka croata, Apoel de Chipre, etcétera, todos están con rémoras en sus marcadores tradicionales. ¿Se conocen las razones, se tiene información creíble y razonable?

Se supone que los aficionados al fútbol utilizan toda la información disponible, pero, normalmente, disponen de información “espuma de cerveza”, o sea, superficial a lo que colabora también la prensa deportiva cuando es poco rigurosa con las informaciones. En la Universidad Carnegie Mellon, ciertos profesores resumieron este comportamiento tan peculiar que suele ser muy común: “Hay muchas situaciones en las que las personas evitan la información incluso cuando es gratuita y puede mejorar su toma de decisiones”. Como tantas otras veces se produce el “efecto avestruz”, o sea, “no quiero verlo ni saberlo…”

En el fútbol se pone de moda la utilización del “big data” (Conjunto de datos o combinaciones de conjuntos de datos cuyo tamaño (volumen), complejidad (variabilidad) y velocidad de crecimiento (velocidad) dificultan su captura, gestión, procesamiento o análisis mediante tecnologías y herramientas convencionales). En realidad, la acumulación de datos que constituya información organizada que aporte un conocimiento amplio de lo que se quiere analizar. Un riesgo evidente, que suele ocurrir en las empresas, es que se pueda llegar a la paralización por el exceso de análisis y las tomas de decisión se retrasen en exceso. Personalmente, dudo mucho que el “big data” nos aporte soluciones para decidir si se practica el “tiki-taka”; un dibujo con “pivotes” defensivos; o con “rombos”, “cuadrados mágicos” o “paralelepípedos”. Así como otras decisiones con carácter cualitativo. El preparador físico del Rayo Vallecano opina: “Tenemos cierta obsesión por medir el rendimiento de los jugadores a través del “big data”. Con esas estadísticas, medidas con un GPS o con las imágenes de vídeo que disponemos, conocemos objetivamente el perfil de cada componente de la plantilla”. Incluso se ha llegado a escribir cómo ciertos equipos consiguen elaborar buenas plantillas de futbolistas con estas herramientas, incluso a mejores precios que de hacerlo sin ellas…

Con todo, es inevitable que surja la típica expresión: “El fútbol es impredecible”, y no se pueden planificar situaciones con sus antídotos posibles, como pueden ser las jugadas de Messi, Ronaldo, Griezmann, Suárez, Benzema, etcétera. Por otra parte, tampoco veo la esencia de conocer los kilómetros que recorre un determinado jugador y contrastar su influencia en el juego. Juzguen Vds., mismos, sobre lo que yo mismo escribí en agosto de 2017: “En la “SuperCopa”, sábado y miércoles pasados, el Real Madrid superó en los dos partidos al Barcelona, por un total de 5-1 goles (1-3 y 2-0)… Después de esta eliminatoria, Piqué ha manifestado:” Por primera vez en nueve años me siento inferior al Madrid… Tenemos que saber qué hacemos mal y arreglarlo… No estamos en el mejor momento ni como equipo ni como club. Debemos estar lo más juntos posible y remar hacia delante. Debemos convivir con la derrota, aceptar que el Madrid es mejor. Ahora más que nunca, debemos estar juntos… Esto es muy largo y hay margen de mejora…” ¿Cómo es posible que este cúmulo de percepciones hayan cambiado a una realidad distinta en menos de 3 meses? ¿Es que estas realidades resultarán inamovibles de aquí a fin de temporada? Todo puede transformarse engañosamente…

Salamanca, 24.noviembre.2017.