Opinar y reopinar, eso es parte de "La Opinática" futbolística...

 de MAROGAR .  artículo leído 524 veces

Un entrenador de fútbol, Oscar Cano, poco afamado porque no ha entrenado a grandes equipos, es autor de varios libros de fútbol y tiene las ideas muy claras: “Estamos tan alejados de comprender este juego, que la lucha de los entrenadores se centra ahora en hacer creer al entorno que lo que acontece en la cancha pertenece a nuestras intenciones”. Sin duda, hay entrenadores más famosos pero ahora mismo tienen más dolores de cabeza con su responsabilidad en el fútbol como es el caso de Mourinho, rescindido en el Chelsea y acto seguido, a los dos días, su equipo ganó su partido oficial por 3-1. ¿Mérito de Mourinho o del entrenador sustituto que se sentó en el banquillo?  Terry, veterano jugador, aseguró que los jugadores “son responsables de la destitución de Mourinho” por su deficiente desempeño. No es normal que los jugadores se expresen con esta transparencia y señorío...

En diciembre de 2015, otras noticias de entrenadores se barajan con absoluta normalidad. Guardiola no seguirá en el Bayern de Münich; precisamente se anuncia la llegada de Ancelotti al Bayern. El holandés Van Gaal sigue perdiendo en el Manchester United, ya se da por seguro que Mourinho negocia para sustituir a su maestro, aunque el agente Méndez lo ha desmentido… Minutos antes que José Ramón de la Morena dijera que el entrenador portugués será el próximo entrenador del Real Madrid, hasta asegura que el miércoles ya no entrenará Rafa Benítez. Lo que provoca otra elucubración, Zinedine Zidane espera en el Castilla para la alternativa, muchos lo aceptarían mejor que a Mou. Demasiado fuerte todo, demasiada manipulación, estas noticias exceden a “La Opinática”.  Del mismo modo, Pellegrini quedaría tocado si Guardiola llega a ocupar su puesto, el chileno es un hombre prudente, un entrenador excelente. Nunca se había producido tanta especulación en el mes de diciembre, se precipitan las opiniones y los diagnósticos que, algunos, acaban haciéndose realidad.

Diego Latorre declaró: “Sólo existen cuatro o cinco maneras de jugar bien al fútbol, y cada una de ellas debe regirse por los tres mandamientos que proclama habitualmente Menotti: espacio, tiempo y engaño”.  Me gustan las opiniones de Latorre pero en esta última cuestión discrepo porque nunca aceptaré que se puedan cuantificar las maneras de jugar, para mí son ilimitadas y, además, puedo asegurar que nunca conseguiremos la fórmula mágica con la que ganar siempre. “Bielsa dice siempre que el fútbol rechaza constantemente al perdedor”. Esta sí que es una verdad como un templo. Del mismo modo que aseguraba: “Tengo la teoría de que hay pocos entrenadores que saben de fútbol de verdad, más allá de las cuatro cosas que podamos saber todos en la escuela de técnicos”. Y nos da su impronta: “No existen ya esos sabios que estaban en la calle o en un café. Eso era algo normal, te lo decía cualquiera. No tenías que ir a un especialista de fútbol para que te diga que de espaldas se juega a un toque, o que no gires con la pelota en los pies porque si vienen y te la anticipan es contraproducente para el equipo. Eso lo sabían. Todo eso construye una cultura que ya no está. Ahora se hablan de otros temas…”

Por tanto, cuando aseguro que Oscar Cano es un entrenador poco mediático que sabe de fútbol y lo ha plasmado ya en varios libros, otros no saben siquiera ni de quien hablo ni tampoco lo han visto entrenar. Como no sale en los papeles con habitualidad, pues será uno más del montón según los aficionados que consumen solo “famoseos”… Bielsa pone el dedo en la llaga: “Hoy lo veo (el periodismo) en su peor momento. Veo que hay un grado de irresponsabilidad total hoy en el periodista, donde le interesa mucho más armarse un personaje que estudiar, analizar o investigar. Hoy se dice una cosa y a la semana siguiente se dice la contraria y todo ello con una vehemencia que asusta. Todo consiste en un discurso fácil para un público fácil. Un público que quiere todo ya, que no piensa”. Me atreví hoy, en un momento de ofuscación por ciertas noticias de prensa que me ponen de los nervios, a escribir un “tweet” esperando que volara por la red sin mayores aspiraciones: “El periodista es una profesión muy necesaria para la Sociedad. El periodismo de pandereta y sin rigor es una lacra social”. Me contestó una persona, había sido periodista, y en su perfil rezaba una frase de George Orwell: “Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques, todo lo demás es relaciones públicas”. Son visiones muy interesantes de la situación que cuestiono…

Y Bielsa insiste: “Si ves un tipo que sabe hablar, ya es un “versero”. Y si además ese tipo no gana, es un mentiroso. En cambio, si el que pierde es un ignorante es, pobre, perdió, qué se le va a hacer. Se discrimina con mucha facilidad”. En el blog “Cortita y al pie”, de Enrique Ortego, al principio de temporada, firmaba algo que se supone estaba contrastado: “Desde el primer día Rafa Benítez dejó bien claro que su librillo tenía como primera lección conseguir que el equipo aprendiera a defender mejor, con más rigor. O lo que es lo mismo, con más agresividad y concentración, todo desde una buena organización táctica… Después de sus tres primeros partidos se puede considerar que está en ello y se intuyen los primeros frutos. Sólo ha recibido un gol en 270 minutos de juego y fue como consecuencia de un penalti, que ni siquiera fue y lo que es más importante, apenas concede acciones de peligro al contrario”. Estas expectativas eran compartidas por un gran número de periodistas. Ortego es uno de los pocos periodistas que fundamentan sus análisis con gran conocimiento del juego: “Hasta en el dichoso balón parado, el equipo parece más concentrado después de unos comienzos un tanto aciagos en el primer encuentro contra la Roma, en el que en una misma jugada de córner le crearon tres ocasiones de gol. Todo es cuestión de trabajo y mentalización…”. ¿Qué ha ocurrido en tan solo cuatro meses para que a Benítez se le haya olvidado todo lo que se anunciaba incluso por periodistas de buena fe…? En todo caso, ¿es verdad que el Real Madrid quiere “mano dura” con su plantilla y ahora que Benítez la aplicó todos los futbolistas se rebelan y por ello acaban echándolo…? Vaya club, vaya guardería…

Ahora que José Mourinho ha dejado de ganar me apetece transcribir aspectos de un artículo de Ignacio Benedetti en el blog de Marti Perarnau: “No soy un fundamentalista en fútbol. Quiero decir, eso de que en fútbol tienes tus ideas y mueres con tus ideas, no. La gente me pregunta cual es mi modelo de juego. Les respondo, ¿modelo de qué? Modelo para jugar contra quién? ¿Cuándo? ¿Con qué jugadores? ¿Modelo para jugar a qué? No puedo responder a eso. Soy demasiado estúpido, ¿demasiado listo? ¿Qué significa eso? No lo sé. Mi modelo de juego es construir desde el portero a Eden Hazard. Mi modelo de juego es encontrar dónde se encuentran las debilidades de mi rival y sus fuerzas. ¿Es Diego Costa más fuerte que el defensa central? El modelo de juego, ¿qué es eso? Para mí, el modelo de juego son los principios que establezco en mi equipo, los principios prioritarios que nos otorga un cierto ADN (Una identidad), pero esto es profundo”.

Y aunque “todo vuelve por Navidad”, tengo sensaciones de que en las próximas fechas vamos a opinar y reopinar de demasiadas cosas de fichajes y ceses de entrenadores…

Salamanca, 23 de diciembre de 2015.