“MUNDIAL RUSIA 2018”: Fútbol “De pies a cabeza” (4/N)

20.06.2018 23:07 de MAROGAR .  artículo leído 142 veces

“El fútbol es un juego de permanentes cálculos – geométricos/cinemáticos, como dice Liñares - , pero ser hincha, y jugarlo, es superar el imperio calculista”. (Libro: “De pies a cabeza”, Agustín J. Valle/Juan Manuel Sodo y otros).

El VAR rinde ya sus frutos, confirmando la realidad de posibles goles “fantasmas” de otras épocas y penaltis que, como en el caso de Francia, le permitió ganar el partido. Y se actuó con más rapidez de la que se presuponía. Así será un buen complemento arbitral y no entorpecerá el ritmo del partido. Por otra parte, al día 16, se llevaban pitados cinco penaltis y dos de ellos se fallaron, precisamente uno muy notable como fue el caso del lanzado por Messi que hubiera significado la victoria de Argentina. Se confirma que el genio futbolístico ha descubierto su punto más débil, junto con el remate de cabeza. Por otra parte, sería un logro que en los córneres se produzcan menos situaciones de agarrones y empujones porque, con el VAR, les debiera entrar el miedo a los árbitros de ser sorprendidos en la inacción por cuanto que ahora será más fácil focalizar a los infractores.  Por cierto, en el primer partido entre Rusia y Arabia Saudí, hubo un lesionado al minuto 20 más o menos de un tirón en los “isquiotibiales” (bíceps crural/bíceps femoral), una lesión típica por mal entrenamiento o desarrollo muscular irregular del futbolista ya que prevalece la potencia de la parte anterior (cuádriceps) sobre la parte posterior que se entrena mucho más en elasticidad desequilibrándose el conjunto. Ya me gustaría que éste fuera el único caso de lesionado, pero ya viene siendo muy común en las Ligas correspondientes. Por cierto, a las 24 horas del partido de España-Portugal se manejaron encuestas para decir que el público pide sustituir a De Gea y que entre Kepa. ¿Esto es la meritocracia populista? ¿Y si Kepa tuviera un pequeño fallo tendríamos que llamar urgentemente a Casillas? Sinceramente, la labor de la prensa está perdiendo el foco. ¡Una desgracia! Añade más misterio indescriptible al fútbol actual. Sin embargo, lo más evidente se confirma: Cristiano Ronaldo es un goleador nato. Ya lleva tres goles marcados a España y solo jugó un partido. Y, además, siendo la primera jornada no parece una trayectoria consolidable que Portugal y España empataran entre ellos; igual que Argentina empatase con otra Selección inferior como Islandia; a la que imitó Brasil con Suiza; y lo más sorprendente, que Alemania, el actual campeón mundial, perdiera contra Méjico por un gol a cero. 

Un apunte después del Alemania-Méjico. El director técnico Gerardo Torrado habla del entrenador Osorio: “El planteamiento que hizo el míster fue algo genial y los jugadores lo supieron llevar a cabo a la perfección”. También se comentó que “el míster estuvo muy criticado durante todo su proceso… es el entrenador que mejor estadísticas de ganar partidos tiene... El día 18 de junio, los favoritos de segundo nivel como Bélgica e Inglaterra ganaron sus partidos. Y al fin de esa jornada, de 14 partidos se habían pitado hasta 8 penaltis. Al día siguiente, Colombia jugó con diez hombres casi todo el partido, practicando un buen juego sobre todo en la primera parte, y Japón ganó después de marcar penalti que originó expulsión del jugador colombiano.  Pero en el partido Inglaterra-Túnez vi todos esos penaltis juntos cometidos por Túnez en su área de penalti y sin embargo se le pitó uno a Inglaterra, el árbitro no quiso pitar ninguno y eran flagrantes, en este caso no se necesitaba ningún VAR avanzado. O sea, la voluntad del árbitro sigue íntegra, pero si no quiere pitar, no quiere… Por otra parte, el fútbol está siendo un tanto rutinario colectivamente porque, individualmente, no todas las figuras están apareciendo. (Ronaldo 3 goles; Diego Costa 2 goles; Cherisev 2 goles; Kane 2 goles; Lukaku 2 goles, etc.). Como dijera Marcelo Bielsa, “Dominar esquemas de juego debería ser necesario porque la gambeta es la herramiento que soluciona todo, pero el problema es que nadie gambetea, con excepción de Leo Messi y Neymar”. Destacó: “Un jugador completo posibilita el desequilibrio, ya que en este juego hay pocos que pueden solucionar todo sin apoyo de su equipo”. 

El día 20 volvió a jugar el grupo de España. A primera hora de la tarde, Ronaldo volvió a marcar para Portugal y con ese gol ganó tres puntos. Por la tarde, Irán jugó un antifútbol impresentable frente a España y a los diez minutos de la segunda parte marcó España, la cuarta jugada de peligro realizada en esa segunda parte. La táctica o los hombres no resuelven resultados injustos por eso, ante una defensa muy cerrada, hay que utilizar la gambeta, las paredes, los regates en un baldosín, los tiros de distancia, las provocaciones con balón penetrando hasta que te hagan falta o penalti… La cuestión es que España ha salvado un partido que, de empatar, hubiera puesto en peligro la clasificación. Hierro mantuvo la calma ya de salida, sacando a Carvajal y Lucas Vázquez para castigar la banda derecha con la expectativa que luego se encontró. Durante el partido, se jugó con pausa, se tocó, se fraguó la jugada y aparecieron las ocasiones, para lo que Silva, Iniesta y el mismo Isca aportaron su calidad en espacios cortos. El partido fue feo pero interesante al fin y al cabo en el sentido de que se superaron problemas mucho más serios que los ofrecidos por Portugal días antes. Con este resultado, ahora, España puede quedar primera por las nuevas normas de FIFA para resolver empates: Primero la diferencia de goles en los partidos del grupo y, segundo, la cantidad de goles marcados en todos los partidos del grupo. Ante la misma diferencia de goles, se puntuará por la conducta de los partidos respecto al juego limpio, tarjetas amarillas y rojas recibidas.

Para mí, fue interesantísima la entrevista formulada a Carlos Queiroz, Seleccionador de Irán (ElPais, 19.junio.2018, Diego Torres), y nos ayuda a observar el Campeonato para localizar lo verdaderamente novedoso del fútbol contemporáneo para lo que transcribo un resumen: “Hoy nosotros vivimos una involución; estamos subordinados a la dictadura del opinatorio. Todos dan opiniones sin moralidad. Hay irresponsabilidad, impunidad e injusticia en las opiniones que muchas veces crean ambientes alrededor del equipo que condicionan los resultados. Es un fenómeno… Muy temprano en mi carrera tuve el privilegio de colaborar un ratito con los analistas de Brasil 1982. Probablemente uno de los mejores equipos de Brasil de siempre. Pero mira el ejemplo de Italia: cómo Italia creó un concepto der “nosotros contra el mundo”. El entrenador Enzo Bearzot provocó una pelea con toda la sociedad italiana y todos los entrenadores. ¡Y salieron campeones! Eso me dio una visión de otra componente que para mí es muy decisiva del trabajo con los jugadores. Porque nosotros podemos maniobrar en el tiempo, la intensidad o la metodología del entrenamiento, pero nos olvidamos mucho del cerebro. Nos olvidamos de cómo operar todo el entrenamiento a través de una cosa que… Nosotros somos seres humanos, crecemos y nos desarrollamos utilizando el cerebro para hacer todo, y el cerebro ha sido el elemento menos utilizado e investigado en la vida humana. No sabemos nada del cerebro. Pienso en el entrenamiento mental. ¿Por qué factores exógenos pueden influir tanto en la definición de un equipo: la confianza, la autoestima, la convicción, el carácter…? En resumen: si podemos comprar talentos e intentar ganar un campeonato, pero tú no compras carácter para salir campeón”. Y le hicieron una nueva pregunta al entrenador portugués Queiroz: “¿No cree que cada año juega mejor (Cristiano Ronaldo) en la medida en que cada año toca menos el balón? - ¡Normal! Hay una palabra muy simple que hay que introducir en la reflexión: madurez. El entrenador puede hacer todo con el jugador: trabajo técnico, mental, físico. Podemos comprar talento. Pero no podemos comprar carácter y experiencia. Un jugador que juega un Mundial y una Copa de Europa con 31 años no es lo mismo que el jugador que jugó conmigo el Mundial de 2010. No es un jugador diferente. Ha hecho una evolución natural”. 

(…) “Recuerdo bien algunas cosas. Un día lo llamé a mi despacho en Manchester y le dije algo que solo he dicho a dos jugadores en mi vida: “Hemos trabajado un tiempo, te conozco desde que jugabas en el Sporting, y vamos a llegar a un acuerdo entre los dos: tú naciste para ser el mejor jugador del mundo; si estás dispuesto a trabajar y a caminar para ser el mejor del mundo, yo estoy dispuesto a trabajar encantado contigo.  Hay un precio para pagar en la vida cuando quieres tener éxito. Si quieres te vas a casa, piensas y mañana hablamos y empezamos un nuevo día de trabajo. Porque ya eres un gran jugador de fútbol. Pero llegar a ser el mejor es otra cosa”. Fue interesante porque una de las cosas que empezamos a trabajar fue que hay que llegar al área. Le decía: “Cristiano, tú tienes gol, pero no puedes hacer goles fuera del área, siendo un jugador de servicio, de entrega del balón a los otros. Porque es en el área donde tú puedes hacer la diferencia y tener un mayor impacto. Es en el área en donde tú puedes demostrar por qué vas a llegar a ser el mejor del mundo”. Poco a poco, como extremo… Los jugadores de esas características, como Cristiano o Figo, quieren el balón al pie. No quieren llegar. ¡No quieren entregar el balón!” (…) “Los grandes jugadores quieren el balón al pie. Tienen que entender que a veces la maestría del juego está en encontrar una salida sin balón. Un día un gran entrenador me ha enseñado una cosa: “El entrenador tiene que saber cuándo hablar y qué hablar, pero lo más importante de un entrenador es saber cuándo tiene que estar callado y dejar que hable el silencio”. Eso me ha marcado mucho. Traslado eso a los jugadores. Los jugadores se afirman con balón y sin balón. Esa ha sido la transición de Cristiano. No puede estar siempre al piano, a la guitarra, al violín y a la batería. Porque al final el maestro tiene que conducir el colectivo haciendo impacto, por ejemplo, haciendo los goles. Messi en esto es como Michael Jordan. Jordan estaba en los rebotes, estaba en los puntos y en las asistencias, pero al final el equipo trabaja funcionalmente a su alrededor. Esto no está al alcance de todos. Eso está al alcance de los que no son del fútbol. Son el fútbol. Cristiano, Messi, Eusebio, Pelé, son el fútbol”. 

Salamanca, 20 de julio de 2018.