“MUNDIAL RUSIA 2018”: Fútbol “De pies a cabeza” (3/N)

16.06.2018 11:56 de MAROGAR .  artículo leído 120 veces

“En el fútbol no hay prácticamente azar, todo es producto de los actos de los hombres, salvo, pongamos si una paloma se cruza en la trayectoria de un pelotazo… Que pegue en el palo no es mala suerte, ni hay lotería en los penales”. (Libro: “De pies a cabeza”, Agustín J. Valle/Juan Manuel Sodo y otros).

            El día 12 de junio se conoció que el Real Madrid había fichado como entrenador al que era Seleccionador de España, Julen Lopetegui, para ejercer a partir de la finalización del “Mundial”. Saltaron las alarmas en la Selección, los medios periodísticos aventuraron numerosos comentarios, casi todos muy agresivos contra dicha decisión por parte del seleccionador y el presidente. Al día siguiente, día 13, Luis Rubiales como presidente de la FEF, decidió prescindir del seleccionador Lopetegui. Acto seguido incorporó a Fernando Hierro para asumir dicha función de Seleccionador.  Se esgrimieron razones para una toma de decisión tan salvaje por parte de Rubiales, aunque a mi me pareció más un acto de soberanía desmesurado por cuanto la decisión más perjudicial para la Selección era la decisión de castigar a Lopetegui mandándolo a su casa. Una barbaridad. Una salvajada que denota un estado de radicalismo galopante. Sin duda, Luis Rubiales sufrió “un ataque de cuernos” por la situación creada y desplegó su ira alentado por la prensa amiga y algunos de sus colaboradores en la sombra. Apareció de nuevo la eterna discusión de las dos Españas. En este caso, Real Madrid y Barcelona. Es especialmente lúcido un artículo de Javier G. Matallanas a este respecto: “Los españoles somos gente confrontacional, retratados por Goya matándonos a garrotazos. Estos días ha rebrotado ese carácter. Ya sea por lo que para unos es un imperdonable sabotaje de Florentino a la Selección anunciando unilateral e inoportunamente el fichaje de Lope tegui por el Madrid y para otros es una decisión disparatada, sin pensar como un estadista, del presidente de la Federación… El poeta guipuzcoano Gabriel Celaya escribió una de las poesías que mejor describen la reconciliación entre los españoles después de la horrorosa “Guerra Civil” que nos enfrentó incomprensiblemente el siglo pasado: “Recuerdo nuestros errores, con mala saña y buen viento. Ira y luz, padre de España, vuelvo a arrancarte del sueño”.

Igualmente me gustó “El Editorial” de Jorge Calabrés en “El Español”: “El antimadridismo militante y la campaña contra Lopetegui y Florentino” - “Después de dos años y medio en la cueva, los “anti” salieron a ver la luz del sol con fichaje de Lopetegui por el Real Madrid. Tras ganar tres “Champions” de forma consecutiva, algunos aprovecharon la ocasión para echar toda la bilis acumulada sobre el nuevo entrenador blanco”. (…) “Y Lopetegui debe tener la conciencia tranquila. Miljanic, Kubala, Santini, Aragonés, Scolari, Hiddink, Van Gaal, Conte, todos ellos firmaron con un club antes, incluso durante, de un gran torneo... La única diferencia es que ha fichado por el Real Madrid. Lo anómalo no está en la decisión del entrenador, la bomba en Krasnodar la ha puesto Rubiales con su decisión inaudita. Podía haberse comido el orgullo y sentarse ante los medios junto a Lopetegui para normalizar la situación. Eso era lo que esperaba el ya exseleccionador. Eso era lo que requería el momento y estar a la altura del cargo en el que se estrena, pero eligió el autoritarismo y no escuchar ni a los propios jugadores que pedían la continuidad de Lopetegui”. El día 14, a las 19 horas, Florentino Pérez presentó en el Bernabéu al nuevo entrenador y en los discursos de ambos hubo otras informaciones distintas que las comunicadas en la versión del presidente de la FEF. También se supo por otros medios periodísticos que hubo un primer comunicado oficial de la RFEF admitiendo que: ”en todo momento habían estado en contacto con el Real Madrid y al tanto de las negociaciones entre el técnico y su futuro equipo”, siendo las 17,28 horas del martes. Posteriormente desapareció dicho comunicado y se sustituyó por otro a las 17,45 horas que aseguraba que la FEF recibiría el “pago de la cláusula de rescisión”.  Con todo, algo no casa con la verdad… 

Y ahora hablemos de fútbol. Jugó España contra Portugal el día 16 a las 20 horas de la tarde, hora española. Hierro la dirigió con una alineación prevista por Lope tegui y le honra: “No hay que mover nada ahora mismo”: De Gea; Nacho, Ramos, Piqué, Jordi; Keko, Busquets, Iniesta; Silva, Diego Costa e Isco. Un buen equipo, que empezó perdiendo por un penalti cometido por Nacho a Ronaldo. Demasiado pronto este gol. España tuvo unos momentos de nerviosismo y después se tranquilizó empezando a mover la pelota con sentido común, paciencia, pausa más que velocidad, y acabó marcando dos goles muy interesantes, el primero más por individualismo del delantero centro español, Diego Costa, al que se le resistían los goles con la Selección. Cristiano, que había marcado el penalti, logró también el segundo empatando el partido después de una mala intervención del portero De Gea que después de doblar la rodilla puso las manos blandas y el balón se le fue para las redes. Frente a un juego organizado y asociativo en torno al balón de la Selección española, Portugal replegaba en propio campo, y cuando quitaban balón salían con mucha velocidad con un buen balance de atacantes. Por tanto, España debía seguir atacando, pero muy atentos a las vigilancias defensivas. Prácticamente se consolidó una posesión de pelota en torno al 65% lo que marcaba una tendencia del juego, pero no se veía una superioridad plena debido al peligro que se vislumbraba en Portugal cuando salía velozmente. El tres a dos llegó en un tiro impresionante de Nacho, balón rebotado fuera del área hacia el sector derecho fuera del área, y allí estaba el defensor español para que golpease de bote pronto con una gran precisión y a media altura, rebotando en un poste y casi en el otro pero hacia dentro de la portería. ¡Golazo! Recordaba a mis seguidores en “twitter” que el tiro de Nacho también se conoce como “bote inglés” o “entrebote”, términos poco repetidos incluso en la literatura futbolística. El partido ya parecía decidido, eran los momentos donde la Selección española se la veía más sólida y convencida de la victoria. También los espectadores. Pero Piqué cometió una torpeza al borde del área si en el equipo contrario está Ronaldo, éste con su precisión exquisita marcó su tercer gol a la izquierda de De Gea, un golpeo de cirujano, medido, carrera previa controlada, ataque potente de interior de empeine, trayectoria ascendente-descendente, el portero español se limitó a ver entrar la pelota, inapelable. Total, empate a tres. ¿Resultado justo? Todos los resultados son justos si el balón entra en la portería. Horas antes, Irán había ganado a Marruecos ya acabado el partido y en el tiempo de descuento por lo que los puntos de España y Portugal pueden ser insuficientes, lógicamente todo dependerá de próximos partidos. Pero nos quedó un buen regusto de partido, bien jugado por ambos, cada cual con su estrategia y sus posibilidades. Un resultado así, con seis goles, prestigia a los equipos contendientes aunque siempre que existen tantos goles ha habido menos destreza defensiva que la planificada.

Hierro dirigió bien al equipo, pasó por momentos difíciles y supo ir moldeando la táctica, los cambios, el saber estar en la banda, etcétera. Cumplió con su complejo papel para este partido. Los medios periodísticos estuvieron muy condescendientes con el equipo y las individualidades que fallaron, había como ganas de no “pinchar” a nadie después de lo sucedido con la despedida del Seleccionador Lopetegui. Algún atrevido hubo que ya proponían el cambio de De Gea para el próximo partido, lo cual resultaría intolerante a estas alturas del Campeonato.  El equipo estuvo unido, celebraron los goles con entusiasmo y supieron superarse en los momentos de difícil resultado. Las expectativas siguen estando ahí. ¡España, España, España…!

Salamanca, 16. Junio. 2018.