Modernas antigüedades del fútbol.

 de MAROGAR .  artículo leído 237 veces

“Los tiempos primitivos son líricos, los tiempos antiguos son épicos, los tiempos modernos son dramáticos”. (Victor Hugo).

 

José Palacio. (Play Fútbol, Cadena Ser, 23.11) asegura que “Europa se abona al 3.5.2.” Y cita a Antonio Conte como el inventor oficial, primero en la Juve, luego para la Selección italiana y actualmente en el Chelsea. Incluso asegura que “el sistema de tres centrales y dos carrileros” es el imperante. Volviendo a la mala denominación de los “tres centrales”, incluso la considera “defensiva”. Del mismo modo, se asegura que Sampaoli ha adaptado para el Sevilla la presión alta, mucha intensidad y un fútbol ofensivo que, en momentos, pecó de excesiva fragilidad defensiva, con lo que ha ajustado su equipo al dibujo señalado del 3.5.2. Dando libertad a los laterales largos y mejorando las prestaciones de jugadores poco solidarios en defensa.

Al propio tiempo, se cita a Roberto Martínez, seleccionador belga, que sigue moviendo piezas para que sus futbolistas prometedores se conviertan en un equipo temible en Europa. Probando el 3.5.2., con mucha presencia de Carrasco por el carril izquierdo y una gran libertad para Hazard en tres cuartos, retrasando a De Bruyne para la construcción. Ante Estonia le funcionó hasta conseguir un resultado de 8-1, claro está pendientes de confirmación con equipos más exigentes. Del mismo modo, el Bayern de Münich fue sorprendido en la Bundesliga por el Dortmund de Tuchel. Si estos equipos van obteniendo buenos resultados, no será extraño ver próximamente a otros equipos grandes como Manchester United, Atlético de Madrid, etc.

Otras crónicas han citado al Chelsea de Conte escalando posiciones con el 3.4.2.1., cuando otros se regodean que es el 1.3.5.2. Será cuestión de matices temporales a lo largo de un partido, del mismo modo que el Real Madrid jugó en Barcelona en 1.4.3.3., que otros dijeron que era 1.4.2.3.1, y que, descaradamente, acabó convirtiéndose en 1.4.4.2., cuando Casemiro apareció en escena. Lo importante de esto es no pontificar. En el Chelsea, el entrenador Conte ha incorporado a Marcos Alosno como carrilero zurdo y ha adaptado a Azpilicueta como central izquierdo. El otro español, Pedro, asegura: “Conte tiene las ideas claras, nos costó al principio pero nos vamos adaptando. Es el camino a seguir”. En otro artículo de A. Rubio y C. Alvarez se insiste: “Antonio Conte ha mejorado al Chelsea con un nuevo sistema defensivo… Es un sistema que requiere de muchas horas para conseguir los automatismos”. Azpilicueta dijo: “Nunca había jugado de central en línea de tres. Nos explicó lo que quería y hemos ido aprendiendo porque casi ninguno habíamos jugado en este sistema”. Guardiola ya lo puso en liza en Barcelona, Münich y Manchester City. Aseguran los periodistas que es una revolución que se está produciendo en Europa: Niza, Eintracht Franfourt, Colonia, Roma o Tottenham, ya aquí no están tan seguros que el sistema sea defensivo como dice César Vallejo, el jugador cedido por R. Madrid al Eintracht: “Parta nosotros es una ventaja porque nos ayuda a compensar a equipos que acumulan mucha gente arriba. A la hora de salir con el balón jugado uno de los tres centrales suele estar libre y puede salir conduciendo”. Pochetino en el Tottenham asegura: “Nos aporta flexibilidad a la hora de encontrar la solución correcta, es importante manejar diferentes registros”. El Atalanta italiano también usa defensa de tres, aunque su entrenador Gasperini asegura que no sólo defienden con tres efectivos: “No es más que una etiqueta. Cuando defendemos me gusta hacerlo con nueve futbolistas, hasta con 10 si consigo convencer al “Papu” Gómez”. Los equipos que están en posiciones que dan acceso a competiciones europeas despliegan sus recursos manejando el concepto de los tres defensas atrás. Parece un proceso de evolución que en Europa, ahora más que nunca, los cambios están decidiendo partidos. Esta última semana, el Manchester City de Pep Guardiola perdió contra Chelsea lo cual deja ahí una “percha” conceptual que será muy interesante seguir en próximos partidos…

Bilardo se proclamó el creador de “la última novedad táctica del Siglo XX” (“France Football”, 2011), en plena confrontación dialéctica Bilardo-Menotti, que aún dura. Es verdad que Bilardo siempre fue defensor del resultado por encima del juego y se atribuyó el mérito de ser el precursor del 3.5.2. Hay opiniones que aseguran que dicho modelo ya fue manejado en Estudiantes de la Plata en 1982. Incluso se asegura que el “Mundial 1986” de Méjico fue ganado con 4.4.2. puro. Cayendo en el Mundial de Italia-1990 por un gol a cinco minutos del final, curiosamente de penalti. Hasta se asegura que el 3.5.2. lo usó Alemania para ganar dicha final, con un marcaje “persecutorio” a Maradona. Publiqué, el 23 de abril de 2016, el artículo “Lo peor del fútbol son las comparaciones odiosas…” (w.esfutbol.net), y lo incorporaré al libro de próxima edición. Ya señalaba la máxima de Jean De La Bruyere, “A veces, cuesta mucho más eliminar un solo defecto que adquirir cien virtudes”. Aseguraba yo entonces: “Quizás el Barcelona aplicó lo que Bilardo dijo: “¿Cómo se gana? – Con buenos jugadores, con chicos educados, que quieran al fútbol; y que detrás de ellos exista un plan táctico en el que intervenga el utillero, el médico, el presidente, todos. El fútbol es resultado”. Y Bilardo siguió: “Jugar bien también es pasársela al compañero. Pero se da demasiada vuelta con tanto toque…” Por supuesto, él aprovechó para vanagloriarse de su invento, el 1.3.5.2. Como se puede comprobar, una modernidad ya antigua… ¿Cuando nos convenceremos que los sistemas tácticos no son la solución definitiva...?

Salamanca, 4.diciembre.2016.