Los menos dotados triunfan en la Liga a su manera... 1 de 2.

14.03.2016 22:25 de MAROGAR .  artículo leído 607 veces

Es evidente que en España, actualmente, ganan Barcelona, Atlético de Madrid, Real Madrid, Villarreal, Sevilla, Athletic de Bilbao y Celta de Vigo, por este orden y hasta el 7º lugar, aunque los gallegos suman 30 puntos menos que los barcelonistas en 29 partidos jugados en la presente Liga 2015/16.  El Eibar ocupa el 8º lugar de la tabla siendo mi equipo de referencia al respecto de significar a los “menos dotados”. El fútbol sitúa a cada cual en su sitio, al margen de presupuestos, ganancias de futbolistas, entrenadores, antecedentes y trayectorias… A mí me parece que el Eibar reúne todas las condiciones para enamorarse de él, equipo pequeño de tamaño igual que su afición pero muy grandes en sus resultados comparativos. Campo pequeño, futbolistas entregados y sin complejos, apasionados por sus logros. Su entrenador siempre en el filo, haga lo que haga sus tácticas no suelen trascender a los grandes blogs, ni libros, ni periódicos de amplias tiradas… En este caso, Mendilíbar dirige con un estilo transparente, encantador… Con 10 partidos ganados, 7 empatados y 12 perdidos, un bagaje goleador de 41 a favor y 41 en contra, con la mitad de puntos conseguidos que el primero, Barcelona. Prácticamente salvado en esta Liga.

Aseguró Mendilíbar a Alfredo Varona (ElMundo): “Yo era mileurista en mi época del Sestao”. Y recorrió todas las clases sociales, desde el Lanzarote hasta el primer equipo del Athletic. Siempre lo hizo con ese lenguaje y esa mirada atrevida de los hombres que son sus propios jefes, capaz de tomarse una caña con sus futbolistas. “No cambiaría a Borja Bastón por Luis Suárez, de ninguna manera”. Asegurando: "No me gusta el elogio. No te sirve casi nunca para corregir errores. Por eso es verdad que me asusta un poco cuando ganamos varios partidos seguidos… Tarde o temprano, llega el batacazo. Por eso siempre les digo a los futbolistas que debemos tener las orejas tiesas como los perros” (…) “La honradez no vende y al honrado, a veces, se le trata por tonto. Sin embargo, el vivo, el tramposo, el que se tira en el área y se inventa un penalti, ese tipo de gente siempre sale adelante, y no es lo suyo, pero es lo que hay” (…) “A diferencia de lo que pasa en la sociedad de ahora, no sentíamos la necesidad de aparentar nada. Recuerdo que a casa llegó muy tarde la televisión en blanco y negro, pero no pasaba nada. Yo mismo me bajaba tan feliz al bar a ver los partidos de Liga que retransmitían…” (…) "Yo vengo de otra época, de otro fútbol en el que los futbolistas teníamos un par de botas o, a lo sumo, dos para jugar toda la temporada, y yo me acuerdo de llevarlas a arreglar al zapatero"(…) "Aquí, en Eibar, conservamos ese aroma del fútbol antiguo, con un estadio tan pequeño, tan lluvioso, pero es verdad que el fútbol cambió tanto que el único que no lo hizo fue el balón". Ahora se maneja en una ciudad con 27.512 habitantes y un estadio miniatura, Eipurúa, que aloja unos 6.000 aficionados. En aquel valle rodeado de montañas, en el corazón del País Vasco, se juega un buen fútbol, hasta el punto de que el Eibar cautivó a más de 10.000 accionistas de 50 países, una historia de lucha permanente. Hasta constituir un modelo de gestión único en el mundo dirigiendo dos aspectos fundamentales: económico y deportivo. Sin olvidarnos de que, el año pasado, descendieron de categoría y, por incumplimiento económico del Elche, permaneció a última hora en la categoría.

Una historia en espejo surgió en la “Premier” inglesa, un caso singular aún más llamativo por la clasificación conseguida hasta la fecha por el Leicester City, “Los Zorros” (The Foxes), hace once meses iban últimos en la Premier League.  Sus once titulares actuales han costado al club unos 29 millones de euros (El goleador Vardy fue fichado por 1,3 millones y el año pasado no era ni titular). Se apunta algo mágico para que este pequeño club haya elevado el vuelo y se sitúe en esta posición privilegiada. Todos propugnan los secretos de su éxito aunque nadie llega a entender el misterio, el mismo Ferguson habla maravillas del director deportivo Steve Walsh, considerándole una revelación por su manera de fichar y hacer el equipo. Es una sorpresa espectacular donde no es fácil discernir las causas aunque viéndoles competir se llega a explicar su rendimiento. Es posible que todo funcione mejor gracias al factor confianza al que se han afiliado en ese club. Todo ello con jugadores muy poco conocidos, vigorosos y valientes, es más sólido el equipo que la suma de sus individualidades. Y el viejo lobo que los dirige es el italiano Ranieri, ya en carrera descendente, ha sabido conjugar aspectos temperamentales en un equipo singular. Dice el entrenador: “A veces me asusto cuando veo cuánto comen, pero he decidido que si corren como corren que coman lo que quieran. El fútbol no es química. No hay reglas universales”. El entrenador confía en los jugadores y entre ellos se han hecho fuertes transfiriéndose la misma confianza: “Jugar mal significa traicionar a los demás”. Nadie da menos de lo máximo posible. Y, dadas las circunstancias, medio mundo deseará que el “Leister” gane el campeonato inglés. “En una época en la que el dinero parece ser lo que más cuenta ofrecemos esperanza a todo el mundo”. Si la victoria del Leicester City ocurriera, sería un gran beneficio para el mundo del fútbol, todos los entrenadores que abogan sistemáticamente por un gran presupuesto económico tendrían que ponerse un esparadrapo en la boca… Lo mismo para aficionados, directivos, y medios de comunicación a veces tan propagandistas de los que ganan... Afortunadamente, “el fútbol no es una fábrica de tornillos”. Y algunos presidentes, me parece que es el caso del Eibar, gestiona éticamente no gastando más de lo que ingresa y alienta a los suyos de manera ejemplar, sin condicionarse en su entrañable disputa del Campeonato porque su presupuesto es mínimo frente a los demás...

Salamanca, 14 de marzo de 2016.