"Las reglas del emperador". (11) Dante Panzeri.

 de MAROGAR .  artículo leído 158 veces

“¿Cómo llamamos a ese matrimonio de la improvisación y la organización? ¡Fútbol! La infinita incógnita”. (Dante Panzeri).

Los mejores técnicos aportan, todos, ideas muy positivas sobre el fútbol. De todas las síntesis publicadas se refieren a entrenadores que ahora mismo no están en activo. Este último apunte se lo dedico a Dante Panzeri, periodista, que escribió “Fútbol, dinámica de lo impensado”, uno de los libros más influyentes en mis propias dieas futbolísticas.

Dante Panzeri no entrenó ni dirigió a ningún equipo de fútbol, en era entrenador colegiado, aunque pudo influir profundamente por sus reflexiones avanzadas. Ya en su entrada, vino a concretar: “Este libro no sirve para jugar al fútbol. Sirve para saber que, para jugar al fútbol, no sirven los libros. Sirven solamente los jugadores… y a veces ni ellos, si las circunstancias no los ayudan”.

“¿Los futbolistas geniales son los que saben? ¡Cuántos futbolistas geniales no saben ni supieron por qué eran geniales!”. (…) “El fútbol es ciencia oculta de imposible enseñanza académica. El fútbol es empirismo”. (…) “El fútbol es siempre un solo fútbol – el de los jugadores y sus repentizaciones imprevisibles para ellos mismos – a pesar de los distintos rótulos con que pretendidamente se lo quiere transformar en “moderno”, “estratégico”, “práctico”, “táctico”, “planificado” y una serie de semejantes “nuevos” contenidos que no logran cambiar la realidad de que el triunfo que todos anhelan, como el mejor jugar que lleva al triunfo, siguen siendo exclusivo patrimonio de lo que el jugador – y nadie más – logra realizar en la mayor medida que “le salen” las pocas ideas fijas que permite aplicar el propio ritmo de una pelota jugada entre 22 seres humanos sujetos al muy arbitrario dictamen de lo imprevisto”.

 “Claro está: de los libros llamados “de fútbol”, el mayor adversario para mi paciencia por leerlos está en que su gran mayoría tratan de ser – disimuladamente unos, descaradamente otros – algo así como “Manual de instrucciones para nunca perder un partido de fútbol”. (…) “Hay mucha gente que supone que el fútbol es un libro de cocina. Lo leemos, tomamos las ollas y los ingredientes, encendemos fuego y esperamos la comida” (…) “Sabemos en qué año llegaremos a la luna, pero ignoramos cuándo, de qué manera, hecho por quién o por culpa de quién, con cual de las piernas y en cual de los arcos se convertirá el gol del partido de fútbol anunciado para hoy”.

Sin duda, Dante Panzeri es un dechado de sabiduría futbolística. Sinceramente, pensamientos necesarios para entender en detalle las cuestiones más recónditas del fútbol: “En el fútbol, frecuentemente, lo que se piensa no sale, lo que sale no se pensó, lo que se hizo bien resulta mal hecho y lo que se hizo mal hecho puede culminar en gol”. (…) “La pelota sigue siendo rebelde, indócil, para quienes no la saben dominar y no ha habido director técnico que lograra enseñarle cómo hacerlo a quien no nació dotado del sentido, la destreza o la ignorada razón por la que se nace o no se nace sabiendo docilizar esa cámara con aire”.

 “¡A cada momento el fútbol es una filosofía de lo contradictorio! Eso es lo que no logran entender quienes procuran hacerlo una mecánica científico-tecnológica del movimiento continuo”. (…) En el fútbol de siempre, la mejor jugada de un momento puede no servir un momento después. Esto suele ocurrir con muchos goles: son accidentes del juego”. (…) “Si el fútbol es en esencia juego de imprevistos, de picardía, de engaño, de suyo que el fútbol tiene necesidad del llamado gambeteador o driblador”. (…) “Honradamente es imposible cualquier incursión fundada, cierta, en lo que va a pasar”.

“El único dibujo valedero del fútbol, insisto, es el que se traza con la pelota; nunca el que se hace con la tiza. Por eso niego que en el fútbol pueda haber escuelas para enseñar a jugar. Escuela es sinónimo de “aprendizaje”. Rotundamente niego que se enseñe o aprenda fútbol. Solamente se puede hablar de “capacitación” o “corrección”… de los recursos nacidos con el jugador por decisión de su madre. Yo nunca pude hacer ni cambiar ningún jugador, joven ni maduro. Nunca supe mentir y tengo que decir eso que puede desmentir a otros”.

Tang Taizong “era audaz, fuerte y extrovertido, no estaba interesado en cuestiones académicas sino que le entusiasmaban las artes marciales, el tiro con arco, montar a caballo y cazar. En tiempos revueltos, estas habilidades eran mucho más útiles para un joven ambicioso que la sabiduría de los libros… era un hombre con una inteligencia aguda, poseía un juicio inteligente y sabía cómo aprovechar los puntos fuertes y evitar las debilidades de sus colaboradores…" (Leído en “Las reglas del emperador”). Dante Panzeri falleció en abril de 1978 cuando yo tenía 30 años y nunca lo había leído antes; sin embargo, de haberlo leído en mis tiempos de futbolista o entrenador podría haber desarrollado mucho mejor mis desempeños… Sin duda, tenía unas habilidades distintivas para entender el fútbol y transmitirlo…

(25. Julio. 2017).