Las gafas de la complejidad. 2 de 2.

11.07.2019 00:00 de MAROGAR .   Ver lecturas

“Practica lo que sabes y esto te ayudará a ver lo que todavía no sabes”. (Rembrandt).

             Y seguimos buscando nuevas ideas, encontrando una vez más a Ignacio Benedetti que piensa muy bien el fútbol. “Quienes han hecho vida en el fútbol nos hicieron creer que hay jugadas, y esto no es así. Existe un juego, de la misma manera que hay filmes y no escenas. Todo es continuidad. Es ser creadores y receptores de todo lo que pasó y que pasará. No existen jugadas porque eso equivaldría a separar, que es lo mismo que desunir, y la vida humana, la existencia del hombre, ni siquiera en el más solitario de los naufragios, es un hecho inconexo e incomunicado”. He intentado razonar la esencia de este pensamiento con algún seguidor de Messi y no hay forma de penetrar en el criterio ya formado en el otro, Messi lo puede todo, es el mejor, lo que hace él no lo hace nadie, es el motor del equipo. Y ya está. Él es el mejor y hace lo mejor, solo cuenta él y si no rinde la Selección argentina como debiera es que los demás son muy malos. Y si no gana el “Balón de Oro” es porque los demás no entienden, cuando quieres explicarle que es el rendimiento de una temporada en concreto lo que cuenta, solo recibes una respuesta: “Él es el mejor”. Pero la discusión de fondo no era esa, carajo…

            “El profesor Francisco Seirul.lo, con sus “gafas de la complejidad”, el científico, y uno de los pocos sobrevivientes del “Cruyffismo” en Can Barça, no ha cejado en su propósito de proporcionarle a quienes hacen vida en el fútbol las herramientas para una interpretación del juego mucho más cercana a la realidad. Hace hincapié en detalles, aparentemente simples, pero que encierran una enorme complejidad. “En el fútbol hay espacios de fase, que vendrían a ser “todas y cada una de las situaciones de un partido, interrelacionadas entre sí y en las que participan todos los jugadores, todo el equipo” (Seirul.lo). El profesor explica que jugar no es aquello que la sabiduría popular definió como momentos aislados, es decir, jugadas de ataque y de defensa. Desarrollando una propuesta de que no hay jugadas sino “situaciones aisladas del juego”. Porque la idea fundamental es que “todas y cada una de las situaciones de un partido, interrelacionadas entre sí y en las que participan todos los jugadores, todo el equipo”. 

            Es fundamental entender la definición de Francisco Seirul.lo: “Interrelacionados, intracomunicados, intercomunicados y autoorganizados. Eso es un equipo de fútbol”. Por tanto, el referido articulista asegura que “lo revelado por el profesor Seirul.lo dibuja a la perfección el por qué todo forma parte de todo, una verdad que ni los más grandes enemigos de la complejidad pueden refutar”. En esa línea argumental, seguimos recibiendo improntas: “La jugada de Messi”. Como si los demás futbolistas no existieran en ese momento. Porque si no sucediera nada más, irían los diez oponentes, le quitarían el balón y se acabó. “Pero existen otros “algos” en ese momento, aunque esas otras cosas que suceden no tengan atractivo para la gente”.

            Se llega a asegurar que “la versión del Barcelona de Pep Guardiola, al igual que la Holanda y el Ajax de Cruyff, la Hungría de Puskas y la Máquina de River Plate, dominaron este deporte gracias a desarrollar de alianzas internas, sociedades, que los convirtieron en colectivos que hicieron aún más grandes las virtudes individuales de sus integrantes. Sociedades que, respetuosas de aquello que proponen las ciencias de la complejidad, entendieron que nadie defiende y nadie ataca, sino que todos juegan”. Ampliando: “Se nos enseñó, y se sigue haciendo, que sólo los trabajos defensivos o las acciones a balón parado son sinónimos de estrategia o de táctica, cuando la realidad es que la exploración de las opciones de construcción de juego son infinitas, pero necesitan del atrevimiento y la imaginación de quienes disponen del balón, y de aquellos que dicen comandar sesiones de entrenamientos”. El profesor Francisco Seirul.lo., no ha cejado en su propósito de proporcionarle a quienes hacen vida en el fútbol las herramientas para una interpretación del juego mucho más cercana a la realidad. “Hace hincapié en detalles, aparentemente simples, pero que encierran una enorme complejidad”, según Ignacio Benedetti…

Salamanca, 11. julio.2019