Intuyendo tendencias futbolísticas a futuro. 1 de 2.

10.10.2018 09:19 de MAROGAR .  artículo leído 109 veces

“El fútbol es hacer pensar a los pies”. (Javier Sádaba, filósofo).

            Parón en la Liga, nuevos partidos de Selecciones, y la Liga española 2018/19 presenta un escaparate inusitado en su clasificación: 1º Sevilla, 16 puntos; 2º Barcelona, 15 puntos junto con 3º Atlético de Madrid; 4º Real Madrid con 14 puntos, igual que 5º Español y 6º Alavés; siendo 7º Valladolid con 12 puntos, los mismos que 8º Betis. Años hacía que no veíamos este panorama, si bien tan solo han pasado 8 jornadas. Después de la derrota del Barcelona ante Leganés, Busquets aseguraba que “Para ganar la Liga tenemos que ser un equipo más sólido, más consistente”. Lo cierto es que dicha derrota hizo reflexionar a Valverde y dio motivos para nuevas reflexiones tácticas, quizás regresando a su ortodoxia religiosa que le dio triunfos la pasada temporada y recibió ya tantos goles como entonces. La cuestión exacta es que el Barcelona batió el año pasado un récord histórico de imbatibilidad con un clásico 1.4.4.2.  Pero la semana pasada llegó a Wembley contra el Tottenham para ganarles 4-2, y días después no pudo ganar al Valencia en Mestalla. empatando a un tanto. Los valencianos marcaron el primer gol antes de dos minutos de juego, pero. como tantas otras veces, apareció Messi para definir confirmando que marcó 22 goles en 25 partidos contra Valencia. Dicen que este equipo corre detrás del balón en exceso. Y eso que practica el juego con una formación táctica en 1.4.4.2., que suele asegurar control del juego. Pero los datos están ahí, contra el Betis solo tuvo una posesión del 39%; un 45% contra Villarreal; y un 37% contra Celta de Vigo. Todo un síntoma sin duda. Por lo que sus carencias en la tenencia las tiene que compensar corriendo detrás de los contrarios. 

Unas fechas anteriores, el Sevilla ganó 3-0 al Real Madrid con un dibujo en 1.3.5.2. Por lo que es interesante leer esta referencia de Álvaro Benito:“Los diferentes sistemas o estructuras a utilizar en un equipo de fútbol son simplemente puntos de partida. Puntos de partida sobre los que, con diferentes movimientos hacia determinados espacios, puedas generar ventajas o situaciones favorables para los futbolistas cuando estás en posesión del balón o fase ofensiva, o bien, puntos de partida para que, con determinados movimientos de ayudas y coberturas, puedas contrarrestar al rival en fase defensiva. El 1-3-5-2 tiene sus peculiaridades, sus ventajas y sus inconvenientes, como todos los sistemas. Lo primero que le suele suceder al equipo que lo enfrenta si usa una estructura más común como un 1-4-4-2, un 1-4-3-3 ó un 1-4-2-3-1 es que nunca estás a pares, ni por dentro ni en banda, lo cual ya te puede generar los primeros desajustes si, por ejemplo, quieres ir con presión alta a campo contrario. A evitar sin duda que tu lateral tenga que salir a su carrilero, ya que la distancia entre el propio lateral y el central de su lado sería demasiado grande y susceptible de ser atacada por los delanteros o jugadores de segunda línea rivales. Este sistema también te permite tener una buena primera ventaja con el balón, ya que normalmente siempre vas a tener superioridad numérica en fase de inicio. El problema puede llegar en zona de progresión, ya que al tener solo un jugador en el carril exterior te dificulta el poder juntar al rival en un costado para liberar el otro, o generar superioridades como cuando juegas con extremos y se meten por dentro. Por eso la mayoría de equipos que juegan con esta estructura suelen jugar más directo o vertical y construir ataques ya desde campo rival. Pienso que no es un sistema para ser dominador, aunque hay equipos que juegan a tener y a dominar y también lo utilizan. Esto es únicamente un esbozo de lo que representa ser entrenador y elegir una manera de jugar. Es sólo la superficie de una inmensa profundidad de matices, variables, trabajo, automatismos, etc… que los técnicos calibran cada día y cada semana en la búsqueda de mejorar el rendimiento del jugador y del colectivo. Sin olvidar que al final estamos en manos de los pies, de la interpretación y del talento de los artistas del negocio, los futbolistas”.

Sin embargo, el Sevilla hacía un mes que había perdido el derby contra un Betis goleador, en este caso, nada más y nada menos que por 5 tantos. Los nubarrones de entonces se han ido clarificando hasta el punto de que el Sevilla, ahora mismo, mantiene el liderato de Primera división al haber ganado sus últimos cuatro partidos. El Sevilla es el más goleador desde el año 1955, marcando 18 tantos en las ocho primeras jornadas de Liga. Pero también se decía hace bien poquito que les faltaba un 9 goleador. Sin embargo, la última semana, cayó derrotado en “Europa League” ante el Krasnodar. Confirmación de que el fútbol nunca es único y verdadero. Históricamente, Francia ganó con dicha estructura de 1.3.5.2., una “Eurocopa” siendo entrenador Michel Hidalgo. Y no deja de ser una variante ofensiva del 1.4.4.2., acumulando un hombre al medio campo y restándoselo a la defensa. A su vez, con variantes singulares como el 1.3.4.1.2; 1.3.1.4.2.; 1.3.5.1.1.; 1.5.3.2., cuando se juega “a no perder”, aunque Argentina fue precursora en el “Mundial 86”. Porque no es lo mismo jugar con 3 defensores y 5 centrocampistas que plantarse en el campo como lo previó Rinus Michels, y muchos años después Cruyff, con una variante tan agresiva como el tradicional 1.4.3.3., del Ajax y Selección holandesa, practicada en “Alemania74”. En todo caso, esta sopa de números simplemente es para dejar constancia de las variaciones tácticas más variopintas que pueden suceder, aunque la solidez de un equipo dependerá siempre de los jugadores y sus actitudes.

Ahora resulta que “amenazan” literariamente a Lopetegui porque “quiere instaurar en el Real Madrid un estilo de fútbol que atenta contra la historia”. Todos estuvimos de acuerdo con el excelente partido jugado contra la Roma, con un fútbol de combinación y asociación en torno al balón que cautivó a la mayoría dejando constancia de un buen estilo a futuro. Un futuro de bolsillo porque ahora el fútbol de toque es “ir contra la historia”, mezclando asociación en torno al balón con el manoseado “tiki-taka” del que Guardiola renegó cuando no se juega convenientemente: Sin superación numérica, si no se atraviesan líneas, si no se controla el juego en zonas ofensivas, si no se presiona y quitan balones al contrario, si no se busca el gol como fin último, etc.  Quizás sería bueno reflexionar sobre estas ideas: “Sé que todo sucede por una razón. Pero a veces me gustaría saber cual fue la razón”. Y todo un Barcelona, todo un Real Madrid, todo un Atlético de Madrid y todo un Valencia, ahora mismo, no saben a ciencia cierta por qué han perdido tantos puntos a estas alturas de la Liga 2018/19. El técnico Zdenek Zeman venía a concretar: “No importa tanto cuánto corres, como hacia dónde y por qué corres”. Por eso me interesa lo que Tallón escribió: “El fútbol desarrolla pequeños y grandes engaños. Quizá el más ambicioso es hacer creer al rival que domina el partido porque controla la posesión, mientras el contrincante recibe un chaparrón. La sensación de ser el amo de algo es narcótica. Te anestesia y te sientes invulnerable. Eso te arrastra a excesos de confianza, momento en que el adversario cae sobre ti de modo inopinado”. 

Setien con su Betis perdió por 1-0 en la última jornada contra Atlético de Madrid. “Lo que hace Simeone yo no lo haría porque no lo siento así”, aunque afortunadamente avisa a navegantes que confunden la velocidad con el tocino: “La posesión no es el fin, es un medio”. Del mismo modo que reflexiona: “El partido ha acabado con el Atlético yéndose al córner y pidiendo la hora, eso es un orgullo”. Al respecto del Sevilla asegura que “está teniendo mucha efectividad”, anticipando que “todo lo que sucede ahora es circunstancia, no sé si el Sevilla va a poder aguantar ahí hasta el final”. Quique amplía visiones con las que coincidimos y cita al Barcelona: “Se le atascarían muchísimos partidos si no fuera por Messi”. Del mismo modo echa un capote: “Lope tegui tiene capacidad suficiente para revertir esta situación” y concreta: “Al Madrid no le veo tan mal… necesita tiempo después de todos los cambios que ha sufrido”. Son pequeños apuntes que pueden señalar un camino no teórico sino que plasma la realidad de lo que está ocurriendo sistemáticamente.

Por tanto, la posesión no está sirviendo para ganar siempre, aunque el sistema de medida es relativo, habría que distinguir la posesión para defender, o para hacer pasar el tiempo, de la posesión en tres cuartos de campo contrarios buscando goles; igualmente, aseguro que las Ligas, o las “Champions League”, no se ganan en un mes y al siguiente mes se pierden estrepitosamente; que es un espejismo considerar que un 1.3.5.2., puede resultar más ganador que un 1.4.3.3., o que un 1.4.4.2., etcétera; que es muy bueno para el fútbol ese agrupamiento de equipos en la cabeza de la Liga; que no es presentable la descalificación de los entrenadores por los puntos conseguidos por cuanto el calendario desvirtúa en todo momento las sumas y restas de las puntuaciones, añadiendo que para esta temporada dicho calendario es asimétrico… Pero se confirma por el momento que la Liga española es la más igualada de las cuatro grandes de Europa, ninguna tiene a seis equipos en sólo dos puntos. No obstante, cualquier tendencia necesita mucho más tiempo para que se considere un factor determinante e indiscutible.

Salamanca, 10 de octubre de 2018.