Fútbol holístico

 de MAROGAR .  artículo leído 190 veces

“El holismo enfatiza la importancia del todo, que es más grande que la suma de las partes (propiedad de sinergia), y da importancia a la interdependencia de éstas”. (Anónimo).

“Abogamos por un desarrollo personal holístico”, dijo el director técnico de la Federación Alemana de Fútbol, Ulf Schott, (Estoril, 13.enero.2015, Congreso “Footballa Talks”). Y amplió: “Queremos que todos los jugadores adquieran su autoestima en el fútbol, que tengan apoyo en la familia. Hay que preparar a los jugadores desde jóvenes para que tengan bases para lidiar con el fracaso”. Concretó además que, anualmente, se observan a unos 600.000 jugadores alemanes. (1.300 entrenadores en régimen parcial en 366 bases regionales de la Federación, un entrenador se encarga de unos 20 clubes del fútbol base). “Se debe ofrecer un trato individual, ver cuáles son los puntos más fuertes de cada talento, eso marca la diferencia”. ¿Se puede traducir “holismo” por “totalidad”?

El miércoles 10 de mayo se jugará el partido de vuelta, Atlético de Madrid - Real Madrid. Precisamente éstos llegan con una mochila de 3-0 goles obtenidos en el Santiago Bernabeu. Sin embargo, los últimos artículos periodísticos hablan de fórmulas mágicas, tanto para Zidane como para Simeone, que airean ciencias infusas para que se ganen entre ellos que, luego, la realidad descifrará. Eduardo Castelao (ElMundo,8.5.2017) firmó: “El consejo de los psicólogos al Atlético: Carpe Diem… Con todo perdido, han de liberar la mente y disfrutar. Creer. Disfrutar. Desatarse. Esfuerzo. Talento. Compromiso. Intensidad. Valores. Venganza NO. Gafe NO. Mala racha NO. Si esto fuera un mosaico audiovisual todas esas palabras deberían ser escupidas por una pantalla gigante en el vestuario del Atlético de Madrid antes de saltar el miércoles al verde para intentar, lo dice Simeone, un “casi imposible”. (…) “Tener todo perdido es la vía para desatarse y olvidar pasado y futuro”. (…) “Se trata de vivir el momento. Es más, no se trata siquiera de salir a ganar, porque ganar depende del rival, del árbitro, etc. Deben salir a jugar siendo conscientes de que son un equipo con talento suficiente para hacerlo”, según la psicóloga del deporte, Patricia Ramírez. Igual que señaló: “Todo lo que sea pensar en revanchas, en romper el gafe contra el Madrid, en lo mal que se le dan estos enfrentamientos perjudicará una posible remontada”.

            Con frecuencia en los ambientes futbolísticos se citan aspectos del “fútbol globalizado”; o el “fútbol integrado”; o la “periodización táctica”; o el “fútbol contextualizado”, etcétera. Vaya por delante que el pensamiento “holístico” se encuentra en oposición al pensamiento “individualista” y aquel tiende a explicar el todo (la globalidad) a partir de sus partes… El mejor entrenador de baloncesto, Phil Jackson, obtuvo 11 anillos NBA con sus ideas en defensa del “sinergismo” entre las partes y contrario al encumbramiento del “individualismo”. Curioso que fuera Aristóteles el que resumiera de forma concisa el principio general del “holismo”: “El todo es mayor que la suma de sus partes”. ¿Una tercera vía en todos estos enfoques citados? Quizás sea un abuso del lenguaje pero se habla de “holismo ontológico”; “metodológico”; “semántico”; “filosófico”; “de las ciencias humanas y sociales”; “emergentista”; pero la cuestión es centrar el tema para el fútbol, para sus equipos, para sus jugadores, para sus gentes sin caer en charlatanería… ¿Funcionará la “holística” en las eliminatorias pendientes de “Champions League? ¿También para el final de la Liga 2016/17 española…?

            Sencillamente, el fútbol precisa de una educación previa de la persona, saber ganar, saber perder, respetar, aceptar que el contrario puede ser mejor que tú en un determinado partido… Todavía hay quien presume “no me gusta perder ni a las chapas…” Gustar, gustar… no le gusta a nadie pero hay que educarse racionalmente porque unas veces se gana y otras se pierde. Sin duda, ser competitivo no está reñido con la educación, con el “fair play”, con el respeto al otro. Si en el deporte no se transige, ¿cómo se va a ser tolerante en asuntos más importantes de la vida? Vayamos hacia un “desarrollo personal holístico” en la familia, en la escuela, en la comunidad de vecinos, en el barrio, en el fútbol de la calle, etcétera. Es posible que el Atlético aún no entienda por qué pierde en “Champions” contra Real Madrid pero, ¿El Real Madrid sabe ganar…? Hay muchos más “fantasmas” en las victorias lo cual me resulta también insoportable.. En todo caso, el lenguaje de estos momentos me abruma: “Vamos a muerte…”. Una sobreexcitación peligrosa…

Dicen que el término “holismo” fue introducido en 1920. Según los “holistas”, los cuerpos vivos son totalidades que no son susceptibles de análisis y que no se explican por una conjunción de sus partes; hay alguna cosa, según ellos, que ordena estas partes y que no es del orden de la causalidad eficiente. Pero las teorías científicas o filosóficas nos abruman más que resuelven cuestiones futbolísticas, al fin y al cabo son las que nos interesan. De hecho, el “holismo metodológico” no consigue explicar todo lo que está pasando… ¿Cuántos partidos que se están jugando bien, de pronto, sin que nadie sepa por qué, se convierten en partidos fallidos…? Pero es que lo contrario también ocurre, un desastre de juego, o de resultado, puede evolucionar por una chispa que se enciende de repente, hace crecer las respuestas y aquello se convierte en un triunfo memorable… ¿Será así el partido Atlético de Madrid contra Real Madrid? ¿El Real Madrid se planteará de salida este segundo partido con ánimo de ganarlo nuevamente? ¿El devenir final de la eliminatoria servirá para aprender de fútbol una vez más…?

Salamanca, 9 de mayo de 2017.