"El pajarito" llegó desde Uruguay.

18.12.2019 09:09 de MAROGAR .   Ver lecturas

“Un pájaro posado en un árbol nunca tiene miedo de que la rama se rompa, porque su confianza no está en la rama sino en sus propias alas”. (Anónimo).

           Galeano me alentó a escribir sobre fútbol, su especial sensibilidad me cautivó. El escritor uruguayo escribió mucho sobre justicia social pero también socializó el fútbol, disfrutó con él y nos lo dejó plasmado en excelentes libros de obligada colección. Otro uruguayo, futbolista, ha empezado a destacar en el Real Madrid. Se trata de Valverde, un joven que llegó al Castilla y se fue haciendo a las exigencias madridistas. Lopetegui, Solari y Zidane contaron con él y fueron graduando sus presencias en el primer equipo. Todos los aficionados, todos los periodistas, todos los tuiteros exigentes, querían que Zidane fichase a un centrocampista y le criticaban su inacción. En realidad, nadie pensaba en Valverde… Quizás ha sido en la jornada del 6 de octubre cuando hubo unanimidad con las prestaciones del uruguayo en un partido de primer nivel. Ahora se entiende que, de haber fichado otros centrocampistas, Valverde hoy no hubiera salido a la palestra.

           Posiblemente, todos coincidíamos en que Valverde no acababa de creérselo, su timidez era evidente. Pero intuíamos intensidad, músculo, resistencia, ida y vuelta, trabajo, llegada, equilibrio en medio campo. "Es verdad que estoy contento por Valverde, es muy bueno y siempre lo ha demostrado. Está creciendo, siempre avanza, siempre quiere el balón, ha sido clave en dos goles y estoy contento por él. Es un jugador moderno, con un recorrido importante en ataque y en defensa y lo está haciendo bien. Me alegro porque está jugando y se lo merece". ¿Ha llegado la explosión del uruguayo? Fede Valverde aterrizo en Montevideo y habló con los medios de su país sobre las charlas que mantiene con Zidane: "Hay que saber mantener los pies en la tierra, sirve de motivación para trabajar y seguir mejorando y aprendiendo de los compañeros que me tocan. No hay que leer mucho para no agrandarse, trato de no leer. Es lindo que hablen bien, pero hay que saber mantenerse en una línea… Zidane me pide que aproveche mi físico para presionar, ir y volver. También que trate de llegar al área y siempre bromea que dispare al arco porque en los entrenamientos lo reviento, pero poco a poco me voy a ir soltando". También se sinceró: “Yo me siento cómodo en cualquier lugar del mediocampo. Zidane me pone de 5 ó de 8, me siento cómodo, seguro a la hora de jugar, con ganas de llegar al área rival. Me pide que dé lo mejor de mí, lo que soy en los entrenamientos y cuando un técnico te brinda esa confianza te ayuda mucho”. (…) “Al principio era tímido y me costaba, me costaba tener una conversación con otros compañeros”.

            Lógicamente, en estos días salieron aspectos del jugador desconocidos. Néstor Gonçalves, su descubridor, hijo del mítico capitán de Peñarol “Tito”, desvela cómo fueron los inicios de Fede: “He mandado un texto de 2015 a su madre donde predecía su presente”.  “Tiene una mamá muy fuerte de cabeza, eso es lo que hace posible que el talento siga siendo talentosos”. Asegura Gonçalves que “siempre fue un chico que creyó en solventar cualquier tipo de problema. A más dificultad, mejor rendimiento da. Creo que en el Madrid también lo está demostrando… En el caso de Valverde se le veía cosas distintas, pero después detectamos la gran evolución que presenta: su capacidad de absorber conceptos, una tremenda disposición para el entreno, actitud, una familia que respalda... Es un proceso donde algunos se quedan y otros crecen… Cuando le vi tenía unas piernitas muy flaquitas y era delgadito, pero alto (De ahí lo de “Pajarito”). Hace poco estuve con él viendo un partido de Peñarol y me decía de broma “ya no puedes tocarme porque crecía mucho”.

             “La tranquilidad con la que entra en la cancha siempre fue igual. Nunca llamaba la atención… Trabajo, mucho trabajo. En los entrenamientos que duraban 10 horas semanales siempre sacábamos hueco para estar enfrente de un muro haciendo tiro con la izquierda y control con la derecha; y al revés. Seguro que ahora seguiría haciéndolo porque sabe que todo es mejorable”. También se está publicando (ElPaís, 18.10.2019, David Alvarez) que su primer entrenador en Peñarol tuvo que castigar para que se aplicara en la recuperación. En el sub-15 lo entrenaba “El Chueco” Perdomo, Valverde venía de una vida alegre siempre al ataque en los campos de fútbol 7 de Montevideo y descubrió que no lo sabía todo: “Mirá, si querés jugar a nivel mundial, tenés que marcar y jugar, las dos cosas”. Al parecer, Valverde se obstinó y “El Chueco” lo tuvo que mandar al banco. “Antes no le gustaba cansarse, quería atacar todo el rato”, recuerda Perdomo. Y Zidane, en la actualidad, asegura: “Puede hacer de “box to box”, esto es algo importante. Es un jugador que tiene personalidad; él quiere siempre hacerlo bien, se exige mucho, es bueno para mejorar”. El ex delantero Diego Forlán aseguró: “La gente todavía no vio lo que puede dar. Tiene un potencial enorme. Para mí solo ha mostrado un 40%... Solo queda que le pongan”. Hay algún reportaje (José Félix Díaz, 26.10.2019, Marca) que indica: “La sorpresa llegó con el primer informe médico. No puede firmar, casi está desnutrido, su físico no va a aguantar”. La parte técnica decidió por encima del criterio médico. A veces hay decisiones contradictorias que son decisivas…

            Después de un evidente rendimiento en el mes de noviembre, se intuye una consolidación importante. Y se le ha ampliado el contrato, así como la cláusula de rescisión, situándose ya como un clásico en las alineaciones. Incluso ya se prodigan crónicas acerca de que un posible fichaje de Pogba pudiera ser una “puñalada” a Valverde cuando realmente éste ya está lanzado y serán otros centrocampistas los que entren en crisis, precisamente porque algunos pasan de la treintena. 

            El propio Valverde concedió entrevista a Enzo Olivera, de la revista uruguaya “Túnel”: “Al principio me costó, fue duro porque no es fácil llegar a un vestuario con Modric, Casemiro, Ramos, Bale, Benzema… Hoy hablo cara a cara con ellos, pero porque me gané mi espacio con fútbol. Demostré. Obvio que cuando llegué me costó, me costó porque tenía miedo a equivocarme, quise respetar los espacios. Hoy me siento uno más del plantel. Fueron ellos los que me han dado una tremenda mano para darme los espacios, para aconsejarme, enseñarme… Primero Zidane, porque me ha dado la confianza para ser titular. No es fácil poner a un pibe de 21 años, con poca experiencia, en partidos duros. Más cuando el equipo no andaba bien y había muchas críticas. Él me pide que trabaje para el equipo, que demuestre lo que puedo dar en cada pelota. Me dice que haga lo mismo que hago en los entrenamientos. Distribuir con calidad. Que cuide el pase, que para Zidane es fundamental. Que suba, que llegue, me dice que tengo buen remate de media distancia, que le pegue al arco… Zidane me da la libertad para poder meter una pared e irme más arriba”.

            Salamanca, 18. diciembre.2019.