¿El fútbol es de los futbolistas?

23.10.2018 15:44 de MAROGAR .  artículo leído 132 veces

 “¡Tú, despreciable jugador de fútbol!” (W. Shakespeare, “El rey Lear”.)

          Es la frase contemporánea más utilizada por todos los entrenadores de la escuela de Menotti: “El fútbol es de los futbolistas”. Suena muy bien, pero no estoy nada seguro de que acabemos de creerlo a todos los niveles futbolísticos. De hecho, muchos futbolistas no asumen su función de una manera clara y determinante, entre otras cosas porque el funcionamiento de los equipos está encomendado de manera singular a los entrenadores a los que se les responsabiliza cuando el equipo pierde, y acaban con sus huesos fuera del equipo. No hace tantas fechas, en las ruedas de prensa agresivas contra Lope tegui, éste recordó lo que se tiene muy asumido: “Cuando se pierde, los responsables son los entrenadores”. Del mismo modo, me sorprendieron las declaraciones de Sergio Ramos antes de que la Selección jugase contra Inglaterra en la “Nations League”: “Venimos de datos que no son positivos. El fútbol son resultados y es con lo que se queda la gente. Tras el Mundial la moral estaba bastante baja. Tras el cambio generacional y el cambio de seleccionador se ha recuperado el orden y la disciplina. Hemos recuperado los resultados y a brillar. A mantenerse esa ilusión de tener un fútbol único y fabuloso. Es buena seña y estamos en el camino idóneo”. Sin duda, políticamente correctas las declaraciones del capitán si no queremos sacarle punta a su crítica implícita: ¿Recuperado el orden y la disciplina tras el cambio generacional y el cambio de seleccionador? 

          Días antes, el entrenador Maradona “se salió por las de Pavía”, cuentan que el general Manuel Pavía entró a caballo en el Parlamento para disolver la Primera República en 1874, quizás el diez histórico quiso entrar también como “caballo en cacharrería”: “Es un grandísimo jugador, pero no le da. Es inútil querer hacer caudillo a un hombre que va veinte veces al baño antes de un partido”. La respuesta del entorno de Messi no se hizo esperar: “Desprestigiar a Leo es de ignorante. Triste ver alguien que se jacta de ser líder hablar tan mal de nuestro mejor jugador actual y seguramente lo será por muchísimo tiempo”. Roosevelt aportó la solución para los devaneos mentales de Maradona: “Un poco de simplicidad sería el primer paso hacia la vida racional, creo”. A lo mejor Baltasar Gracián dió en el clavo: “El primer paso de la ignorancia es presumir de saber”. Por tanto, ahí tienen a un entrenador que no está nada convencido de que el fútbol sea de los jugadores y eso que opina de uno de los mejores artistas del balón. De ninguna manera podemos entender estas guerras absurdas del “Dios Maradona”, siempre se muestra por encima del mal y del bien… 

          Guardiola declaró en la “Gazzetta dello Sport” que la gloria alcanzada al frente del Barcelona, entre 2008 y 2012, fue el fruto de una conexión perfecta entre jugadores, club y entrenador. Afirmando: “Las dos veces que ganamos la “Champions” con el Barcelona las ganamos con siete jugadores de la cantera, como Xavi, Iniesta, Valdés, que entraron el Barça con 7 u 8 años. Era una combinación de estrellas, estas cosas pasan una vez en la vida”. Guardiola definió a Messi como “un animal competitivo, feroz, y que odia perder”. (…) “Si el equipo le acompaña en los grandes eventos él te marca la diferencia. Él y Cristiano Ronaldo llevan 10 años marcando 50 goles por año, es increíble. No es un año, es un año y más, más, más”. Angel Cappa, interpelado en “Radio Mitre” por las críticas de Diego Maradona opinó: “Coincido con Maradona, no hay que endiosar a Messi. Es un jugador terrenal, el resto es marketing. Eso sí, sin Messi el Barça sería décimo porque lo está salvando en muchos partidos”. De paso, Guardiola también había concretado sobre Cruyff: “Nos ayudó a entender el fútbol de manera distinta. Ganábamos y nos explicaba por qué ganábamos, Carlo Ancelotti habló en el “Festival dello Sport de Trento sobre la “Champions League”: “Me parece una competición más equilibrada también porque el Real Madrid ha perdido a Cristiano Ronaldo”. 

           Recientemente, “El País” acogió un encuentro entre Vicente del Bosque y Toni Nadal, dos gigantes de los banquillos. Le dijo el salmantino al balear: “Has buscado siempre la simplicidad, que parece un asunto banal, pero yo le doy mucha importancia”. Y Toni Nadal resumió: “Es muy difícil triunfar en la vida si uno no es exigente”. Vicente del Bosque señaló que “la otra tarea del entrenador afecta a los comportamientos humanos y las relaciones personales. Por eso decía antes que es difícil que en un vestuario haya una buena convivencia, porque eliges a 11 y los otros 14 están endemoniados. Pero tú no puedes ir a decirle: “oye, mira, no juegas por esto”. No puedes desgastarte todos los días dándoles explicaciones a los que no juegan”. A lo que Nadal mostró sus dudas: “No lo tengo tan claro”, Del Bosque reafirmó: “Muy pocas, y eso que cuando era jugador pensaba que cuando yo fuera entrenador las daría. Eso es un error”. Nadal formuló, “¿Y que destacarías sobre tu trabajo como entrenador?”. A lo que Del Bosque contestó: “He sido, dentro de lo que cabe, exigente y a la vez flexible. Y creo que no nos ha dado mal resultado. Hay algunos que son muy buenos técnicos y en lo deportivo, pero que en lo humano son catastróficos…” Seguramente, ambos entrenadores tuvieron muchos momentos que decidir en contra de sus propios principios y ante la crítica fácil de su entorno: “Hay muchas cosas que intervienen para la obtención del éxito. A mí no me gusta hacer sólo las cosas que me gustan. Me gusta hacer las cosas que causen que la empresa tenga éxito. Yo casi no paso tiempo en mis actividades favoritas” (Michael Dell).

          El 15 de octubre, en el blog de Juanma Rodríguez en Marca, escribía esta reflexión llamativa: “Si me preguntas por Bale te diré que sale en las fotos decisivas de uno de los mejores equipos del Real Madrid de todos los tiempos, el que ha conquistado tres Copas de Europa consecutivas. Sale en la foto del baile a Bartra, del que parece recuperado, en aquella final de la Copa del Rey ante el Barça. Sale en la foto del remate al Atleti en La Décima de Lisboa, aquel cabezazo que valió el 2-1 que todos supimos era el definitivo. Sale en la chilena de Kiev que desatascó La Decimotercera ante el Liverpool. En definitiva, el 99,9% de los futbolistas profesionales matarían por tener las fotos de Gareth Frank Bale. Suárez mataría por esas fotos, Griezmann mataría por esas fotos, Mbappé y Neymar matarían por el álbum de fotos de Bale… A los periodistas nos gusta pedirle a los futbolistyas del Real Madrid (ojo, sólo a los del Real Madrid) que sean lo que no son: a Benzema le pedimos que sea Cristiano, a Cristiano que fuera Di Stéfano, a Zamorano le pedíamos que fuera Hugo Sánchez, a Hugo que fuera Santillana y a Santillana… a Santillana ya no recuerdo lo que le pedíamos pero algo le pediríamos. A Bale le pedimos que no sea Bale, le pedimos que no se lesione (¡como si él quisiera lesionarse!)… En todo caso, sin que se enfade Juanma Rodríguez, el futbolista Bale tiene un potencial de tal calibre que las expectativas que no cubre generan un ambiente de frustración, sin duda. Personalmente, siempre espero más de Bale…

          Bernd Schuster está dirigiendo en la actualidad al equipo chino Dalian Yafang, desde el mes de marzo. Y especifica que los jugadores chinos no ganan mucho en fichas, pero sí en primas, ganan dinero sin ganan partidos. “Hay que transmitirles esa seguridad de que si fallan no pasa nada. En España la mentalidad del futbolista es más fuerte, a veces en China se descentran fácil. Y Schuster señala aspectos de los cambios habidos en los futbolistas en España: “Ahora el joven viene más abierto y no necesita un tiempo de entrada al primer equipo con estrellas. Se llame como se llame. Nosotros éramos más humildes… Ahora se buscan enseguida las culpas a los demás. Es una pena no tener ese sentido de autocrítica porque es la única forma de mejorar… Ahora no se respeta tanto al veterano”. Y es capaz de darnos una perspectiva del fútbol de antes: “A la gente le gustaba el fútbol. Un madridista podía admirar lo que hacía Cruyff o a un culé podía gustarle verme jugar… no éramos personas polémicas fuera del campo y nos respetábamos mucho…” Respecto a la actualidad, Schuster significó: “En el Real Madrid el problema que creo que tienen es precisamente el no haber descansado lo suficiente, porque la mayoría de sus jugadores han estado en el Mundial. Ya no es tanto una cuestión física sino mental. Por eso no les vemos esa frescura en el campo. Lo bueno es que la mejoría es una cuestión de tiempo”. Además de mostrarse contrario a los fichajes de invierno para el Real Madrid sentencia: “Ronaldo ya no sólo te garantizaba goles, sino que el rival inconscientemente cambia su forma de jugar. A veces falta un líder…” Y de nuevo surgió la eterna pregunta: “¿Qué es jugar bien?”, a lo que Bern Schuster sintetiza: “Es tener la pelota, defender bien y estar acertados en ataque, pero sobre todo la sensación de dominio”.

          Otro ex entrenador del Real Madrid, Fabio Capello, aseguró en RAI estos días que “Si yo fuera ellos, ficharía a Icardi ya”. Entre otras cosas señala que “Es un especialista en el área, como lo fue Cristiano en el último periodo. Si pones tres balones, llega a golpear los tres”. Y añade: “Es un jugador que “ve y siente” el gol… Sabe moverse en el área de penalti como pocos”. Curiosamente, Icardi creció en la cantera del Barcelona y juega actualmente en el Inter desde 2013. Por tanto, el debate esta ahí y, pareciendo sencillo solo por el hecho de enseñar la chequera, la cuestión parece que es distinto en la estricta realidad…

           Salamanca, 23 de octubre de 2018.