El entrenador Luis Enrique quiere descansar...

 de MAROGAR .  artículo leído 208 veces

“El 10% en la vida es lo que te pasa, y el 90% cómo te lo tomas. Aprende a relajarte y a meditar. (Anónimo).

            Día 1 de marzo de 2017, rueda de prensa con Luis Enrique, éste anuncia que no continuará en el Barcelona para la temporada que viene. Así de fácil. Así de concreto. Así de sencillo. “Quiero descansar”, dijo. ¿Se cansó de ganar, o de no ganar? ¿Se cansó de trabajar con uno de los mejores equipos del mundo; o se cansó de la presión continua del entorno y de la prensa? ¿Por qué ahora perdiendo autoridad hasta fin de temporada? ¿Hace bien a su actual club para que planifique con tiempo? Muchas preguntas, muchas especulaciones, muchas inseguridades. Pero ¿nadie se pregunta cómo está él?

Hace cuatro años que el Dormund de Klopp jugó en el Santiago Bernabeu, con un estilo agresivo, tomando el balón al modo alemán y conducirlo a la máxima velocidad hasta la línea de fondo contraria, acompañado el conductor de la pelota de otros muchos compañeros para resolver, o recibir el último pase antes de marcar si fuera necesario. El periodista Miguel Herguedas aseguró que, desde entonces, nadie se había atrevido tanto en el Santiago Bernabeu como lo hizo recientemente el Nápoles de Sarri, muy ponderado por el maestro Sacchi. A Sarri también lo criticó públicamente su presidente en aspectos futbolísticos. Está por ver cómo atacará el Nápoles en el partido de vuelta para superar a un Real Madrid con una renta de 3-1, últimamente no controla los partidos y los gana casi fuera de tiempo. De lo contrario Zinedine Zidane ya estaría cuestionado. A mí el Nápoles me gustó en el Bernabeu, mucho más el Real Madrid, y me temo que serán muy agresivos en su propio campo, un equipo rápido de “bajitos” no exentos de técnica. Pero tengo la sensación de que el entrenador Sarri ya va saturado en un ambiente incomprensivo que le ahoga…

Atlético de Madrid no ha rendido en la Liga española conforme quería Simeone, sólo le resta la “Champions” para reivindicar su papel. “Finantial Times” analizó con la base de datos de la consultora KPMG las cuentas de 69 clubs de fútbol durante cuatro temporadas. Y la mejor relación entre resultados y gastos salariales la tiene el Atlético madrileño. El Manchester United es el club que más gasta de Europa después del Barcelona, registrando el equipo inglés un coste salarial de 321 millones de euros terminando quinto en la “Premier”, pasada temporada. Stefan Szymanski, analista, afirmó que los logros de los clubs como el Atlético de Madrid o el Mónaco no son siempre mérito de un buen entrenador o de una estrategia inteligente en el mercado de fichajes, simplemente puede ser cuestión de buena suerte. Como quiera que sea, el Atlético cerró la campaña anterior con una “queja” de Simeone que aparentaba un deseo de “huir” ante teóricas ofertas desde Italia. Y, a pesar de sus pretendidos cambios tácticos y mejores inversiones en jugadores, los hechos no se han correspondido con la realidad. Justamente con un entrenador que repite, demasiadas veces, aquello de la “diferencia de presupuesto” sobre todo cuando pierde ¿Al final de esta Liga se confirmará la anunciada “huida” de Simeone como se vislumbraba la pasada temporada?

En ésta, todos los clubs ingleses se beneficiarán del acuerdo de 5.100 millones de libras (5.920 millones de euros) que ha firmado la “Premier” con Sky y BT, y de otros acuerdos de derechos de retransmisión internacionales de cerca de 3.000 millones de libras (3.480 millones de euros). En cambio, la “Bundesliga” llegó a un acuerdo con Sky y Eurosport por 4.600 millones de euros. Según la FIFA, en 2016 los clubs europeos gastaron 3.930 millones de dólares (3.655 millones de euros) en fichajes, aunque no han tenido en cuenta los traspasos que se realizaron entre equipos del mismo país. En 2016, los clubs ingleses invirtieron 1.370 millones de dólares (1.275 millones de euros) en fichajes internacionales. Al margen de números y cifras más o menos verídicas, la realidad práctica es que Mourinho no está ganando todo; ni Pep Guardiola; ni Wenger… Éste, de hecho, parece que está firmando su última temporada a pesar de la paciencia que los aficionados del Arsenal han tenido siempre con él, así como sus jefes, a pesar de los crecimientos presupuestarios sistemáticos.

Manuel Pellegrini dejó su puesto a Guardiola y orientó su camino hacia el Hebei China Fortune, fútbol que empieza a marcar tendencias por sus altos presupuestos y llamativos fichajes. “Si cumplo mi contrato hasta 2019, no tendré años para gastar lo que ganaré en China. Por tanto, no es una cuestión de dinero, sino de proyecto”. Y reconoció: “Tras anunciarse que venía Pep, la relación con los jugadores fue más complicada. La autoridad no era la misma. Cuando ya se sabe que habrá nuevo técnico, el ambiente cambia”. Incluso contrasta una realidad: “Muchos pensaban que con la llegada de Pep, iban a ganar la “Premier” con 15 puntos de diferencia, y no, en Inglaterra la cosa no es así”. Toda una lección práctica que el Barsa deberá aprender a partir de ahora hasta final del Campeonato 2016/17; aún más si fuera eliminado por el París Saint Germain.

El 18 de febrero, John Carlin, escribía en “El córner Inglés” (15 días antes del anuncio de no renovación de Luis Enrique): “Mauricio Pochettino, posible futuro entrenador del Barcelona, admitió esa semana que su actual equipo, el Tottenham, carecía de mentalidad ganadora… Éste es el cambio más difícil. No se trata de tácticas o de filosofía. No se trata solo de los 25 jugadores y del cuerpo técnico. Se trata de todo el club”. Siguió escribiendo Carlin: “El Tottenham de Pochettino corre más que cualquier otro equipo inglés y pelea con admirable furia… solo a base de grandes y repetidos éxitos se asimila la fe ganadora necesaria. Él dudaba en sus declaraciones de tener tiempo para lograrlo”. Al parecer Messi debería pronunciarse por el próximo entrenador cuando él mismo aún no ha renovado. ¿Unzúe, Valverde, Pochettino, Koeman, Eusebio, Blanc, Sampaoli, De Boer, Oscar García, Berizzo, Cocu…? ¡Cuestión de tiempo! Demasiados nombres para evaluar a todos…

Salamanca, 3 de marzo de 2017.