Dos buenos entrenadores en "Copa del Rey"... Y sólo ganará uno...

 de MAROGAR .  artículo leído 180 veces

"Claro que hay desgaste pero como no podría ser de otra manera… Como entrenador hay mucha presión, pero cada uno se la autoimpone, son meses intensos". (Luis Enrique).

Final de “Copa del Rey” en el Vicente Calderón, el Estadio desaparece tras este partido como sede del Atlético de Madrid, entre los equipos Barcelona y Alavés, dirigidos respectivamente por Luis Enrique y Mauricio Pellegrino, dos buenos entrenadores. Muy meritorio lo de este último y una confirmación de la labor excelente de Luis Enrique que ya se despidió para la próxima Liga. Es de esperar que no se cumpla aquello de que “El que se va a ir, ya se ha ido”. Al fin y al cabo, dos entrenadores triunfadores a este nivel aunque fuera por llegar a esta final. Ya ponderé el estilo de Pellegrino cuando llegó a Valencia que acabó en la calle pronto.  Sin embargo, en Vitoria le han dejado trabajar con sensatez, con jugadores sólidos y anónimos. Sorprendiéndonos en sus declaraciones: “El Alavés posee cosas que el Barcelona no tiene”. Sentando unas premisas previas: “Deseo ganar por este club, por esta afición, por estos jugadores, por mi familia y por un montón de razones”.

En la otra parte, Luis Enrique descansará de su desgaste público con el Barcelona, debería aprender mucho de Zinedine Zidane en lo que se refiere a su inteligencia emocional para el futuro, a conseguir mayor empatía con los responsables de los medios de comunicación, a quitarse esos niveles de agresividad gestual y verbal. Encaja mal el turno de preguntas y respuestas, se predispone negativamente con el entorno. Por lo demás, a pesar de contar con excelentes jugadores y un equipo bastante bien coordinado, ha demostrado buenos niveles de gestión deportiva con altibajos. Perdió la Liga española este año con tres puntos de diferencia con el máximo competidor Real Madrid, perdiendo con equipos del nivel medio-bajo y resolvió con buenos resultados frente a los equipos punteros. Quizás por su estilo particular, Luis Enrique le costará ganar con otros equipos que no sean el Barcelona. Debiera dulcificar su humor, su agresividad, su manera de simplificar el fútbol, pero también precisará contar con más jugadores de la plantilla a lo largo de la competición… Incluso se le ve muy “amargado” con su pasado madridista tanto en manifestaciones como en su manera de expresarse. Sinceramente, su carácter puede ser su mayor enemigo. Llega a este último partido con un bagaje inigualable: 8 títulos. Firmó en tres campañas un 76% de victorias, recuperando en ocasiones el 1.3.4.3. de Johan Cruyff. Sin duda, su equipo ha sido ganador al margen de las grandes figuras goleadoras. Su Barcelona concedió el 11,22% (22) de empates y el 11,67% (21 derrotas). Quizás su temporada más brillante fue la 2014/15 desplegando un fútbol vertiginoso, vertical, que se convirtió en el sello de identidad del equipo firmando un triplete. Es un debate de estilo mantenido durante estos años. Y está, ahora, en disposición de alinear un equipo equilibrado, con calidad técnica, máxima creatividad, capacidad táctica y llegada al área. Al margen de no poder disponer de Luis Suárez, sancionado, o la alineación del portero Cillessen en esta competición. En todo caso, el Barcelona será un excelente contendiente y favorito...

Pellegrino nos decía con cierto escepticismo: “El gran éxito del Alavés es tener 55 puntos y haber hecho una buena compaña. Ese es el sustento del club. Ahora nos encontramos con una final que vivimos con mucha ilusión… La final mantiene a todo el mundo enchufado, pero este equipo, del que se irán muchos jugadores jóvenes que están cedidos, podría seguir creciendo… Somos como nuestra afición: nunca nos rendimos. El equipo da, da y da con la ambición de ser mejores cada semana. Tenemos el objetivo cumplido y queremos más. Ese es el espíritu del club, del grupo y nuestro compromiso”. (…) “Somos un equipo difícil. Tengo una plantilla muy competitiva, un equipo de jugadores que insiste y con muy buenas intenciones. Un bloque que está en crecimiento y que hacemos las cosas sencillas de la mejor manera. Humildes pero capaces de competir de tú a tú con nuestras armas”.

El Barcelona exhibirá las maneras que Pellegrino aventura: “Es un rival que a los 20-30 minutos te va sometiendo, te hace replegarte y te lleva a hacer un ejercicio muy complejo para poder tener posibilidades… El fútbol te permite ser superior en algún aspecto del juego”. (…) “Ellos tienen una capacidad de juego que nosotros no tenemos y nosotros tenemos cosas que ellos no tienen…. Tenemos que tratar de que no puedan desarrollar su fútbol y cuando cojamos el balón aprovechar nuestras posibilidades de crear peligro. Ser inteligentes cuando nos dejen”. (…) “Messi se sabe mover con la sapiencia de los elegidos. Está en un punto en el que en dos acciones te define un partido. Es lo más peligroso. Hay otros jugadores que necesitan tocar más el balón e intervenir en el juego”. (…) “Una final es un partido de fútbol. Definitivo, pero un duelo en el que te tienes que imponer al rival. Aunque, a veces, todo lo extra te saca un poco fuera”.

Son apuntes singulares previos al gran encuentro del que espero disfrutemos, cualquiera que sea la solución final.

Salamanca, 26 de mayo der 2017.