¡Dogmas del fútbol que declinan; o emergen...!

 de MAROGAR .  artículo leído 195 veces

“Cuanto mayor es la ignorancia, mayor es el dogmatismo”. (William Osle).

Ya no ganan siempre los equipos que más posesión de pelota tienen en el partido… Y es que una parte del juego nunca representa el todo, el “tiki-taka” era el toque reiterativo de balón que, propagandísticamente, lo subimos a los cielos entre todos, la asociación sistemática de futbolistas con pases cortos era parte del juego, muy estético, pero no todo el juego. El propio Guardiola comprobó en carnes propias que la posesión precisa de otros factores futbolísticos para ganar, tanto en Alemania como en Inglaterra. Aprovecho para recordar otras modas que, también, resultaron pasajeras porque una vez más se confundieron las partes con el todo, los bombardeos con sus excelencias fueron muy intensivos: La defensa en línea; la defensa de zona; el doble pivote; el rombo o “losango”(Mourinho); el 1.4.2.3.1., inamovible; últimamente la “defensa de tres centrales” cuando debieran decir, a secas, defensa de tres… El 11 de abril próximo pasado, la Juventus de Turín, equipo elegante de toda la vida, ganó por 3-0 al Barcelona siendo sus datos estadísticos peores que la percepción visual del partido, o sea, el Barça manejaba el balón con un 67% de posesión mientras que la Juve se limitaba a una tenencia de 33%. La Juventus presionó al hombre-balón hasta robárselo, o derribar al conductor de pelota aunque siempre intentando quitársela como premisa básica, aprovechando el balón para llegar a marcar hasta 3 goles, por último replegando intensivamente a su propio campo reduciendo los espacios de penetración, endureciendo el juego e incomodando a todos los contrarios con móvil-balón. Otros factores destacaron como que los italianos llegaron a correr unos 108,7 kilómetros mientras que el Barcelona lo hizo durante 99,6 kilómetros. Cada jugador de la Juve recorrió diez veces más la distancia de un campo de fútbol, a menos posesión más actividad física…

Antes de la última eliminatoria de “Champions” se supieron ciertos datos estadísticos de todos los equipos como que el líder en posesión era el Bayern de Münich con el 66% (En el partido del 12 de abril, entre Bayern y R. Madrid, mostraron una tenencia de 48%/52% respectivamente). El segundo en posesión era el Barcelona con 62%; Borussia Dormund y Juventus 59%; Sevilla 58%; Manchester City 56% (Curiosamente el equipo que entrena Pep Guardiola como profeta contemporáneo de la tenencia); PSG 54%; y Real Madrid 53%... Es llamativo, también, que el Atlético llegó al 49% incluso por encima de equipos como Arsenal y Mónaco al 48%, siendo el penúltimo el Benfica con un 45%. Y el último el Leicester con el 40%. El dogma de la posesión está declinando en estos momentos… Un último ejemplo, partido Sporting de Gijón-Real Madrid jugado el 15 de abril pasado, el Real Madrid tuvo una posesión del 70% pero hacia el minuto 90 el partido cursaba con un empate a dos goles. Ya en el descuento, Isco marcó el gol de la victoria con lo que arregló el axioma “Posesión = Victoria”… Aunque fueron “otras cosas” lo que dieron la victoria al Real Madrid, entre ellas que los centrocampistas deben golear, ida y vuelta, profundizar, tirar a puerta una y otra vez, encontrándose con Isco en una actuación estelar en el juego con balón y resolviendo con dos tiros espectaculares que fueron goles de una gran estética…

Otros factores determinantes: En diferencia de goles, el Barcelona encabeza la clasificación con 17; Bayern con 16; Borussia Dormund con 15; Juventus con 12; Real Madrid con 10; y Atlético de Madrid con 7.  Precisamente éste ganó en distancia recorrida, un total de 934.634 metros; Nápoles 908.340 metros; Dormund 906.185; siendo el Barcelona el último con 852.899 metros que confirma la teoría de que “el que más posee el balón, corre menos”… Además, en cuanto a disparos a puerta el Bayern destaca con 127 y le sigue R. Madrid con 113; el Barcelona se va a los últimos lugares con 79 tiros superado incluso por Sevilla con 91 y Atlético de Madrid con 89. En el capítulo de faltas cometidas el Benfica se encaramó en el primer lugar con 126; Nápoles con 110; PSG llegó a 104; y Juventus a 103. Sorprende el Atlético de Madrid en el último lugar con 67 faltas, penúltimo R. Madrid con 81 y Bayern de Münich con 86. El Barcelona más o menos en la mitad de dicha clasificación con 95 faltas. Son datos demostrativos dentro de la inmensidad de factores que puedan influir en la victoria, o en la derrota, en el tipo de juego, el control, la tenencia de pelota, los modos de conseguir el balón, etcétera.

Algunos periodistas, futbolistas, directivos, aficionados, a falta de resultados convincentes, están recurriendo a comentarios altisonantes para querer tener razón malmetiendo con comentarios fuera de lugar. El otro día Messi discutió con el juez de línea Emerson Augusto de Carvalho en el partido de Argentina contra Chile y le sancionaron con cuatro partidos. El profesor de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid, José Antonio Hinojosa, investiga la relación entre emociones y lenguaje, apuntando que un insulto es una expresión emocional negativa “muy intensa y cuyo significado compartimos todos”. ¿Reguló Messi sus emociones de esa manera? En un partido de fútbol hay mucha emoción: “Por un lado, hay activación fisiológica. Esto hace que los futbolistas estén más predispuestos a expresar sus emociones, tanto las positivas como las negativas”. Por otra parte, el público “contribuye a crear este ambiente emocional. Y cuanto más intenso sea, más intensa será también la reacción”. Quizás debiéramos traducir que, cuando alguien recurre al insulto es porque “sentimos que algo amenaza nuestros objetivos”.  (…) “Recurrimos al insulto cuando no podemos argumentar de otra manera… es una forma rápida de regular nuestras emociones”. En todo caso, un dogma que siempre se cumplirá en el fútbol es la pasión… aunque controlada.

Salamanca,  17 de abril de 2017.