¡Descifrando los mecanismos del botijo¡

29.10.2018 12:20 de MAROGAR .  artículo leído 116 veces

“El talento no tiene raíz. Es un misterio. Todo intento de categorización siempre terminó en un fracaso”. (Marcelo Birmajer)

            El “botijo” a descifrar esta semana era el partido Barcelona-Real Madrid. Y todos se peleaba a priori por obtener las claves de la victoria. Todos teorizaban sobre las fórmulas mágicas, esas que la realidad se encarga de desmontarlas.  Porque, siempre, la realidad será distinta a lo planificado. Ahí está el misterio del fútbol. Por eso sigue evolucionando, por eso sigue habiendo millonarios en las quinielas. Y solo un iluminado nos pondrá los pies en la tierra, Johan Cruyff dijo: “Hay muchos que pueden decir que un equipo juega mal. Hay pocos que puedan decir por qué juega mal. Y hay poquísimos que puedan decir lo que hay que hacer para que juegue mejor”. Esta reflexión resumiría la biblia del fútbol, tanto antiguo como moderno. 

            En el libro de David Sumpter, “Fútbol y matemáticas”, que ya he comentado numerosas veces, la conclusión que más me emociona y sorprende es que el autor es muy escéptico acerca de que las matemáticas resuelvan lo que vemos en el terreno de juego por más ecuaciones que formulemos.  Aquel escepticismo existente antes que dos profesores españoles descubrieran las razones, mediante ecuaciones, por las que el botijo enfriaba el agua. O sea, la complejidad del mecanismo de un botijo se hizo fácil.  Ahora, han aparecido dos investigadores de la Universidad de Granada que han creado un algoritmo para analizar miles de variables de los partidos de fútbol. Asegurando que se equivocan menos que muchos entrenadores de Primera División. Por supuesto, el partido del siglo, Barcelona-Real Madrid, está ahí preparado y lo van a seguir millones de personas y sus imágenes será diseccionadas por herramientas informáticas maravillosas que acumulan información estadística compleja. Es posible que, después del partido, puedan explicarnos lo que ocurrió en la realidad en el Nou Camp, aparte del resultado.

            Los investigadores que se han especializado en “big data” llegaron a la conclusión sencilla de que “aún no nos dice si ganará el Barcelona o el Real Madrid, tampoco si Lopetegui seguirá el lunes en su puesto. Tanto Javier Fernández Navarro y Luis Fradua Uriondo, expertos de la actividad Física y Deportiva de la Universidad de Granada, pretenden “estudiar científicamente los estilos de juego”. Y han identificado 12 maneras de jugar. Precisamente Bielsa dijo hace poco que después de 50 años entrenando y miles de partidos dirigidos, aseguraba que en el fútbol sólo hay 10 formaciones tácticas. O sea, las discrepancias se podrían acumular, aunque la cuestión es cómo se llega a conclusiones válidas. Por tanto, los referidos analistas podrían llegar a determinar, entre otras características, si el ataque de un equipo es directo o juega más al toque, si aprovecha toda la amplitud del campo moviéndose por las bandas o ataca por el centro, y si a la hora de defender ejerce una presión alta sobre el rival o espera cera de su portería. Como vemos, nada que un aficionado medio no sepa apreciar y comentar sin ninguna otra herramienta que su experiencia, pero con el rigor de los datos en aquellos casos. Obtenidas las estadísticas sobre distancias recorridas, velocidad, posición en el campo y posesión desde hace años, todo debe evolucionar a unas conclusiones más cualitativas. Pero ya hemos visto como en el “Mundial Rusia 2018” no siempre ganaron los que más posesión de balón obtuvieron, por tanto, ese factor hay que trocearlo mucho más para saber más en detalle donde se produce esa posesión, si es positiva, si es neutra o si es meramente defensiva. Cuestión que hasta la fecha nadie se ha puesto a pormenorizar…

De acuerdo, se supone que lo que se busca es simplificar las soluciones y no incrementar aún más las complicaciones habituales. Vemos en el artículo de “El Confidencial”, (27.10, José Pichel) que cita a Javier Fernández, quien presentará su tesis doctoral con un objetivo muy ambicioso para clarificar el debate futbolístico: La efectividad de los estilos. Se da por sentado que esta “información objetiva no serán solo opiniones basadas en la experiencia”, sino una metodología para estudiar mejor al rival o para aprovechar mejor el rendimiento de los jugadores y la posible elección de una filosofía de juego. ¿El futuro va por ahí? ¿Y a qué esperamos? Porque las decisiones del futuro en un partido de fútbol se producirán después de un análisis pormenorizado de datos voluminosos, pero soy bastante escéptico y no quiero renunciar a otras visiones y conocimientos adquiridos que se resuelven en décimas de segundo, esos momentos mágicos del partido que todo lo pueden cambiar.

Ahora bien, las circunstancias de los partidos cada vez son más variadas, o quizás menos, pero yo personalmente no quiero renunciar a la intuición, a la experiencia, a la toma de decisiones a la vieja usanza, no quiero esperar a elaborar estadísticas monstruosas para tomar decisiones en décimas, me “repucho” contra la idea de que si no tenemos datos, ni científicos que los analicen, dejaremos de ganar partidos. Porque sigo siendo de la opinión que el “big data” no me sirve si de pronto Cristiano abandona el club o Messi se rompe un hueso y no puede jugar a su manera. Desde luego, el aprendizaje automático es muy difícil.

Mi observación del partido Barcelona-Real Madrid me ha llevado a destacar varias claves: 1. Es evidente que no jugando Messi o Cristiano en este partido, deberían ser los segundos espadas los decisores; 2. De acuerdo con Juan Cruz, en As: “No jugarán los dioses, es evidente, así que será lo que Dios quiera”;3. Digan lo que digan, los dos plantearon el mismo dibujo en 1.4.4.2., con pequeños matices y variantes; 4. El 2-0 de la primera parte, más la diferencia de juego, parecían definitivas; 5. El primer cuarto de hora de la segunda parte por parte del Real Madrid debió equilibrar el resultado; como no fue así, la goleada se veía venir; 6. Lopetegui se lleva toda la carga de la derrota, su destitución anunciada se confirma ya y su sustituto se encontrará con los mismos problemas irresolutos; 7. Dichos problemas irresolutos pueden mejorar en los dos próximos meses con la recuperación mental y física de Ramos, Varane, Carvajal, Nacho, Marcelo, Isco, Modric, Kroos, Casemiro, Asensio; prácticamente sin hacer nada, haciendo entrenamientos de recuperación; 8. De paso, si el estilo de Benzema y Bale no valen para ganar, sin cuestionar su valía, deben abandonar este club porque no aportan; 9. El resto de la plantilla no debiera esconderse en el ala y aportar más rendimiento: Lucas Vázquez, Ceballos, Odriozola, etc.; 10. El presidente debe centrarse en su gestión económica y dejar lo deportivo para otros responsables a los que pedir cuentas. Definitivamente, se confirma que la baja de Cristiano ha sido un regalo envenenado para Lopetegui y el resto de la plantilla.

Ahora, a esperar que el Real Madrid encuentre a ese tipo que pueda concretar: “Y hay poquísimos que puedan decir lo que hay que hacer para que juegue mejor”. Como hicieron los profesores españoles que encontraron las ecuaciones maravillosas que explicaban por qué el mecanismo simple de un botijo tiene su ciencia infusa y adquirida…

Salamanca, 29.octubre.2019.