Cuando los números enmascaran la realidad

 de MAROGAR .  artículo leído 567 veces

Esta semana el Real Madrid perdió su primer partido de esta Liga. Inició su partido contra el Sevilla jugando bien, combinando, había precisión y dominio. El Sevilla aparecía minorado, jugando de uno en uno, sin apenas coordinación y replegados. Había un equipo superior y éste se encontró, además, con un gol importante marcado por Sergio Ramos de chilena a media vuelta, después del lanzamiento de córner a favor. Simultáneamente, gol y lesión que obligó a la ausencia del campo de Ramos.

Casi sin pretenderlo, el Sevilla marcó el empate después de un córner cerrado, de "chanfle", desde la banda izquierda, el balón curvo pasó por todos los jugadores colocados al primer poste, llegando al último hombre del Sevilla que remató con el pie. El portero Casilla tampoco reaccionó sobre la trayectoria del balón y cuando le rematan desde cerca ya estaba vendido. Total, empate que no obedecía a la realidad del juego de ambos equipos.El 1 a 1 era engañoso.

En la segunda parte, el Sevilla “fue a la guerra”, planteando un partido de ida y vuelta que R.Madrid no supo frenar en ningún momento. Y de paso, quiso seguir jugando con pulcritud pero sin ninguna intensidad, ni defensiva, ni ofensiva… El Real Madrid nunca se desmelena, como si fuera pecado para esa orden suprema: ¡Equilibrio! Sin embargo, se vio superado en todo momento, el Sevilla llegó tantas veces como para haber goleado y, defensivamente, el Real Madrid estuvo muy pobre, colectiva e individualmente. Tanto en los casi-goles, como en los goles reales que llegaron después de jugadas ligadas, cuando al principio del partido parecía que jugaban “a lo indio”, o sea, de uno en uno…

¿Le vendrá bien al R. Madrid esta derrota? Si es para cambiar actitudes, creo que es el momento idóneo para perder, incluso en la jornada anterior a su próximo enfrentamiento con el Barcelona. La prensa deportiva encontró enseguida la encuesta fácil, típica: “¿Qué jugador se salva del R. Madrid?”. Sinceramente, es la eterna búsqueda de un “cabeza de turco”, o de la liberación de responsabilidad del protegido de turno que tanto daño hace a los grupos. Si el Real Madrid es un equipo, que nadie haga fijaciones en el entrenador, en el portero, en el lateral derecho, y así con todos los alineados. Los responsables del desaguisado son TODOS, y entre TODOS tienen que encontrar las soluciones a futuro…

Curiosamente, la jornada no fue demasiado clara para Atlético de Madrid y frente a las promesas lanzadas por Simeone, ahora recordó al vulgo que su equipo siempre destacó por el “esfuerzo y el contraataque”. Nos habíamos creído que esta temporada quería un poco más de toque, combinación y posesión de pelota. Pero no. Y sorprendente resultó que Valencia ganase en Vigo, por cuanto el Celta no es equipo fácil de ganar y menos por un equipo “desahuciado”, sobre todo su entrenador Nuno que, habiendo perdido en “Champions” por un gol, es como si tuvieran que desterrarlo. Y se siguen olvidando que están ahí precisamente por sus buenos oficios en la pasada temporada. Lo lamentable es que se estén haciendo elecciones entre su jugador Negredo o él mismo. Ayer no jugó el delantero centro y se marcaron cinco goles, ¿Entonces…?

Lo más llamativo es que Messi sigue sin jugar y el Barcelona sigue ganando, con actuaciones singulares de Neymar y Suárez, goleando ambos de manera sistemática. Por tanto, algunos todavía se atreverán a asegurar que no vuelva el argentino… ¡Al tiempo! La temporada ya se va acercando a diciembre, etapa de revuelo cuando los equipos deciden invertir de nuevo si la planificación no resulta. Pero aún queda mucha temporada, y un resultado como el ocurrido en Vigo suele dar al traste con cualquier aventura, o el resurgimiento como es el caso del Valencia. Mientras que Villarreal se quedó en su típico postureo, juega bien, compite muy bien, pero no llega cuando se enfrenta a los grandes.

Los números pueden estar engañando al personal. El Real Madrid es el menos goleado pero defiende mal. Aunque hubiera jugado Keylor hubiera perdido. El Barcelona gana aunque no esté Messi; el Valencia es un buen equipo por más que critiquen a Nuno; el Atlético no acaba de decidirse por atacar de manera permanente y se agrupa en torno al despliegue de su proverbial contraataque… Sin duda, todo se enmascara bajo formas, caretas e intenciones. El Rayo Vallecano dice que quiere el balón para atacar y pierde más de la cuenta; lo mismo Granada, Levante o Málaga. Y el Sporting de Gijón muestra una solidez que su presupuesto no le garantiza… El mister Benitez ha estado arropado con sus números y lesionados, olvidándose de que el Real Madrid está carente de espíritu guerrero...

Salamanca, 9 de noviembre de 2015.