¿Cuándo empezó la simplificación del fútbol?

02.04.2019 15:38 de MAROGAR .   Vedi letture

“Todo es muy difícil antes de ser sencillo”. (Thomas Fuller).

            Leí a Kike Marín (ElConfidencial, 4.02.2019): “A la hora de mencionar a entrenadores que dejaron una huella en la historia del fútbol mundial es imposible no empezar por el citado Herbert Chapman, uno de los pioneros en revolucionar este deporte desde el punto de vista táctico. En los años 20, los equipos solían formar con un 2.3.5., conocido como la pirámide invertida, pero en 1925, con el cambio de la ley del fuera de juego por la que el atacante debía tener dos rivales (y no tres) entre él y la portería contraria, a Chapman se le ocurrió emplear un 3.2.2.3. Se gestó así la famosa WM, es decir, tres defensas y dos medios (la W) y dos interiores y tres delanteros (la M), toda una verdadera revolución táctica, primero en Inglaterra y luego en todo el mundo. A España llegó de la mano de Benito Díaz, mítico entrenador de la Real Sociedad. El Arsenal dominó el fútbol inglés y durante más de 20 años la WM fue el sistema de juego por excelencia”. 

            Curiosamente, en 2009 publiqué “La Ignorática y el fútbol”, ya hacía yo una exposición comparativa de lo que propuso Chapman en su tiempo y lo que llegó a desarrollar el mismo Cruyff con su “Dream Team”. Ya señalaba entonces que los dibujos formulados por dichos entrenadores parecían equivalente, pero no las intenciones en el juego global por cuanto distaban más de 60 años entre ambos con grandes evoluciones prácticas hacia un juego más simple. Sin duda, Chapman había sido un gran “simplicador” del fútbol, consecuencia original del cambio de Reglas, pero fue un creador adaptativo. Como también lo fue Johan Cruyff, al fin y al cabo fueron innovadores que contribuyeron a la evolución del juego del fútbol acorde al momento singular. Así es interesante seguir al periodista cuando significa: “Efectivamente, ni Chapman ni Michels ni Sacchi aparecen en la lista de levantadores de títulos. Sin embargo, el holandés fue elegido el mejor entrenador del siglo XX por la FIFA cuando “sólo” ganó una Copa de Europa de las cuatro que tiene el Ajax y su Holanda perdió la final del “Mundial 74”, si bien pudo sacarse la espina en la Eurocopa 88… En un deporte y un juego de habilidades abiertas como es el fútbol resulta muy difícil definir qué es ser “el mejor”. El mismo Sacchi no habría existido sin Rinus Michels como reconoció el propio Arrigo”. Del mismo modo, en dicho artículo se aseguró que “Pep es uno de los técnicos que más han contribuido al desarrollo del fútbol. Hay un hilo conductor entre el Ajax, el Milán y su Barcelona”.

            Sin duda, son apuntes interesantes y muchas veces desconocidos, aunque en esta ocasión yo lo focalizo acerca del fútbol “simple” y eficaz. Cuando Chapman comenzó a gestionar sus equipos con la “WM”, a nadie se le ocurrió la infeliz idea de que sus equipos jugaban con “tres centrales”, como ahora todo el periodismo se empeña en acentuar, incluso profesionales del fútbol convertidos en comentaristas circunstanciales. Yo ya he insistido en esa “mala denominación”, siempre esgrimo que si no es norma habitual que un equipo juegue con “tres delanteros centro”, ni siquiera en aquella táctica donde la “M” aportaba tres delanteros, difícilmente el equipo contrario puede contraponer “tres centrales” solo defendiendo la parte central de la defensa. Hubo un momento que el éxito de un equipo dependía del (.2.2. Cuadrado mágico), de su rendimiento. El 1.3.4.3., estaba inventado, otra cuestión es la flexibilidad con la que se juega en cada momento. Al fin y al cabo, era el primer sistema de juego que se equilibraba con 5 defensas y 5 atacantes, que se concatenaban para construir jugadas, evolucionando ya por entonces hacia la técnica y la inteligencia del bloque por encima de la fuerza física. Chapman ganó 5 Ligas y 2 Copas en ocho años con esta formación. Y comenzó a consolidarse el juego colectivo sobre el individual. Eso sí, adoptando las características a sus hombres, con evoluciones singulares como la “WM” quebrada, uno de los interiores se retrasaba más que el otro adoptando funciones más defensivas que el compañero. Otra evolución real fue el “doble centrofoward”, incluso la formación en “V”. Aunque se contrapusieron otras alternativas como el ataque en “punta de lanza”, lo que originaría, posteriormente, un nuevo sistema defensivo por cuanto los tres defensas ya eran insuficientes…

                ¿Nuevas complejidades generan nuevas simplificaciones? Por los años 40 comenzaron a funcionar los sistemas de 4 defensas, inicialmente se concretaron dos sistemas fundamentales (Cerrojo suizo 4.3.3. (1.3.2.1.3.) y el cerrojo). Hay opiniones que aseguran (“efdeportes.com”) esa paternidad tanto a Alejandro Scopelli cuando inicia en Belenenses de Portugal (1939), como al austríaco Karl Rappan. Algunas informaciones aseguran que la razón de los primeros cuatro defensas se debió a la necesidad de contrarrestar al velocísimo Ademir de Menezes ya que su posicionamiento como “punta de lanza” obligó a retrasar un medio para su marcaje, dicen que fue Ondino Viera, entrenador del Botafogo quien tuvo esa iniciativa en 1947 (Un año antes de mi nacimiento). Ya en los 50 se vislumbraba una nueva disposición táctica formada por 4 defensas, 3 medios y 3 atacantes. Siendo la Selección húngara quien lo puso en práctica, con variaciones lógicas debido a las características de sus jugadores.

            Y cuando dicho sistema se practica aún en el 2019, tampoco se nos ocurre asegurar que aún estamos en los años cincuenta. En el “Suecia 58” se implantó el 1.4.2.4., pero en Brasil ya lo habían practicado en el Flamingo de Fleitas Salich, campeón desde el 53 al 55, de paso se practicó con defensa al hombre y un hombre escoba tipo “catenaccio”. Igual que en dicha década se generó la importancia de hacer más goles que el contrario, aunque fuera uno solo. También las “tres líneas clásicas” se empiezan a abandonar creando otras intermedias. Ya citamos en alguna ocasión que el mismo Van Gaal aseguraba que en los dibujos de los equipos se podrían establecer hasta 7 niveles intermedios que cohabitan en esa configuración del juego asociado. ¿Esto es simplificación del juego? En 1962 se llegó al “Mundial Chile” jugando todos con dicho sistema (1.4.2.4.), y curiosamente Brasil retrasó un delantero a zona media que configuró un nuevo 1.4.3.3. ¿Los demás estuvieron equivocados?

            Viene esto a cuento de que los dibujos se pueden hacer con trazos gruesos, finos, de colores, pero son los hombres futbolistas los que transmiten la complejidad, o sencillez, de la ejecución práctica de una idea en concreto. La mentalidad de los futbolistas, su entrenamiento, su cultura, su educación en un fútbol distinto es lo que facilitará un fútbol evolucionado. Por supuesto, el empoderamiento que los entrenadores asignen a cada jugador formará parte de ese mandato simplificador. “Las personas inteligentes son capaces de simplificar lo complejo. Los tontos suelen complicar lo sencillo” se asegura en una frase de “facebock”. A lo mejor se puede estar cumpliendo el pensamiento de Edgar Allan Poe: “Tal vez sea la propia simplicidad del asunto lo que nos conduce al error”.

            Salamanca, 2.abril. de 2019.