¿Crisis del periodismo deportivo?

 de MAROGAR .  artículo leído 1158 veces

Consultada la web periodistas21.com, me sorprendió la crudeza de sus percepciones al respecto del estado de situación del periodismo deportivo. Abundaré en opiniones ya manifestadas. Dijo el escritor Fontanarrosa: “Si hubiera que ponerle la música de fondo a mi vida, sería la transmisión de los partidos de fútbol”. Un estado de ánimo al que me adhiero, con el que me he regodeado tantas veces, así como de las alarmas lanzadas sobre la contaminación existente, ya que no comparto el actual estilo narrativo, festivo, poco riguroso, exceso de chascarrillos y chistes fáciles, mucha risotada, abundancia de partidismo, cuando uno escucha los partidos de lo que menos se entera es de lo que ocurre en el partido relativo al fútbol. El ambiente se llena de tópicos y el hecho deportivo solo interesa si ocurren “sucesos” extra deportivos. Prevalece la verborrea que tanto emociona a ciertos aficionados ávidos de “carnaza” anti-fútbol…

Con tanto cotilleo, la bola de nieve se está haciendo cada vez más grande, insoportable, hasta los propios jugadores se alarman y ya reclaman su espacio personal de vida. Pero el periodismo sabe que, para mantenerse en candelero, debe aportar su visión comercial, las ruedas de prensa desinforman con provocaciones gratuitas tanto en preguntas como en respuestas… Los periodistas juegan a ser originales y surgen las preguntas más absurdas. El otro día, le preguntaban a Luis Enrique en Borisov “¿qué cualidad debe tener una mujer para casarse con un jugador del F. C. Barcelona?. Con risas de toda la sala, el entrenador salió del atolladero: “Que sea simpática”.

Se están saltando las fronteras entre la información y la opinión. Se opina de “personas”, de “cualidades humanas”, de “sentimientos”, de “comportamientos”, de “aptitudes”, de “actitudes”… Escuché a un periodista joven, un tanto encumbrado, que opinaba en su programa deportivo diario sobre un determinado jugador local: “No tiene condiciones…” ¿Es que un mero periodista se atreve a hablar de capacidades y desempeños de un futbolista…? ¿Por qué no se limitó a narrar dejando de interpretar…? ¿Valoró el daño que hacía con su opinión poco rigurosa ? Recientemente editó un libro manual…

En EE.UU., se realizó un estudio del “Project for Excellence in Journalism”. Identificando cinco puntos a señalar: 1. Nueve de cada diez informaciones son programadas y sin posible iniciativa de los periodistas. 2. La información es muy parcial, tan solo el 12% de las noticias presentan puntos de vista alternativos. 3. Los grandes deportes saturan la información, en España reina el fútbol. 4, Sin mujeres, menos de un 5% de presencia en la información. 5. Demasiada opinión frente a otras secciones.

Además de los cinco puntos señalados, se identificaron numerosos vicios en la prensa española e hispanoamericana:

1.- Sesgo excesivo, la pasión de la parcialidad ciega el juicio y el estilo.
2.- Exceso de cercanía a estrellas, clubes, dirigentes, agentes, intermediarios, etc.
3.- Minusvaloración del periodismo deportivo, rebaja de la calidad, los filtros y las exigencias.
4.- Mal estilo, tópico, repetitivo, falta de cuidado y exigencia.
5.- Exceso de fútbol frente al resto de deportes.
6.- Periodismo de estrellas, el informador es el protagonista.
7.- Condicionado por las exigencias del negocio deportivo.
8.- Invasión de la opinión y del estilo opinativo en la información.
9.- Excesivo seguidismo de la televisión medios audiovisuales.

Juan Tallón (ElPaís, 27.10.2015) contó la anécdota: “Hace 20 años, un redactor de Faro de Vigo, enemistado con un delegado de La Voz de Galicia, publicó una crónica sin nada de particular, hasta que el lector se fijaba en el apartado de incidencias: “Campo en mal estado. Día lluvioso. Menos de media entrada. Presenciando el partido se encontraba el delegado de La Voz de Galicia en Ourense acompañado de una mujer que no era su esposa”. Es “La Opinática” del fútbol…

Salamanca, 16.noviembre.2015.