Consensos y disensos en el fútbol

 de MAROGAR .  artículo leído 178 veces

“Podemos no estar de acuerdo, sin que por ello tengamos que pelearnos”. (Anónimo)

Nos creemos que para fortalecer el equipo de fútbol, para realizar los mejores partidos, para obtener los mejores resultados, es necesario que haya un consenso pleno entre sus futbolistas. Y, probablemente, ello sea cierto en ocasiones pero sin caer en la trampa de un gregarismo pernicioso. Quizás por eso a mí me gusta el dicho: “Cuando todos piensan igual, nadie piensa”,  que me remiten a esos grupos humanos donde solo uno es el que dicta normas mientras que los demás obedecen, sin más. Sin duda, un ejemplo típico de lo que nunca es un equipo implicado y que puede presentar grandes lagunas de pertenencia. Lo más valiente sería que los futbolistas expresen sus opiniones al resto del grupo sin ninguna rémora, entonces el consenso sería posible a partir de las discusiones y los debates. Tampoco sería de recibo que los jugadores se pongan a despotricar en público de sus directivos, de sus entrenadores o de sus compañeros…

Estos días han sido muy ricos en opiniones  de toda naturaleza.  Recientemente se publicó (La Nación, 18.7.2016) que “el último sueño de Menotti es poner una escuela para entrenadores”. Haciendo mención a un legado: “Defender, recuperar, gestar y definir son los pasos del fútbol, no es tan complejo, viejo. Cuando escucho a algunos entrenadores tengo ganas de poner una escuela. Sí, una escuela… Después veo sus equipos en la cancha y si es como ellos dicen van a perder 3-0”.  Los dichos y los hechos pueden no coincidir en la dirección técnica de un equipo de fútbol, los entrenadores trabajan en los equipos a corto plazo y buscan, lamentablemente, resultados inmediatos “como sea”…

En España comienza la etapa de Lopetegui y, a su vez, Del Bosque acentuó su pasado trabajo de Selección: “Hemos tratado de ser un equipo, un bloque y la continuidad nos lo ha dado”. Y le  vuelven a preguntar: “¿Lo importante es ganar o jugar bien?” Contestando: “La búsqueda de un buen resultado es el objetivo principal. Lo ideal es conseguirlo a través del buen juego y del buen comportamiento. Así estaremos más cerca de lograrlo. Pero hay partidos que a través del oficio y de ser prácticos los puedes sacar adelante”. (…) “Hemos tratado de desarrollar las dos grandes tareas que tiene un entrenador, en primer lugar que existan unas buenas relaciones personales, tener un vestuario sano y en segundo lugar darles las herramientas en el aspecto deportivo que nos hiciera ser un equipo, bien organizados”.  Lógicamente surgió la actualidad: “¿Le parece bien cuando los jugadores hablan con los medios de comunicación sobre ciertos temas…? ¿no seria mejor solucionarlo de forma interna? ... sabemos todos como se siente cada uno cuando no juega. Lo importante es que no perjudiquen al equipo… estamos en un mundo, el periodístico, que lo que vende es el extremismo, lo muy bueno o lo muy malo. Debemos intentar convivir con eso. Como es imposible luchar contra eso, en mi opinión, lo mejor es intentar que haya buenas relaciones con todos…”

Cesc Fábregas declaró en “FourFourTwo”: "Probablemente ha sido el entrenador (Arsene Wenger) más importante en mi carrera porque me dio una oportunidad real, la que todo el mundo quiere y necesita. Cuando llega ese momento tú tienes que demostrar que no se ha equivocado, está en tus manos, pero él me dio la oportunidad. Me lanzó cuando tenía 16 años, me hizo mejor jugador, mejor persona. Siempre le he considerado como un segundo padre. La manera en que me trató no es la normal ahora en el mundo del fútbol porque todo son urgencias, no hay paciencia y los resultados lo son todo. Por todo ello para mí Wenger es un técnico especial, y una persona especial. Sin él seguramente yo no estaría en este nivel". Mientras tanto, en la  Liga española 2016/17, son ocho equipos los que cambiaron de entrenador: Mauricio Pellegrino – Alavés; Gustavo Poyet – Betis; Gaizka Garitano – Coruña; Quique S. Flores – Español; Paco Jémez – Granada; Sampaoli – Sevilla; Fran Escrivá – Villarreal… Casi el 50% de los técnicos renovados.

El profesor Julio Garganta (Universidad Oporto), me sorprendió con sus reflexiones: “La gran revolución en el fútbol pasará por la humanización del entrenamiento y de la competición, lo que irá trascendiendo sobremanera, las dimensiones táctica y metodológica… Que los jugadores estén preparados… para ser autónomos y dueños de sus decisiones… La asimilación de una cultura de juego, del entrenamiento y de la recuperación, con participación de los propios jugadores en la construcción del modelo de juego y de entrenamiento, se intuye relevante”. Y es que creemos saber de fútbol, de tácticas, de técnicas y de tecnologías pero no sabemos demasiado de personas. Esta opinión avanzada contrasta con la regresión existente en la sociedad en general, en la empresa, o en los equipos de fútbol que tratan a sus hombres como meros números… Al fin y al cabo políticas de corto alcance…

Salamanca, 25.agosto de 2016