¿Cómo se comportan varios gallos en un mismo corral? 2 de 2.

 de MAROGAR .  artículo leído 189 veces

"Nada te da la sensación de fracaso tan a menudo como un hiperdesarrollado sentido de la perfección." (George S. Odiorue).

En “Panenka” siguen escribiendo: “(Pep)A veces va a su puta bola (Ramón Besa). Y continúa: “No relativiza nada, se lo toma todo muy a pecho... Es pasional e inquieto”. Dicen que cuando algo no está bajo su influjo, se pone nervioso y gesticula, clava la mirada en ningún sitio y saltan las alarmas… Se tranquiliza cuando su cabeza hace “clic” y cree saber cómo resolver un problema. Guardiola es un metódico del detalle, es lo que marca diferencias: “Hay un momento en el que tanto él como los futbolistas se cansan mutuamente”.

Samuel Etoo, vendido en 2008/09, por “una cuestión de “feeling”: “(Pep) No tuvo el coraje de decirme las cosas a la cara… “ (…) “Me quería dar lecciones de cómo atacar, cuando él era un centrocampista… ¿usted no es normal, verdad?”. Y el francés Ribery estalló: “Ancelotti es un regalo para el Bayern y con él vuelvo a sentirme con confianza… Necesito a gente como Ancelotti, Heynckes o Hitzfeld…” Y un Thomas Müller despechado: “Vive en su propio mundo… Pep no es tan cercano con sus jugadores como Ancelotti”. Insistiendo: “Se pasaba el día pensando, “¿cómo puedo mover a mis jugadores dos o tres metros durante el partido para encontrar una solución perfecta?...” Ya en su día, Alexandre Hleb dijo: "No creo que Guardiola fuera mejor entrenador del Mundo. Entrenó el mejor equipo, con los mejores jugadores" El centrocampista Yayá Touré ahora en el City con Guardiola: “En un año no pude hablar con él. Si Guardiola hubiese hablado conmigo, me habría quedado en el Barça. Yo no quería irme...”. Otro damnificado, Bojan Krkic: “Guardiola no me daba las suficientes oportunidades para demostrar lo que tengo dentro y eso duele… Como socio, creo que es el mejor entrenador; como jugador, no puedo decir lo mismo".

En el gallinero de la “Premier”, Mourinho pierde más de la cuenta y “la culpa” es siempre de otros. Mou, de nuevo, en modo Mou. Hace unos días escribía John Carlin (ElPaís,17.setiembre.2016):”¿Su Napoleón portugués, el entrenador José Mourinho, seguirá mucho tiempo de pie o su permanencia al frente del United acabará siendo tan fugaz como la de una vela en el viento? La pregunta es importante no solo para Mourinho y el United, sino para la salud de la Premier League. El nuevo ímpetu que tiene la liga inglesa se alimenta no de sus estrellas sobre el campo, sino de las que mandan desde los banquillos. Los mejores jugadores están en España; los mejores entrenadores – o, al menos, los más mediáticos – están en Inglaterra… La supremacía de la Premier se ha basado menos en la calidad de su fútbol que en el teatro que ofrece. La reciente aparición de Mourinho en el United, de su archirrival Pep Guardiola en el vecino Manchester City y del efervescente alemán Jürgen Klopp en el Liverpool ha convertido al noroeste de Inglaterra en el escenario más taquillero del fútbol mundial. Sería una calamidad para la Premier que el duelo a tres se redujese a dos. Y nos privaría a todos los futboleros de un sabrosísimo tema de conversación”. La última versión de Mourinho, en el Mirror, apunta hacia Van Gaal “por tener bloqueada a la plantilla del año pasado”.

En el PSG, Unai Emery se debate también en sus luchas internas. Dijo al díscolo Hatem Ben Arfa: ”No eres Messi”. Iniesta, como preámbulo de una nueva versión de la fábula de La Fontaine dijo en Cope: ”Habrá que preguntar a los directivos qué turno tengo para renovar”, un gallo que apenas “cacarea”. El fútbol es un gallinero en el que se disputan glorias y miserias… Lo último de esta semana fue “kafkiano”, Ronaldo diciéndole a Zidane: “Foda…se” porque lo rotó. ¡Sin remedio! Pero Z.Z. decidió con autoridad de gallo en su gallinero…

Salamanca, 27 setiembre de 2016