"¡Como no es la Liga, el resto de Competiciones son de grado menor...!"

 de MAROGAR .  artículo leído 318 veces

Esta era la teoría, interesaada, de Luis Enrique, Piqué y otros tantos… A mi me parece que jugar cualquier final de un Torneo tiene un “sabor especial”, esa es la línea que ha seguido el Sevilla en los últimos años con la “Europa League” y me imagino que seguirá en la “Copa del Rey”. Los sevillanos están de enhorabuena por su victoria nada menos que al Liverpool, y que la disfruten del mismo modo que el Barcelona disfrutará de su Liga 2015/2016.  Por cierto, con la victoria, el Sevilla jugará “Champions”.

El día 18 de mayo, Liverpool dominó la primera parte del partido final, con resultado de 1-0, gol excelente de Sturridge desde la frontal del área, sector izquierdo, con exterior del pie zurdo al palo alejado, izquierda del portero una vez vista la repetición descarté cualquier responsabilidad del portero. Por tanto, Liverpool fue superior aunque tuvo un 43% de posesión de pelota frente al 57% del Sevilla. 

En la segunda parte, el Liverpool aumentó su posesión al 52% y, contrasentidos del fútbol, acabó perdiendo por 3-1. Dicen que Unai les dijo: “Salir ahí como si fuera el Sánchez Pizjuan”. Y el equipo cambió de mentalidad. Llegó con mayor intensidad, golearon Gameiro y Coke, éste con dos tantos, empezó a funcionar la polivalencia de los jugadores sevillanos, Unai Emery presentó alineación para endurecer el trabajo de medio campo, sobre todo, siendo el ejemplo paradigmático Coke, otras veces defensa lateral y en esta ocasión centrocampista doblando a Mariano, lateral derecho. Desde el principio, pensé que Liverpool era superior por actitud ofensiva, ritmo e individualidades creativas sobre todo en zonas de ataque. Sin embargo, el buen hacer en la dirección de Banegas, aglutinó todo lo necesario para superar tácticamente, con pausas que Liverpool nunca tuvo para sí y que no supo contrarrestar del Sevilla. Honradamente, me pareció una excelente victoria.

Pero, una vez más, la realidad superó a las opiniones por más versadas que fueran… Y la tercera victoria seguida del Sevilla en “Europa League” se confirmó, la quinta corona en once años. Lo que predispone al equipo en confiar frente a la próxima final del domingo, en “Copa del Rey”, nada más y nada menos que contra el Barcelona. Cuestiones menos deportivas han comenzado a enturbiar este choque, banderas estrelladas que por razones de seguridad, se asegura, no quieren dejar exhibir en el campo que la directiva barcelonista recurrirá legalmente por atentar a la “libertad de expresión”. Cuestiones, ya digo, que no tienen nada que ver con lo meramente deportivo. El Sevilla llegará justo a esta Final en sus expresiones físicas. Pero ya se verá…Mientras tanto, seguimos sin entender noticias como que Neymar está negociando su marcha del Barcelona y que el propio Real Madrid es candidato a su fichaje…

Previamente, Vicente del Bosque dio la lista previa de la que aún habrá que excluir a dos futbolistas, y el periodismo se preocupa de cuestionar las decisiones del Seleccionador. Peo las alternativas propuestas no dejan de ser opiniones libres y no verdades absolutas. A mí, personalmente, me gusta el estilo de Diego Costa para una Selección española “blandita”, poco canchera, demasiado académica. Y no me gusta que la exclusión de Diego Costa haya venido precedida de encuestas múltiples de medios deportivos, incluso que algún pontífice del “chiringuito” increpe al Seleccionador precisamente cuando no lo selecciona. Los argumentos de que “no marca goles” no es suficiente, porque los delanteros españoles no andan sobrados en esta asignatura. Percibo que algún medio tenía la pretensión de que Costa no fuera para incorporar a Torres, que tampoco ha sido seleccionado; incluso algunos argumentos oídos y leídos rozan la “xenofobia”… Tampoco comparto la opinión de Cañizares, ahora partidista de Alcácer del Valencia, cuando éste equipo ha sido tan irregular y las virtudes del delantero apenas aparecieron… Como vemos, la mayoría opina a favor de un “tutelado”.

Salamanca, 20 mayo de 2016