Algunas apreciaciones futbolísticas a fin noviembre 2016

 de MAROGAR .  artículo leído 150 veces

Jugados 12 partidos de la Liga 2016/17, tres meses de competición, el Real Madrid va primero con 6 puntos de diferencia al Barcelona. En tercer lugar, como un rodillo, el Sevilla; después Villarreal, y Real Sociedad, mientras que Atlético de Madrid a 9 puntos del líder. Precisamente en una temporada que se prometía un juego de más ataque. El Real, ayer, ganó por 3-0 en el resurgir de Cristiano, con sus tres goles, hasta ahora le reconozco las peores prestaciones que yo le recuerdo.

Hubo jornadas de Selección en las últimas semanas. Por ejemplo, jugaba España contra Inglaterra y falta frontal a favor de los ingleses.. España situó a sus hombres en línea, casi 2 metros por delante del área de penalti. En el momento de mover la pelota, todos los jugadores de España retroceden de espaldas hacia su propia portería y cuando el balón va por el aire los atacantes aceleran a la búsqueda de la pelota ganando los espacios a los defensores. Esto ya se lo ví hacer a Luis Enrique y a Guardiola, me parece un error garrafal, situándose adelantados no se gana nada mientras que se pierde visión e iniciativa al correr hacia atrás. Siempre será más fácil correr de frente mirando al balón y contrarios, mantener alejados a los delanteros en el inicio no sirve porque los atacantes saben bien que los defensores correrán, inexcusablemente, hacia atrás en el momento que el balón vaya en el aire, casi siempre al borde del área de penalti. A veces, las decisiones de los mejores hacen ley… aunque equivocada en este caso.

                  Cristiano Ronaldo renovó con el Real Madrid hasta 2021. “Voy a hacer lo que he hecho siempre, defender esta camiseta, ganar trofeos y marcar muchos goles”. Antes de marcar tres goles más al Atlético de Madrid. había firmado un total de 371 goles en 360 partidos disputados entre todas las competiciones vigentes. Del mismo modo, ganó una Liga, dos Copas del Rey, un Mundial de Clubes de la FIFA, una Supercopa de España, dos Supercopas de UEFA, tres Botas de Oro y dos Balones de Oro. Apabullan estos logros individuales y colectivos, son un aval de un futbolista casi irrepetible como también resulta el caso de Messi que aún se piensa su continuidad en el fútbol español en estos momentos…

                  El otro día jugaba Liverpool, un ritmo inalcanzable, un ataque permanente, contra el Watford al que goleó 6-1. Y fue un placer disfrutar de futbolistas poco conocidos en España, Firmino, Coutinho, Mané, etcétera. Su entrenador, Jürgen Klopp, lleva el liderazgo del club de Anfield con un fútbol muy emotivo. Es un entrenador expansivo, quiere ganar pero también emocionar, hacer sentir a su gente, promueve la intensidad y la presión, con unas transiciones urgentes que emocionan. Hace 26 años que Liverpool no gana la Premier, quiere rememorar su historia pasada cuando fue el club más laureado de Inglaterra. El técnico del Watford, Walter Mazzarri, asegura que “Liverpool es el principal favorito para ganar el título este año”. Cuando Kloop llegó hace año y medio ya declaró: “Mis equipos deben jugar a todo gas y al límite”. Anunció táctica pero sobre todo corazón. Y alentó: “Dejen de pensar en el dinero, piensen en el fútbol”. A la hora de fichar, apuntó dos claves: “No voy a fichar a un imbécil porque juegue bien al fútbol. Cualquiera puede rendir en un buen día, pero quiero gente que sea capaz de hacerlo en un mal día”. La segunda premisa fue drástica: “Me retiro antes de pagar 100 millones por un futbolista. Está bien saber quien fue el mejor jugador de la temporada pasada, pero a mí me fascina encontrar a quien será el mejor de la próxima”.

El sábado 12 de noviembre, jugaba en Granada la Selección española contra Macedonia. Tercer gol de España, jugada por la derecha, varios toques, apertura del balón al fondo del campo por Isco y sobre la carrera de Carvajal, éste centra en diagonal hacia atrás para que Monreal de frente ataque el balón y meta gol. Según los cánones tradicionales del fútbol un equipo nunca debe atacar con los dos laterales a la vez… ¿Invalidamos el tanto? ¿Invalidamos la acción? ¿Rompemos los cánones? Es una muestra más de que los “mandamientos” del fútbol están escritos en piedra y debieran escribirse en cera… La jugada fue bellísima y yo no me rasgaría las vestiduras porque los dos laterales estaban atacando en ese momento…

El 19 de noviembre pasado, jugaban en Dormund los del Bayern Münich, que perdieron por 1-0. En el minuto 20, un forcejeo de dos jugadores, uno de ellos el polaco Robert Levandosky, acabando fuera del campo ambos por la línea de fondo. Al incorporarse al juego, Levandosky se ató haciendo una lazada clásica con los cordones de la bota  y dejando el nudo justo en el centro del pie, propiamente en el empeine. Tantas veces hemos aconsejado a los niños sobre la forma correcta de atarse las botas que algo rechinó dentro de mí al ver actuar al polaco. De siempre aconsejamos a los niños que el nudo se debe hacer coincidir en el exterior del pie, por fuera, a la derecha, (Nunca en el interior del pie ni el medio) por cuanto un nudo mal colocado puede perjudicar tanto el golpeo de la pelota como que el impacto en el pie puede dañar el pie del ejecutante… Por tanto, la imagen de Levandosky fue poco edificante… La operatividad del fútbol también depende de estos ínfimos detalles…

Salamanca, 21 de noviembre de 2016.